Seleccionar página

Ser el objeto del afecto de otra persona puede amenazar tu propia relación.

Fuente: 99mimimi/Pixabay

Amas a tu pareja. Nunca soñarías con engañarlos. Si bien es posible que no esté buscando otra pareja, otros pueden estar buscándolo a usted.

Eso es especialmente cierto en línea.

Si pasa algún tiempo en Internet, especialmente en las redes sociales, es probable que haya recibido algún tipo de atención no solicitada. Puede ser un comentario aleatorio, un me gusta en una publicación de hace dos años o incluso un mensaje directo. Estas interacciones suelen ser inocentes, pero en ocasiones, los mensajes que recibes pueden volverse coquetos e incluso sugerentes.

Puede chatear con esta otra persona, ajeno a sus intenciones. Más a menudo te darás cuenta de lo que está haciendo e ignorarás o reprenderás diligentemente sus avances, mientras les recuerdas que estás en una relación feliz.

Inofensivo, ¿verdad? Tal vez no.

Es probable que chatear así por sí solo no sea hacer trampa. Incluso cuando no es solicitado, simplemente coquetear con (es decir, el objeto de interés de otra persona) en línea puede tener consecuencias para su relación de la vida real.

El Dr. Gurit Birnbaum de la Escuela de Psicología Baruch Ivcher de la Universidad Reichman examinó el impacto del coqueteo en línea no solicitado en dos estudios publicados recientemente en Relaciones personales. En el primer estudio, los participantes tuvieron la oportunidad de chatear en línea con otro participante del sexo opuesto que era muy atractivo (según una imagen que vio el participante). En realidad, el participante atractivo era parte del experimento (es decir, un cómplice) que dio líneas de guión basadas en la condición a la que se asignó aleatoriamente al participante.

Para la mitad de los participantes, el cómplice fue muy coqueto (p. ej., felicitándolos «Eres hermosa tanto por dentro como por fuera» y sugiriendo que deberían pasar el rato «¡Deberíamos ir allí juntos!») sin ningún tipo de coqueteo.

Estudio 1: Lo que encontraron

Los resultados mostraron que los participantes en la condición coqueta reconocieron que el otro participante (es decir, el cómplice) estaba coqueteando con ellos. Aquí es donde se pone interesante: después de coquetear con ellos, cuando los participantes respondieron preguntas como «¿Hasta qué punto crees que tu pareja romántica actual es atractiva?» percibían a su propia pareja como menos atractiva. No solo eso, tenían sentimientos menos positivos (p. ej., pensar que su pareja era encantadora, fabulosa, etc.) hacia su pareja actual.

En otras palabras, simplemente recibir coqueteo no solicitado parece socavar la forma en que ven a su propia pareja. Pero eso no fue todo.

En el segundo estudio, se asignó al azar a un nuevo grupo de participantes a las mismas dos condiciones (una charla con coqueteo frente a una charla sin coqueteo). Esta vez, el investigador quería ver cómo el coqueteo no solicitado afectaba las fantasías sexuales (p. ej., «Piense en una fantasía sexual que involucrara a la pareja actual, agregando que la fantasía podría involucrar a otras personas también o solo a la pareja actual») y cómo se sentían acerca de (p. ej., “Siento mucho deseo sexual por otras personas además de mi pareja actual que apareció en mi fantasía”).

Estudio 2: Lo que encontraron

Los resultados indicaron que, una vez más, los participantes se dieron cuenta cuando el otro participante estaba coqueteando con ellos. Y, como antes, hubo consecuencias.

Esta vez, quienes experimentaron el coqueteo informaron sentirse más atraídos por el confederado. Además, reportaron más deseo por parejas alternativas en su fantasía, junto con menos deseo por su pareja actual. Los codificadores independientes que revisaron las fantasías escritas también encontraron que los participantes en la condición de flirteo expresaron más deseo sexual por parejas alternativas y menos por su propia pareja. Los análisis adicionales en el Estudio 2 mostraron que gran parte del mayor deseo de socios alternativos se debió a encontrar más atractivo al confederado atractivo. En resumen, cuando te coquetean, encuentras más atractivos a los demás y menos a tu propia pareja.

Llevar el mensaje a casa

Entonces, ¿qué está pasando? En nuestra vida cotidiana, podemos evitar las interacciones con otros socios potenciales y reducir la tentación. En estos estudios, el coqueteo no fue solicitado, pero la tentación es casi inevitable (es decir, no puedes dejar de ver lo que dice la otra persona).

A pesar de tratar de ignorar o devaluar las alternativas, cuando alguien nos corteja activamente, puede hacernos pensar diferente. Esta nueva atención puede aumentar nuestra percepción de nuestro propio atractivo y hacernos más conscientes de otras posibles parejas románticas, las cuales pueden socavar la forma en que vemos nuestra relación actual.

Debido a que cualquier coqueteo como este (solicitado o no) afecta su relación, parece razonable considerar limitar los contextos que hacen que el coqueteo sea más probable, especialmente en línea. Tu relación en la vida real puede depender de ello.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies