Seleccionar página

En coautoría con Sangitha Aiyer

En su obra Pygmalion de 1913, George Bernard Shaw escribió: “Es imposible que un inglés abra la boca sin hacer que otro inglés lo odie o lo desprecie”.

Si bien Shaw se refería a la comunicación entre hablantes nativos de inglés, su declaración se aplica aún más acertadamente a la comunicación entre hablantes nativos y no nativos.

Cuando los hablantes no nativos abren la boca, independientemente del contenido o la calidad de lo que tienen que decir, serán juzgados (es decir, “si no puedo entender tu acento, no puedo confiar en ti”) o incluso corregidos. por su gramática o pronunciación. Por bien intencionadas que sean, estas correcciones pueden inducir efectos negativos no deseados en los hablantes no nativos de inglés.

En general, se considera descortés corregir la gramática de las personas en situaciones sociales o contextos públicos. Sin embargo, este paradigma parece no aplicarse al habla de hablantes no nativos. Posiblemente, esto se deba a un supuesto altruismo: cuando un hablante nativo corrige a un hablante no nativo, es posible que lo haga para ayudar. Sin embargo, esto a menudo tiene el efecto contrario y hace que el alumno se sienta avergonzado o desanimado de seguir intentándolo.

Después de todo, los adultos aprenden el idioma de manera diferente a los niños. Cuando los niños aprenden cualquier idioma, se atreven a cometer errores. Por el contrario, cuando los adultos aprenden un nuevo idioma, cualquier corrección puede lastimar su ego o entorpecer su capacidad de mejorar. ‎Aunque el bilingüismo no es una desventaja sino una ventaja, las personas que hablan con acento extranjero son consideradas incompetentes, poco inteligentes y socialmente inferiores.

La conquista del inglés como idioma global significa que más adultos comenzarán a aprender inglés. Si bien esos adultos necesitan dominar reglas gramaticales y de pronunciación, no deben ser corregidos en espacios sociales porque eso puede perjudicar su perfil psicológico. El inglés es un idioma tan difícil de aprender, especialmente para aquellos de generación cero que lo aprenden como adultos; crecieron hablando idiomas que no se parecen al inglés.

Surge otro problema cuando consideramos el impacto que tiene el habla sobre cómo somos percibidos por los demás. El lenguaje se utiliza a menudo como un mecanismo de control, como un proxy a través del cual se determina la inteligencia y la clase social de la persona. Investigadores de la Universidad Northwestern y la Universidad del Sur de California descubrieron que existe un vínculo directo entre el idioma y la clase social, que a menudo se determina mediante comparaciones con los estándares de habla ideales.

Esto es inevitable debido a la economía de la atención en el mundo moderno: el comité de admisión debe decidir los mejores candidatos, los empleadores deben encontrar al mejor empleado y los profesionales deben maximizar la eficiencia. En todos los casos, el lenguaje se convierte en una herramienta a través de la cual se evalúa el carácter de la persona. Si el lenguaje es inadecuado, se cuestiona el carácter de la persona. Muchas solicitudes de empleo y escuelas son denegadas simplemente por errores gramaticales y torpes.

Dentro de los grupos sociales, aparece un fenómeno similar. Los humanos se centran en el acento, el sonido y la voz, a partir de los cuales determinan la identidad del hablante. Como escribió John McWhorter, lingüista de la Universidad de Columbia: “[S]El habla puede comunicar tanto identidad como ideas: la forma en que las personas hablan refleja cómo se perciben a sí mismas dentro de una sociedad”. Como resultado, los hablantes no nativos de inglés a menudo son relegados a un estatus inferior simplemente porque no hablan el idioma de forma nativa. Esto puede impactar en la formación de grupos sociales y hacer que los hablantes no nativos sean excluidos debido a su comunicación.

La superioridad que se otorga a los hablantes nativos en la sociedad es cuestionable. El sonido, la voz y el acento son dotes naturales. En lo que respecta al lenguaje, lo que más importa es la comprensión y la inteligibilidad, que son medidas objetivas que se pueden poner en práctica. Pero la voz y el acento son factores subjetivos: lo que suena extraño para algunos puede sonar natural para otros.

Educación Lecturas esenciales

La escritura en inglés estándar es un género formal apropiado para contextos solemnes y eruditos. Por lo tanto, en lo que respecta al lenguaje, el contexto importa: el proceso de creación de significado se lleva a cabo dentro de un determinado contexto. Las personas pueden molestarse por un error gramatical incómodo cuando escuchan o leen. Sin embargo, a menos que ese error interfiera con el proceso de creación de significado, los lectores y oyentes deben dirigir su energía a la comprensión del pensamiento. El lenguaje es un medio a través del cual se transfiere el pensamiento y, por lo tanto, no debe ser el centro de atención. Es simplemente un ángulo a través del cual concebir y percibir pensamientos.

Aunque el lenguaje tiene la capacidad de separar a las personas en función de cómo hablan o de los errores que cometen, también tiene la capacidad de unirlas. En ningún otro momento de la historia ha habido tanta comunicación entre grupos raciales, sociales y culturales. Los hablantes nativos y no nativos no deben verse a través de la lente de las diferencias, sino más bien a través de la capacidad única de comunicarse usando el mismo idioma.

Sangitha Aiyer es becaria Benjamin Franklin en la Universidad de Pensilvania.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies