Seleccionar página

Esta publicación fue escrita por Eugene Rubin, MD, Ph.D., y Charles Zorumski, MD

Las secuelas a largo plazo de la COVID-19 se han convertido en un problema de salud pública. Sin embargo, hay datos limitados que abordan la prevalencia, las características y la duración de los síntomas que persisten después de la recuperación de la fase aguda de COVID-19. Una revisión sistemática reciente, publicada en la revista Molecular Psychiatry por Na Zeng y colegas, proporciona información importante sobre este tema. Estos investigadores buscaron en la literatura estudios que examinaran la recuperación de COVID-19 que se publicaron antes del 30 de septiembre de 2021. Identificaron 151 estudios que cumplían con criterios específicos y combinaron esos datos utilizando técnicas de metaanálisis. Los análisis incluyeron datos de más de 1,2 millones de personas de 32 países.

El equipo de estudio encontró que las consecuencias a largo plazo más comunes de COVID-19 involucran el sistema respiratorio. Más del 25 por ciento de los pacientes experimentaron síntomas respiratorios subjetivos (autoinformados) durante el año posterior a la remisión de la COVID-19 aguda. Más del 45 por ciento tenía pruebas de función pulmonar anormales. La fatiga fue la siguiente consecuencia más común, con más del 28 por ciento experimentando este síntoma durante el año siguiente a la infección.

Tanto las secuelas psiquiátricas como las neurológicas fueron comunes durante el año posterior a la remisión de una infección aguda. Alrededor del 20 por ciento de las personas desarrollaron secuelas psiquiátricas y casi el 19 por ciento desarrollaron secuelas neurológicas. Con respecto a los síntomas psiquiátricos, más del 18 por ciento de las personas tenía depresión, casi el 18 por ciento tenía trastorno de estrés postraumático (TEPT) y más del 16 por ciento tenía ansiedad. Además, más del 13 por ciento experimentó un trastorno del sueño. Con respecto a los síntomas neurológicos, más del 19 por ciento de las personas demostraron síntomas cognitivos y más del 17 por ciento tuvieron cambios en la memoria. Alrededor del 15 por ciento perdió el sentido del gusto y/u olfato. Además, más del 12 por ciento notó dificultades de concentración y más del 11 por ciento dolores de cabeza.

Los autores investigaron la duración de los síntomas e informaron la prevalencia de los síntomas durante los primeros tres meses, 3 a 6 meses y 6 a 12 meses después de las infecciones agudas. La ansiedad y la depresión estaban presentes en el 12-15 por ciento de las personas a los 6-12 meses, y los déficits cognitivos y/o de memoria estaban presentes en más del 20 por ciento en ese momento. Se observó pérdida del gusto o del olfato en alrededor del 17 por ciento de las personas entre 6 y 12 meses después de la infección aguda. Los síntomas del PTSD disminuyeron en dos tercios con el tiempo, con alrededor del 7,4 por ciento siendo sintomático de 6 a 12 meses después de la remisión de la infección aguda.

Al combinar información de más de 150 estudios, estos investigadores brindan análisis importantes que demuestran que COVID-19 está asociado con consecuencias mentales y físicas sustanciales durante el año posterior a la infección aguda. Tales consecuencias influyen en la vida de un gran número de personas, así como en la sociedad en su conjunto.

¿Estas secuelas a largo plazo finalmente se resuelven? ¿Estos síntomas responden a los tratamientos? ¿Se pueden desarrollar estrategias preventivas efectivas? ¿Qué mecanismos subyacen a estos síntomas a largo plazo? Se necesita más investigación para responder a estas preguntas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies