Seleccionar página

En 1958, Richard Loving, un hombre blanco, y su esposa Mildred, una mujer negra, fueron arrestados por el delito de matrimonio. Aunque la pareja estaba legalmente casada en el Distrito de Columbia, se convirtieron en forajidos cuando se mudaron a Virginia, donde los matrimonios interraciales eran entonces ilegales. Este incidente finalmente condujo al caso histórico de 1967 de Loving v. Virginia, en la que la Corte Suprema de Estados Unidos derogó las leyes que prohíben los matrimonios interraciales.

Hoy en día, alrededor del 12% de las parejas estadounidenses están casadas interraciales. No obstante, todavía abundan las actitudes sociales negativas hacia los “matrimonios mixtos”. Según la psicóloga de la Wesleyan University, Roxie Chuang y sus colegas, no es solo la mayoría blanca la que ve a las parejas interraciales con sospecha. De hecho, los matrimonios interraciales también suelen ser denigrados en las comunidades de minorías raciales.

Chuang y sus colegas parten de la observación de que existen algunos desequilibrios de género bastante significativos en los matrimonios interraciales estadounidenses. La combinación más común es un hombre negro casado con una mujer blanca, y la pareja inversa de un hombre blanco y una mujer negra es bastante rara. El segundo tipo más probable es un hombre blanco casado con una mujer asiática, de nuevo lo contrario de un hombre asiático y una mujer blanca es mucho menos común.

En un estudio publicado recientemente, los investigadores analizaron la dinámica del matrimonio interracial. Sin embargo, no les preocupaban las razones de estos desequilibrios de género. Más bien, estaban interesados ​​en cómo otros miembros de la minoría particular veían estos matrimonios racialmente mixtos.

Una forma de evaluar las actitudes personales hacia grupos específicos es utilizar «termómetros de sensaciones». A los participantes se les hace una pregunta como «¿Qué piensas de las parejas en las que la mujer es negra y el hombre blanco?» Luego indican sus sentimientos hacia este ejemplo en un termómetro virtual donde 0 está etiquetado como «frío», 50 como «neutral» y 100 como «caliente».

Los participantes negros respondieron a las indicaciones para las cuatro combinaciones hombre-mujer de negro-blanco, blanco-negro, negro-negro y blanco-blanco. Asimismo, los participantes asiáticos manifestaron su simpatía por las cuatro parejas de hombres y mujeres asiático-blanco, blanco-asiático, asiático-asiático y blanco-blanco.

En psicología, un fenómeno conocido como efecto de exposición simple muestra que a los humanos les gustan o prefieren cosas que les son familiares. Por el contrario, a menudo tenemos actitudes negativas hacia cosas que no nos son familiares. Por ejemplo, nuestros alimentos reconfortantes son aquellos con los que crecimos, y la música que más amamos suele ser de nuestra juventud. La mayoría de las personas descubren que los alimentos nuevos y la música nueva no son los viejos, sino los beneficios.

El simple efecto de la exposición predice que los participantes negros deberían mostrar más afecto hacia las parejas negras de hombres y mujeres blancas, ya que son mucho más comunes que al revés. Del mismo modo, los participantes asiáticos deberían sentir más afecto hacia las parejas blancas de hombres y mujeres asiáticos por la misma razón. Sin embargo, esto no es lo que encontraron los investigadores.

De hecho, las respuestas de los participantes dependían no solo de su raza sino también de su género. En el caso de los matrimonios entre negros y blancos, los hombres negros mostraron aproximadamente la misma calidez por las parejas de hombre negro-mujer blanca y de hombre blanco-mujer negra. Las mujeres negras informaron un nivel similar de calidez para las parejas blancas de hombres y mujeres negras, pero eran bastante frías con las parejas en las que el esposo era negro y la esposa era blanca.

Cuando los investigadores observaron los datos de los participantes asiáticos, encontraron el patrón opuesto de resultados en términos de género. Específicamente, las mujeres asiáticas eran igualmente afectuosas con las parejas donde el esposo era blanco y la esposa era asiática y con las parejas en las que las razas eran al revés. Por el contrario, los hombres asiáticos indicaron una gran afecto por los matrimonios entre hombres y mujeres blancos asiáticos, pero fueron más bien fríos con las parejas en las que los maridos eran blancos y las mujeres asiáticas.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que este patrón de resultado se debía a la competencia de apareamiento percibida. En la medida en que uno desee casarse dentro de la propia raza, las uniones interraciales potencialmente representan una amenaza al reducir el grupo de citas disponible. Esto es especialmente cierto cuando los miembros del sexo opuesto tienen muchas más probabilidades de casarse con personas de fuera de su raza.

Según este relato, pocas mujeres negras se casan con hombres blancos, por lo que los hombres negros no deberían verse amenazados por este tipo de relación interracial. Sin embargo, muchos más hombres negros se casan con mujeres blancas, por lo que las mujeres negras deberían percibir un grupo reducido de parejas potenciales y, por lo tanto, deberían desaprobar las uniones entre hombres negros y mujeres blancas.

Del mismo modo, las mujeres asiáticas no deberían preocuparse por ningún tipo de relación asiático-blanca, ya que pocos hombres asiáticos se involucran en tales relaciones. Sin embargo, los hombres asiáticos deberían sentirse amenazados por la combinación frecuente de hombres blancos y mujeres asiáticas, ya que los deja con menos parejas potenciales. Los estudios de seguimiento en los que se preguntó a los participantes sobre las razones de sus actitudes hacia las relaciones métis apoyaron esta hipótesis de competencia entre parejas.

Los investigadores reconocen que la competencia entre parejas es solo uno de los muchos factores que dan forma a nuestras actitudes hacia las relaciones raciales. Por ejemplo, señalan que los estereotipos comunes sobre la masculinidad y la feminidad relativas de asiáticos, negros y blancos también influyen en las actitudes hacia los matrimonios mestizos. Entonces, un hombre asiático que se adhiere al estereotipo de que los hombres blancos son más masculinos naturalmente se sentiría amenazado cuando los vea con mujeres asiáticas con las que de otra manera podría salir. Las actitudes sociales son complejas y ningún factor puede explicarlas por completo.

En general, la calidez expresada por los participantes hacia varios tipos de relaciones raciales fue bastante alta, generalmente en el rango de 70-80, en promedio, en un rango posible de 0-100. Esto indica un grado bastante alto de aceptación de los matrimonios métis, al menos entre las minorías raciales estadounidenses.

Y, sin embargo, es probable que las parejas que comprenden los dos tipos más comunes de relaciones interraciales todavía encuentren actitudes negativas hacia ellos. Como nos muestran estos datos, es probable que las mujeres negras perciban las uniones entre hombres negros y mujeres blancas como una amenaza para su propia capacidad de encontrar una pareja de calidad. Del mismo modo, los hombres asiáticos tienden a ver las parejas de hombres y mujeres asiáticos blancos como una amenaza por la misma razón.

En conclusión, Chuang y sus colegas señalan que los estudios sobre las actitudes hacia el matrimonio interracial deben tener en cuenta más que la raza de los encuestados. Más bien, los psicólogos deben considerar la intersección de raza y género al desentrañar la dinámica de las actitudes sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies