Seleccionar página

El control coercitivo y los abusos graves a los que los profesionales se refieren como “tortura” pueden ocurrir en las relaciones íntimas de pareja y también en las relaciones entre padres e hijos.

A menudo, la coerción y la violencia fluyen a través de sistemas familiares tóxicos, que involucran combinaciones de adultos y niños. El término “control coercitivo” se ha utilizado para describir las tácticas dominantes de abuso por parte de la pareja íntima, y ​​el término “tortura infantil intrafamiliar” se ha utilizado para describir una mezcla de coerción y violencia severa contra un niño.

Aquí, discutimos las tácticas que los abusadores pueden usar tanto con sus hijos como con sus parejas, para que los terapeutas, los defensores, los trabajadores sociales y los sobrevivientes puedan aprender a qué prestar atención y cómo ayudar.

Victimización de adultos y niños

El control coercitivo y la tortura infantil intrafamiliar pueden manifestarse de diferentes formas. En algunas familias, un hombre abusa de una pareja femenina y ambas torturan a uno o más de sus hijos. En otras familias, el padre es el único perpetrador. A veces, la madre no es ni víctima ni agresor, pero no consigue ayuda para sus hijos torturados, por miedo, pérdida de perspectiva o en respuesta a amenazas, como que el agresor amenace con matar a toda la familia si la madre busca ayuda. .

En este artículo, utilizaremos las palabras “víctima” u “objetivo” para describir a la persona que es víctima de control coercitivo o tortura infantil intrafamiliar, distinguiendo solo cuando sea necesario. También usaremos términos de género (masculino/femenino, madre/padre) para explicar cómo la violencia familiar severa se presenta más típicamente en familias heterosexuales—con un padre abusivo y una madre victimizada. Sin embargo, reconocemos que las familias están formadas por personas de diversos géneros y orientaciones sexuales; cualquier persona podría ser potencialmente una víctima o un perpetrador. (En el conocido caso de los Hart, una pareja formada por dos madres blancas aparentemente torturó y finalmente mató a sus seis hijos negros adoptivos ya ellos mismos).

Los abusadores a menudo usan una combinación de abuso físico y sexual deliberado, privación intencional y abuso psicológico metódico para dominar a sus hijos y parejas. En la tortura infantil y el control coercitivo de la pareja íntima, los abusadores dañan intencionalmente a sus víctimas, incluso si luego explican sus comportamientos como “lecciones” o el resultado de estar intoxicados o enfurecidos. El objetivo del perpetrador es obtener y conservar el poder absoluto sobre todos los aspectos de los pensamientos y acciones de las víctimas.

Examinemos las tácticas:

Aislamiento

El aislamiento priva a las víctimas de apoyo social y crea obstáculos para resistir la dominación del abusador. Las víctimas dependen del abusador para la mayoría de las interacciones sociales significativas. El aislamiento puede incluir interferir con las conexiones con familiares, compañeros de trabajo, amigos y vecinos. Los niños pueden recibir educación en el hogar, no permitirles jugar con otros o castigarlos por desarrollar amistades con sus compañeros de clase. En formas extremas, el niño o la pareja se mantienen encerrados en una habitación o en casa solos durante horas o días seguidos, o incluso más.

Humillación

La humillación induce miedo, vergüenza y baja autoestima. El abusador puede criticar, burlarse, insultar y exigir constantemente al objetivo. En formas extremas, es posible que no se permita que el objetivo se bañe durante largos períodos de tiempo o que se le obligue a comer alimentos en mal estado, no se le dé acceso a un baño, se le mantenga en un entorno sucio o se le niegue la privacidad. Estas formas de degradación (y otras) reducen a la víctima a preocupaciones de «nivel animal»: la supervivencia por encima de todo.

Gaslighting y Juegos Mentales

Gaslighting y juegos mentales hacen que el objetivo se sienta confundido, desorientado e inestable. Los abusadores niegan la experiencia de sus víctimas. Niegan sus propias acciones abusivas, cambian la secuencia de los eventos, les dicen a las víctimas que están mintiendo o que no recuerdan bien, y pueden repetir su versión falsa de los hechos con tanta frecuencia que el objetivo se confunde acerca de lo que realmente sucedió. Las víctimas llegan a dudar de su propia memoria e inteligencia; aprenden a no confiar en sus propios sentidos. Si bien este tipo de abuso es terriblemente dañino para un adulto, es aún más devastador para el cerebro de un niño pequeño que aún se está formando y carece de la madurez para distinguir claramente entre la realidad y la fantasía. Recientemente, los abusadores han comenzado a provocar y grabar a sus víctimas, incitándolas a reacciones extremas que graban y luego muestran a otros para demostrar que su hijo o pareja está loco y es violento.

abuso físico

Los abusadores demuestran su omnipotencia y propiedad del cuerpo de la víctima a través del abuso físico. Usan el dolor para controlar, aterrorizar y castigar. El abuso físico puede ser ritualizado, como en, «Si respondes, te meteré pimientos picantes en la boca». O el abuso físico puede ser impredecible, o ambos. La mera amenaza de abuso físico provoca miedo crónico. En algunos casos, el abuso físico es “menor” pero constante, como sacudir, empujar o tirar del cabello varias veces durante la semana o el día, pero también puede ser tan extremo que cause una discapacidad permanente o la muerte.

Privación física y debilitamiento

Los abusadores pueden privar a sus objetivos de sueño, movimiento, alimentos nutritivos, medicamentos necesarios y agua. También pueden debilitarlos a través de interrogatorios que duran horas, dándoles drogas, envenenándolos, obligándolos a sobreesforzarse o mantener posiciones de estrés, o privándolos de protección contra el calor o el frío. Estas estrategias debilitan la capacidad física y mental de las víctimas para resistir o escapar.

abuso sexual

Todos y cada uno de los actos sexuales entre un adulto y un niño o adolescente bajo su cuidado deben considerarse abusivos, incluidos los castigos sexualizados, las manipulaciones sexuales, el contacto sexual directo, la observación forzada mientras se baña o se baña, la toma de imágenes sexualizadas y la exposición a la pornografía. En una relación íntima, todas las formas de sexo forzado o bajo coacción son abusivas. Con víctimas tanto niños como adultos, este abuso puede proporcionar al abusador una gratificación sexual o un beneficio financiero o simplemente puede proporcionar otra vía para demostrar dominio. Tal abuso sexual es extremadamente desmoralizador y traumático tanto para adultos como para niños.

Reglas y Restricciones

Los abusadores a menudo establecen reglas y restricciones que inhiben el desarrollo individual, la expresión y la libertad de la víctima. Las reglas pueden referirse a la ropa, la alimentación, la socialización, las tareas y otras áreas. Estas reglas no se expresan como preferencias sino como requisitos que se cumplirán con consecuencias si no se cumplen. En el caso de un niño, estas restricciones pueden impedir que el niño participe en los mismos comportamientos que los niños necesitan para su desarrollo normal, como comer, trepar, correr, reír y jugar. En formas extremas, las reglas se refieren a los aspectos más minuciosos de la vida de una persona, como la posición en la que duerme, la expresión de su rostro o cuántos cuadrados de papel higiénico puede usar. Este tipo de restricciones hace que las víctimas adultas y menores se sientan temerosas, ansiosas e inhibidas.

Retención de la atención/El trato silencioso

Los abusadores pueden ejercer su poder impidiendo el contacto de varios tipos. Esto puede incluir irse sin decir cuándo regresará o ignorar, negarse a tocar e incluso negarse a reconocer a la víctima durante horas, días, semanas o incluso más. En respuesta, las víctimas adultas y menores pueden experimentar impotencia, desesperanza y sentimientos de desrealización.

Abuso Económico y Explotación Laboral

Los abusadores se aprovechan financieramente de sus parejas adultas e hijos. Es posible que exijan que sus parejas e hijos trabajen y luego les quiten el dinero o los obliguen a pedir préstamos. Los abusadores pueden robar los ahorros o beneficios de sus parejas o hijos. Privada de recursos, la víctima tiene menos capacidad de escapar.

Los abusadores pueden exigir a las víctimas que se dediquen a tareas domésticas excesivas, incluso cuando están enfermas o enfermas, o cuando son demasiado jóvenes para que se les asignen estas tareas. El trabajo incesante y arduo obliga a las víctimas a concentrarse solo en pasar las próximas horas o días y las hace incapaces de planificar la resistencia o escapar.

Abuso a través de instituciones/abuso legal

Los abusadores manipulan las instituciones para su propio beneficio y/o para dañar a sus víctimas. Cuando una víctima adulta llama a la policía en respuesta a una agresión, el abusador puede autolesionarse o persuadir a la policía de alguna otra manera para que arreste a la víctima o la lleve involuntariamente a una evaluación psiquiátrica. Si un niño o un informante obligatorio se pone en contacto con los servicios de protección infantil o con la policía, el abusador puede persuadirlos de que el niño es delincuente o tiene una enfermedad mental y debe ser enviado a un centro cerrado.

Los abusadores también usan el sistema legal para aumentar su control sobre las víctimas, buscando la tutela de parejas adultas o hijos adultos, y librando constantes batallas judiciales con sus exparejas. Todos estos esfuerzos crean un rastro documental que desacredita la versión de los hechos de la víctima y amplía el control del abusador. Las víctimas se sienten impotentes cuando ven que las mismas instituciones que deberían estar ayudándolas en lugar de amplificar su subyugación por parte del abusador.

¿Qué puedes hacer?

Si bien las tácticas utilizadas para infligir un control coercitivo severo y la tortura infantil son similares, la edad a la que ocurre el abuso afecta a las personas de manera diferente. La tortura infantil intrafamiliar impide que los niños se desarrollen normalmente; por lo tanto, los niños necesitan apoyo adicional para recuperar las oportunidades de desarrollo perdidas. Los adultos que han estado sujetos al control coercitivo de una pareja íntima, pero que tuvieron una infancia relativamente intacta, probablemente alcanzaron sus hitos de desarrollo antes del abuso. Por lo tanto, la terapia con esos adultos puede enfocarse en ayudarlos a “ser ellos mismos” nuevamente. Muchos sobrevivientes de violencia infantil y tortura infantil cumplen los criterios de PTSD o PTSD complejo y algunos niños cumplen los criterios de trastorno traumático del desarrollo.

Con víctimas adultas y niños, sugerimos las siguientes pautas generales:

  • Establecer seguridad. La recuperación no puede comenzar si un niño o adulto continúa expuesto al abuso o teme ser devuelto a su abusador. Los niños necesitan una situación de vida segura y permanente con adultos cariñosos y no punitivos. Las víctimas adultas necesitan protección contra el acoso y las amenazas. Para los niños que no tienen un padre no infractor, los Servicios de Protección Infantil deberán encontrar un hogar seguro y permanente para ellos. Estos niños no deben tener contacto con sus padres torturadores.
  • Un examen médico puede encontrar y abordar cualquier posible condición médica causada por el maltrato.
  • La psicoterapia centrada en el trauma puede proporcionar alivio tanto para víctimas adultas como infantiles. Los enfoques prometedores incluyen un enfoque en la regulación corporal y formas de sentirse seguro en el cuerpo. Estas técnicas ayudan a reducir algunos de los efectos secundarios del trauma (p. ej., dificultad para dormir, hipervigilancia, disociación y entumecimiento). No todos los psicoterapeutas están calificados para brindar dicho tratamiento.
  • Los recursos adicionales que pueden ayudar incluyen actividades físicas, como yoga o danza, y oportunidades para escribir, dibujar y pintar. Los niños deben tener una entrevista forense en un centro de defensa infantil para documentar los abusos. Los niños también pueden necesitar servicios para abordar deficiencias específicas, como fisioterapia, terapia ocupacional y terapia del habla.

    La recuperación es posible, incluso del control coercitivo severo y el abuso infantil.

    En coautoría con Pamela Miller, JD, MSW, LISW-S, abogada y trabajadora social clínica y experta en tortura infantil intrafamiliar. Pamela actualmente se desempeña como Analista Principal de Políticas sobre maltrato infantil en el Centro de Políticas Infantiles, operado por el Instituto de Servicios Humanos.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies