Seleccionar página

Fuente: Fuu J/Unsplash

Liz era alguien que rumiaba y se preocupaba todo el tiempo. Su mente estaba constantemente ocupada masticando y planificando un problema u otro. Quería desesperadamente aliviar sus pensamientos y la cacofonía de su mente.

Y así nos pusimos a trabajar. A través de la práctica de la atención plena, Lina aprendió a ser testigo de sus pensamientos; descubrió un lugar separado dentro de sí misma desde el cual observar su mente y escuchar lo que le decían sus pensamientos. Se convirtió en la oyente de sus pensamientos en lugar de la pensadora y, en el proceso, desbloqueó una profunda y muy necesaria sensación de paz.

Sin embargo, cuando intentamos llevar este mismo tipo de desapego consciente a sus emociones, fue un proceso mucho más difícil y doloroso. Si bien la mayoría de nosotros podemos acostumbrarnos a ser testigos de nuestros pensamientos y comprender su propósito, es mucho más desafiante e incluso amenazante para nosotros separarnos y ser testigos de nuestras emociones. Resulta que estamos aún más apegados e identificados con nuestras emociones que con nuestros pensamientos, y estamos bastante apegados a nuestros pensamientos.

Para dar un paso atrás por un momento, mientras uso los términos emociones y sentimientos indistintamente, técnicamente, son fenómenos diferentes. Una emoción es una respuesta química en el cuerpo, un proceso físico que incluye actividad cerebral y cambios hormonales de los que no somos conscientes. Por otro lado, un sentimiento es algo de lo que somos conscientes, un estado mental que generalmente surge en respuesta a una emoción o pensamiento.

Pero para los propósitos de este artículo y el espacio limitado, usaré ambos términos para referirme a lo que generalmente llamamos un sentimiento. Es decir, una experiencia interna que es mental, física y también consciente. Las emociones y los sentimientos, como estoy usando los dos términos aquí, son esas sensaciones que experimentamos como más profundas que el pensamiento, que tienen lugar en todo el cuerpo y están asociadas con el corazón en lugar de solo con la cabeza.

Curiosamente, estamos abiertos a la idea de que quienes somos no son nuestros pensamientos, pero somos increíblemente resistentes a la idea de que quienes somos no son nuestras emociones. Así también, podemos aceptar que nuestros pensamientos pueden no ser siempre verdaderos, creíbles, importantes o incluso nosotros para decidir. Pero, en cuanto a nuestras emociones, estamos firmemente convencidos de que son verdaderas y de gran importancia. Podemos dejar que un pensamiento flote en nuestra mente sin comprometerlo o prestarle mucha atención, pero ese mismo deseo no se aplica cuando se trata de nuestros sentimientos. Los sentimientos son lo que nos define (o eso nos han enseñado) y, por lo tanto, se les debe prestar toda nuestra atención y reverencia.

Cuando sentimos tristeza, decimos que estamos tristes. Cuando sentimos felicidad, decimos que somos felices. Somos nuestras emociones. Así también, imaginamos que nuestras emociones contienen alguna verdad fundamental sobre nuestra experiencia y contienen pistas importantes sobre nuestra naturaleza más profunda. Vemos nuestras emociones como las llaves del castillo de lo que somos.

Nuestras emociones, tal como hemos aprendido a relacionarnos con ellas, son manifestaciones de nuestras experiencias de vida. Contienen nuestro sufrimiento y también nuestra alegría; las emociones son la manera que tiene nuestro corazón de llevar y expresar nuestra vida. Desapegarnos de nuestras emociones sería perder una parte primordial de nosotros mismos, renunciar a todo lo que hemos soportado, sufrido y disfrutado. Relacionarnos con nuestras emociones con una sensación de separación sería, en última instancia, abandonar quienes somos.

Simultáneamente, imaginamos que nuestros sentimientos son los que nos hacen sufrir. De hecho, no son los sentimientos en sí los que nos hacen sufrir, sino la forma en que nos relacionamos con ellos. Nos apegamos e identificamos con nuestros sentimientos, lo que nos cuesta nuestra libertad emocional y felicidad. No experimentamos el sufrimiento tanto como sufrimos nuestra experiencia.

Inmediatamente construimos una narrativa para explicar por qué el sentimiento está ahí, para darle sentido y encajarlo en una historia personal más grande, agregando así capas de significado inventado, complejidad y, por lo general, sufrimiento. Cuando surge un sentimiento, le damos permiso para consumirnos y controlar nuestro estado de ser. Creemos que es así de importante.

En verdad, nuestras emociones no son tan importantes, sólidas o reveladoras como las imaginamos. Son más como patrones climáticos que se mueven a través de nuestra conciencia, cambiando constantemente, yendo y viniendo sin nuestro permiso. Algunos son fuertes y oscuros. Otros son ligeros y alegres; podemos sentirnos emocionados, tristes, frustrados, ansiosos y alegres, todo en cuestión de una hora o, para algunos de nosotros, un minuto.

A menudo ocurren sin ninguna causa identificable y son simplemente remanentes de viejos recuerdos y condicionamientos. A veces, la intensidad de un sentimiento coincidirá con la situación; en otras ocasiones, no lo hará. Algunas veces los sentimientos están alineados con lo que es verdad y otras veces no. Pero lo cierto es que los sentimientos no son hechos.

El punto es que no elegimos nuestras emociones y no tenemos que relacionarnos con ellas con respeto y miedo. No tenemos que rendirnos a ellos simplemente porque aparecen. Nuestras emociones no tienen las llaves de nuestra felicidad o bienestar. Además, no tenemos que investigar, comprender, sumergirnos y, esencialmente, adentrarnos en cada sentimiento que aparece. Tener un sentimiento no significa que tengamos que estar ocupados sintiéndolo.

Al igual que los pensamientos, los sentimientos pasarán, si los dejamos. Si es así, no les asignamos la mayor importancia y significado, no nos aferramos a ellos, seguimos el camino que ofrecen y no los convertimos en narraciones sobre nosotros y nuestra vida. Esencialmente, pasarán si no nos relacionamos con ellos como quienes somos fundamentalmente.

Para liberarte de la tiranía de tus emociones, empieza por volverte consciente de tus emociones, prestando atención a los sentimientos que se mueven a través de tu mundo interior. No podemos cambiar nada hasta que seamos conscientes de ello. Sentado en su escritorio, tomando una ducha, conduciendo o haciendo cualquier cosa, en realidad, adquiera el hábito de enfocar su lente interior en su propio paisaje interno.

A lo largo del día, haga una pausa y pregúntese: “En este momento, ¿qué sentimientos están presentes dentro de mí?” Nótese a sí mismo, “Oh, veo que el clima de tristeza está aquí, o hmmm, están pasando vientos de irritación”. Preste atención a dónde y cómo aparecen en su cuerpo. Lo que es importante es que hagas esto sin involucrarte en las historias asociadas a los sentimientos, quiénes y qué son, y por qué están aquí.

Solo nota los sentimientos por sí solos, nómbralos si te ayudan, de nuevo, sin sumergirte en ellos ni identificarte con ellos. Observe lo rápido que pueden moverse a través de usted, cambiar y desaparecer, cuando mantiene su asiento como testigo.

Recuerda que no creaste esta reverencia por tus emociones de la noche a la mañana, y no la vas a deshacer de la noche a la mañana. Sigue practicando la conciencia, observando cómo van y vienen tus sentimientos; sigue practicando notando sin involucrarte, construyendo el tú que no está definido por tus emociones. A medida que practiques, tu vida cambiará, y tú también.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies