Seleccionar página

Fuente: sitravalot/shutterstock

Un vínculo traumático, o «vínculo de trauma», es un apego formado entre dos personas que inconscientemente se unen entre sí en función de un trauma compartido, lo que finalmente conduce a la traición y la angustia relacional. Comúnmente oímos hablar de vínculos traumáticos o de “tira y afloja” como sinónimo de abuso narcisista dentro de nuestras relaciones adultas. Si bien esto suele ser cierto, la realidad es que los lazos traumáticos no comienzan en nuestra vida adulta; se perpetúan en nuestra vida adulta.

Los vínculos traumáticos se aprenden como producto de refuerzos intermitentes positivos y negativos durante las infancias abusivas. Los niños que son elogiados por algo un día y castigados por ello al siguiente comienzan a navegar por su mundo como impredecible e inconsistente. Aprenden que su entorno no es seguro y que las personas en sus vidas no son confiables. Este tipo de situación puede condicionar a un niño a vincularse traumáticamente con padres abusivos, negligentes y narcisistas, y más tarde en la vida con parejas altamente narcisistas.

Cuando los valores narcisistas están en juego, es probable que un niño no esté aprendiendo ni recibiendo amor incondicional. Los niños criados en estas condiciones tienden a aprender que la «aceptación» se basa en su desempeño, que la «validación» se basa en la búsqueda de aprobación (es decir, «complacer a la gente») y que el «amor» es condicional y se basa en el refuerzo positivo y negativo. . Los niños criados con estas expectativas pueden volverse retraídos, enojados o temer una mayor traición. Debido a este condicionamiento temprano, pueden tener una mayor vulnerabilidad y predisposición a saltos traumáticos en sus relaciones adultas.

Cuatro banderas rojas comunes de vinculación traumática en la infancia, que pueden generalizarse a nuestras relaciones adultas, incluyen:

1. Condiciones de Valor

Esto se considera un «valor» central de los vínculos traumáticos, donde nuestras necesidades básicas de confianza, seguridad, consistencia y pertenencia se intercambian para demostrar nuestro valor. Cuando las condiciones de valor están en juego, los padres o cuidadores narcisistas imponen condiciones poco realistas e inalcanzables a un niño y constantemente mueven los postes de la portería, lo que lleva al niño a un fracaso constante. Cuanto más se esfuerza el niño por complacer a sus cuidadores, más se mueven los postes de la portería, lo que puede reforzar y fortalecer negativamente un vínculo traumático y el “empujar y tirar”.

Las condiciones de valor pueden generalizarse a sentimientos de insuficiencia general y no sentirse «suficientemente bien» en nuestra vida adulta. Debido a esto, puede afectar nuestro autoconcepto y nuestro sentido de autoestima. Podemos desarrollar temores de abandono o rechazo si creemos que no estamos a la altura de las expectativas de alguien. Podemos cerrar las relaciones por completo como demasiado amenazantes, o podemos encontrarnos pasando de una relación narcisista a otra tratando de demostrar nuestro valor.

2. Negar la realidad de un niño

Si un padre o cuidador niega o racionaliza su comportamiento abusivo, puede afectar el sentido de la realidad del niño. Los padres altamente narcisistas que no ven ningún mal en sus acciones o niegan cualquier abuso pueden hacer que el niño cuestione lo que experimentaron o sobrevivieron. Cuando se niega la realidad de un niño, puede perder la capacidad de confiar en sí mismo, lo que puede generalizarse en una espiral de autosabotaje más adelante en la vida.

En nuestra vida adulta, el autosabotaje suele ser el resultado de no poder confiar en nosotros mismos. Estos sentimientos pueden generalizarse en una incapacidad para confiar en nuestro propio juicio sobre las personas, o en escuchar nuestra intuición. Como resultado, esto puede predisponernos a una relación enfermiza tras otra en la que continuamos sintiéndonos ignorados, nuestras necesidades emocionales pasan desapercibidas y los lazos traumáticos se sienten familiares.

3. Invalidación

A los niños que son invalidados en la infancia se les ignoran y descuidan sus emociones, sentimientos y necesidades básicas. Los padres pueden avergonzar al niño por sentirse triste, silenciarlo por tener una opinión o invalidarlo por tener la necesidad de sentirse amado, seguro y deseado.

Si tenemos un historial de invalidez en la infancia, es posible que descuidemos nuestro cuidado personal en nuestra vida adulta. Los adultos que luchan con estos sentimientos pueden descuidar su salud física, pueden desarrollar adicciones a las drogas o al alcohol para automedicarse, o pueden tener antecedentes de parejas narcisistas que refuerzan negativamente sus sentimientos de indignidad.

4. Traición en la niñez

La traición es el tema subyacente en todas las relaciones vinculadas traumáticamente. En la infancia, la traición no suele manifestarse en «descartes» o «fantasmas», como vemos a menudo en las relaciones íntimas narcisistas. En cambio, la traición puede manifestarse como padres que abusan físicamente del niño y no se disculpan por sus acciones, o que hacen que su hijo crea que no es querido o que no se puede amar.

En nuestra vida adulta, esta vergüenza tóxica que fue condicionada en nuestra infancia puede manifestarse como una traición a uno mismo. Es posible que tengamos un historial de sentirnos atraídos inconscientemente por parejas que representan a un padre abusivo o que nos abandona, o que refuerzan una ideología peligrosa que necesitamos superar para ser vistos o escuchados.

Alejarse del ciclo para siempre

Si está experimentando un vínculo traumático o tiene un historial de relaciones narcisistas, el proceso de curación puede ser muy doloroso y alejarse del ciclo puede sentirse como si estuviera saliendo de una adicción. La atracción hacia la persona puede ser abrumadora y hacer que la recuperación sea mucho más desafiante cada vez que se experimenta la «atracción». Cuando esto sucede, podemos quedar atrapados en el torbellino de recordar los «buenos tiempos» mientras desestimamos el daño que estas relaciones causan a nuestra salud emocional y física.

No está solo y hay ayuda disponible. Un primer paso sólido es la conciencia del ciclo y cómo tanto el refuerzo positivo como el negativo han fortalecido una cualidad adictiva en la relación. Sin embargo, la conciencia por sí sola no es suficiente para superar un vínculo traumático. Sepa que la aceptación también es un paso necesario para reconocer que los lazos traumáticos en nuestra vida adulta recuerdan nuestros condicionamientos y heridas infantiles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies