Seleccionar página

Sabemos que los niños pequeños aprenden a identificar, explicar y regular sus emociones, pero sabemos mucho menos acerca de cómo los niños aprenden estas cosas. Indudablemente, adquieren parte de su inteligencia emocional de los adultos: padres, maestros y entrenadores, por ejemplo. Presumiblemente, también aprenden algunas «cosas emocionales» de películas como Inside Out, programas de televisión como Sesame Street y Esme & Roy, y libros de cuentos como The Unbudgeable Curmudgeon y Llama Llama Mad at Mama.

Estas observaciones han llevado a algunos psicólogos transculturales a preguntarse: ¿Los niños que viven en diferentes partes del mundo aprenden esencialmente las mismas cosas sobre las emociones a medida que crecen y se desarrollan? ¿O los adultos, los programas de televisión y los libros de cuentos de diferentes culturas imparten lecciones fundamentalmente diferentes sobre las emociones?

Un estudio empírico de los libros de cuentos para niños

En 2021, los psicólogos investigadores Ruyi Ding, Wei He y Qian Wang informaron sobre los hallazgos de un ambicioso estudio que examinó el contenido relacionado con las emociones de 38 libros infantiles más vendidos en China y 42 libros infantiles más vendidos en los Estados Unidos (Ding et al., 2021). Los libros que examinaron estaban escritos para niños de entre tres y ocho años.

Ding y sus colegas entrenaron a tres estudiantes asistentes para codificar el contenido emocional de los libros de cuentos. Dos asistentes codificaron libros en su país de origen y un asistente bilingüe codificó libros en ambos países. Los asistentes contaron todos los casos de palabras de emoción (feliz o triste, por ejemplo), incidentes emocionales (una niña no pasa un examen y se siente avergonzada, por ejemplo) y explicaciones de emociones (un niño dice que tiene miedo en la noche porque está oscuro, por ejemplo). ejemplo).

Los asistentes también determinaron si una emoción era positiva (feliz, emocionado, orgulloso) o negativa. Clasificaron las emociones negativas como poderosas (p. ej., desprecio, ira) o impotentes (p. ej., tristeza, preocupación, miedo).

Finalmente, los asistentes determinaron si un incidente emocional reflejaba un tema social o personal. Por ejemplo, sentirse bien por ayudar a su abuela refleja un tema social. Sentirse bien por ganar una medalla de oro refleja un tema personal.

Los principales hallazgos del estudio

Cuando Ding y sus colegas examinaron los resultados del análisis de contenido, observaron dos sorprendentes similitudes en el contenido emocional de los libros de cuentos estadounidenses y chinos. Primero, todas las categorías emocionales incluidas en el esquema de codificación se encontraron en los libros de cuentos de ambas culturas. Emociones positivas, emociones negativas, temas sociales y temas personales, todos aparecieron, aunque no en el mismo grado, como veremos.

En segundo lugar, en los libros de cuentos de ambas culturas, las emociones negativas impotentes (como sentirse triste o preocupado) ocurrieron con más frecuencia que las emociones negativas poderosas. También se dio el caso de que los incidentes emocionales interpersonales de temática social ocurrieron con más frecuencia que los incidentes de temática personal. Estos patrones probablemente reflejan el deseo de la mayoría de los autores de libros infantiles de ayudar a los niños pequeños a sobrellevar los sentimientos de malestar y aprender la importancia de tratar bien a los demás.

Además de estas similitudes, los investigadores encontraron diferencias culturales significativas. Los libros chinos tenían más probabilidades de presentar temas sociales relacionados con la familia y los amigos, mientras que los libros estadounidenses tenían más probabilidades de presentar temas personales. Este patrón es consistente con la opinión generalizada entre los investigadores culturales de que las culturas colectivistas de Asia oriental enfatizan la sensibilidad a los sentimientos de los demás al servicio de la armonía del grupo, mientras que las culturas occidentales individualistas enfatizan la sensibilidad a los propios sentimientos al servicio de la construcción de la identidad individual (Ding et al. , 2021).

Los libros de cuentos chinos también eran más propensos a presentar explicaciones basadas en otros para los sentimientos emocionales. En otras palabras, era probable que los sentimientos de un personaje se explicaran en términos de otro personaje en lugar de uno mismo. Una niña está triste, por ejemplo, porque sus compañeros no quieren jugar con ella. O feliz porque sus compañeros jugaron bien.

Lecturas esenciales sobre la depresión

Este hallazgo lleva a una pregunta intrigante: ¿Es posible que los niños en los Estados Unidos sean más propensos a culparse a sí mismos cuando se sienten mal por los libros que leen? La otra cara, por supuesto, es que es más probable que los niños estadounidenses se atribuyan el mérito de sus sentimientos positivos.

Los investigadores también encontraron que los libros de cuentos chinos eran más propensos que los libros de cuentos estadounidenses a incluir respuestas didácticas a las emociones negativas de los demás. En otras palabras, era más probable que los personajes de los libros chinos instruyeran o aconsejaran a un niño que había experimentado una emoción negativa como la ira. Este hallazgo es consistente con los estudios que han encontrado que el «entrenamiento» es una característica importante de la crianza de los hijos en la cultura china (p. ej., Chao, 1994).

Una posibilidad problemática

Finalmente, Ding y sus colegas descubrieron que los libros de cuentos estadounidenses más vendidos tenían más probabilidades que los libros de cuentos chinos más vendidos de representar emociones positivas como sentirse feliz u orgulloso. Los libros estadounidenses también tenían menos probabilidades de abordar emociones negativas impotentes como la ansiedad o la tristeza.

En mi opinión, este puede ser el hallazgo más importante porque plantea una posibilidad preocupante. ¿Algunos niños en los Estados Unidos, como resultado de los libros que leen, desarrollan expectativas poco realistas sobre la frecuencia con la que se sentirán felices, tristes y ansiosos? Ya se ha dicho antes, pero vale la pena repetirlo. Los libros para niños ofrecen a los jóvenes lectores una ventana al mundo, pero el mundo representado puede no ser real.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies