Seleccionar página

¿Lo que hay en un nombre? La identidad, la cultura, la herencia, los nombres tienen, sin lugar a dudas, mucho significado. A medida que el movimiento por la justicia social crece en el campo de la psicología, una investigadora, Ranjana Srinivasan, ha centrado su investigación en comprender mejor el impacto de las microagresiones basadas en nombres en las personas.

Recientemente tuve la oportunidad de entrevistar al Dr. Srinivasan, doctor en psicología de consejería de la Universidad de Columbia y psicólogo en ejercicio en el Centro Médico de VA de Manhattan, así como profesor asistente en el Teachers College de la Universidad de Columbia. Su investigación se centra en mejorar la salud mental y aumentar la conciencia multicultural de las necesidades clínicas de la población del sur de Asia en América. El foco de esta entrevista fue el trabajo del Dr. Srinivasan con microagresiones basadas en nombres. Sus ideas arrojan luz sobre un tema importante de la psicología multicultural y son útiles tanto para los médicos como para los investigadores y los educadores. Eche un vistazo a lo que tenía que decir.

Como experto en el campo en el tema, ¿puede explicar qué son las microagresiones basadas en nombres y en qué se diferencian de las microagresiones de manera más amplia?

Las microagresiones describen casos de racismo sutil e indirecto contra poblaciones marginadas. Bajo este paraguas, las microagresiones basadas en el nombre son una categoría específica de microagresiones que capturan los sutiles comentarios discriminatorios que los individuos minoritarios experimentan cuando interactúan con otros debido a su nombre y apellido. Los nombres son identificadores importantes que a menudo pueden contar la historia de la etnia, los antecedentes culturales y el linaje familiar de una persona. Los nombres europeos blancos y la blancura en general tienden a ser vistos como prescriptivos, mientras que las minorías raciales con nombres de origen religioso y étnico pueden verse como una desventaja. Esto puede conducir a experiencias de discriminación y ostracismo. Las personas con nombres distintos desde el punto de vista racial y étnico a menudo experimentan una mezcla de orgullo e incomodidad en asociación con el uso de sus nombres. Como parte de mi investigación, analizo específicamente el impacto de este tipo de interacción en los estadounidenses de origen asiático con nombres étnicos. Los ejemplos de microagresiones basadas en el nombre incluyen: la asignación de un apodo no deseado, suposiciones y prejuicios sobre una persona en función de su nombre y las burlas de compañeros y educadores debido a los aspectos culturales de un nombre.

Wavebreakmedia / Shutterstock

Fuente: Wavebreakmedia / Shutterstock

Este es un tema tan importante y relevante para mucha gente. ¿Cómo se interesó por el estudio de las microagresiones nominativas?

Como dice siempre uno de mis mentores, el Dr. Riddhi Sandil, «investigar es investigar sobre mí». Gran parte de mi interés en este tema proviene de mis propias experiencias al crecer en un entorno predominantemente blanco como la única persona de color en mi escuela. Tengo fuertes recuerdos de sentirme diferente de mis compañeros de clase debido al color de mi piel y la textura del cabello, y mi nombre distintivo del sur de Asia llamó más la atención sobre mis diferencias. A menudo los profesores me han saludado con risas, pausas antes de decir mi nombre y comentarios como «¿tienes un apodo?» O «nunca pude conseguir esto». Aunque muchos educadores tenían buenas intenciones, estas palabras significaron peso para mí. Impactaron mi sentido de pertenencia a mi comunidad y me hicieron sentir vergüenza e ira por mi herencia del sur de Asia. Desde los cuatro años, mi trabajo consistía en hacer que mis profesores estadounidenses blancos se sintieran más cómodos, en lugar de dedicar tiempo y esfuerzo a aprender a pronunciar mi nombre correctamente.

Como la mayoría de los niños pequeños, tenía un profundo deseo de encajar, así que comencé a ponerme apodos para aliviar la carga. A medida que crecía y desarrollaba mis habilidades multiculturales, decidí dejar de intentar que los demás se sintieran cómodos a mi costa. Ahora solo llevo mi nombre completo, y aquellos a mi alrededor que hicieron el esfuerzo de aprenderlo fácilmente podrían hacerlo. Durante mis estudios universitarios, noté que otros asiáticos del sur en mi comunidad cambiaron la pronunciación de sus nombres o les dieron a sus compañeros y educadores un nombre diferente, lo que me llamó la atención. Si bien me doy cuenta de que existe un deseo comprensible de que los estadounidenses de origen asiático se adapten y se cultiven a la cultura dominante, no creo que debamos renunciar a ninguna parte de su identidad personal para ser vistos.

¿Qué nos puede decir su investigación sobre cómo las microagresiones basadas en nombres afectan a las personas en su vida diaria?

Los participantes de este estudio informaron que otras personas en sus vidas lucharon con la pronunciación, la ortografía y las complejidades culturales de su nombre y apellido. Las interacciones más difíciles resultaron ser con personas en posiciones de autoridad, especialmente maestros y líderes empresariales. Para estos participantes, presentarse a sí mismos se convirtió en un momento de ansiedad y pavor a lo largo de sus vidas. Algunos han optado por cambiar sus nombres para evitar presentar una desventaja para los que están en el poder, mientras que otros lo han hecho para aumentar su propia comodidad en las interacciones sociales. Los participantes también observaron que otras personas a veces parecían abrumadas después de escuchar sus nombres e inmediatamente pedir un apodo para usar en su lugar. A veces, las figuras de autoridad les dieron un apodo de inmediato. Durante estos momentos, no se pidió a los participantes que pidieran permiso. No podían elegir sus apodos y se suponía que debían aceptar sus nuevos nombres. Algunos participantes informaron sentirse frustrados con este proceso, dada la falta de control sobre cómo se transformaron sus nombres. Por el contrario, otros participantes dijeron que disfrutaron de tener un apodo que les facilitó la asimilación a la cultura dominante. Los participantes también estaban al tanto de las expresiones faciales de los maestros y supervisores blancos que demostraban su malestar, y describieron que los maestros y compañeros se burlaban de ellos por sus nombres racial y étnicamente distintos. Dados estos hallazgos, mi investigación describe cómo las microagresiones basadas en nombres tienen presencia en la vida de los individuos del sur de Asia de una manera que no había sido captada previamente por la literatura psicológica.

Entrevistó a un gran número de participantes para completar su estudio; ¿Podrías describir una entrevista que marcó tu memoria?

Una entrevista me impactó más, sobre todo por su historial de inmigración a los Estados Unidos y el orgullo que personalmente sentía al llamarse a sí mismo ciudadano estadounidense. El participante pasó mucho tiempo reflexionando sobre los esfuerzos de sus padres para traerlo a esta tierra de sueños y posibilidades. En particular, enfatizó un fuerte sentido de responsabilidad para adaptarse a la cultura dominante a pesar de sus propias interacciones difíciles con su nombre. Para él, no estar representado correctamente en su nombre era un sacrificio menor para ser considerado estadounidense por otros. Muchos participantes mencionaron habilidades de afrontamiento que solían separarse de las dificultades de sus experiencias microagresivas diarias basadas en nombres, y su adaptabilidad me sorprendió, ya que se basaba en el honor y el respeto por sus padres para llevarlo a donde está hoy.

¿Cómo espera que su trabajo afecte la vida cotidiana de las poblaciones de minorías raciales y étnicas en los Estados Unidos?

Los participantes en este estudio notaron que la representación racial y cultural dentro de sus entornos educativos influyó en su sentido de pertenencia a su identidad cultural. Para los participantes de escuelas predominantemente blancas, describieron haber hecho todo lo posible para ocultar su cultura del sur de Asia a sus compañeros y maestros para parecer más “estadounidenses”. Espero que con un mayor uso y conocimiento de los nombres del sur de Asia, puedan volverse más normativos dentro de la cultura dominante y tengan un impacto positivo en el sentido de pertenencia de los sudasiáticos en los entornos educativos.

Además, los participantes informaron que los maestros tuvieron una influencia significativa en cómo se sentían acerca de su nombre a lo largo de su desarrollo. Espero que este trabajo se difunda entre los educadores que trabajan con estudiantes del sur de Asia y personas de diversas identidades multiculturales para crear conciencia sobre el impacto que tienen en la sala y tratar de proporcionar un entorno de enseñanza más cómodo para ellos. Los profesores tienen tanto poder para influir en la comprensión de los estudiantes de lo que es «normal» y lo que no, y sería genial saber que las personas con nombres culturales ya no son raras.

En términos de política educativa, tengo la visión de que se podrían hacer ajustes en la literatura educativa y los materiales didácticos para reflejar las poblaciones que los utilizan. Actualmente, los libros de texto a menudo no incluyen la representación de grupos minoritarios. Sería increíble para un estudiante del sur de Asia ver su nombre escrito en un problema de matemáticas. Es sorprendente la gran diferencia que hacen estos cambios aparentemente pequeños.

Su trabajo ofrece lecciones valiosas a los profesionales en el campo de la salud mental; que tal son los mas urgentes?

Basándome en los resultados de mi investigación, tengo algunas prácticas clínicas y profesionales recomendadas para educadores y médicos de salud mental que trabajan con estadounidenses de origen asiático con nombres racial y étnicamente distintos. Primero, pediría que se revisaran los nombres de los estudiantes y pacientes antes de conocerlos por primera vez. Cuanto más se exponga a nombres distintos, menos intimidantes pueden resultar. Los participantes en mi estudio informaron sentirse validados cuando otros preguntaron por la pronunciación correcta de sus nombres. Por lo tanto, se recomienda que los médicos y educadores pregunten a las personas cómo se pronuncia su nombre y que hagan todo lo posible por repetirlo como se ha dicho. Reconozca que pedir un apodo a sus estudiantes y / o clientes puede parecer paralizante, ya que puede parecer un inconveniente para quienes forman parte de la cultura dominante. Del mismo modo, darle un apodo a un estudiante o participar en un cambio de nombre racializado puede ser angustiante dada la falta de poder del individuo para elegir cómo se nombrará. Se recomienda que el estudiante o cliente tenga la autoridad para expresar cómo le gustaría ser referido en la sala. Y finalmente, animo a los profesionales de la salud mental y a los educadores a estar al tanto de las burlas racializadas y basadas en nombres que pueden ocurrir en el aula o en la clínica. De esa manera, podemos trabajar para ser mejores defensores y crear una dinámica diferente en torno a estas historias.