Seleccionar página

Fuente: Laurenz Kleinheider/Unsplash

Muchas personas con TDAH se resignan a sentirse inadecuadas, asumiendo que siempre tendrán que trabajar el doble que aquellos con cerebros neurotípicos. Pero reformular esta historia es un cambio de juego. Cambiar su enfoque de sus luchas a lo que hace que su cerebro sea único puede revelar fortalezas de las que nunca se percató. Puede significar la diferencia entre trabajar contigo mismo en lugar de trabajar contra ti mismo.

Paso uno: Entiéndete a ti mismo

Si siempre ha pensado en su TDAH como un déficit, ¿por qué celebraría sus fortalezas? Pero haz una pausa en esa narración y mírate objetivamente a ti mismo. Realice una evaluación de personalidad como la Prueba de personalidad Typefinder gratuita, que se basa en Myers-Briggs. Imagina que estás leyendo sobre un amigo o conocido. En lugar de etiquetarte como tímido, considera cómo tu consideración reservada te ayuda a desarrollar conexiones profundas y significativas. En lugar de llamarse descuidado con los detalles, considere cómo su enfoque en las grandes ideas ha llevado a soluciones creativas. Aprecia las diferentes dimensiones de tu personalidad. Piense en las cosas en las que sobresalió de forma natural en la escuela, los pasatiempos que ama ahora o amaba cuando era más joven, y las cosas que lo iluminan. Cambia tu enfoque de tus debilidades a tus fortalezas.

Paso dos: Cuídate a ti mismo

Años de sentirse inadecuado pueden conducir a una constante sensación de urgencia. Si sientes que siempre estás atrasado, disminuir la velocidad parece imposible. Pero reducir la velocidad es, de hecho, esencial para el cerebro con TDAH. Contrarresta la impulsividad, te obliga a hacer una pausa y te da tiempo para procesar. Darte permiso para descansar y permitir que tu cerebro se desconecte aumentará tu capacidad para recuperar el enfoque. El cuidado personal no solo significa hacer cosas buenas por ti mismo de vez en cuando, sino permitirte realmente hacer lo que amas y entrar en un estado de flujo. Programar este tiempo en su día también ayudará a prevenir la distracción y la procrastinación. Si sabe que tiene tiempo reservado para su pasatiempo favorito, será mucho menos probable que se sienta tentado por él durante la jornada laboral. Incorporar el verdadero cuidado personal en su vida requiere mantener límites, priorizarse y darse tiempo y espacio para simplemente ser, todo lo cual puede ser difícil para las personas con TDAH. Pero la recompensa será una mayor capacidad para autorregularse, motivarse y concentrarse.

Paso tres: usa tus fortalezas

Ahora que comprende lo que lo hace único y la importancia de honrarse y cuidarse a sí mismo, considere formas de capitalizar sus fortalezas a diario. ¿Eres un extrovertido que pasa la mayor parte del día frente a una computadora? Tal vez pueda incorporar más reuniones o colaboración en su rol. ¿Eres naturalmente creativo pero pasas tu día siguiendo protocolos establecidos? Vea si puede haber oportunidades para resolver problemas o hacer una lluvia de ideas. Pregúntese cómo podría traer más de sus inclinaciones naturales a su vida actual. Y si algo se siente como una carga constante, considere cómo podría hacer menos diariamente.

Si bien es probable que se sienta poco natural concentrarse en sus fortalezas, puede ser la clave para vivir con más facilidad. Las investigaciones han demostrado que las personas con TDAH son excepcionalmente buenas en el pensamiento divergente, lo que a menudo conduce a nuevas ideas e innovaciones creativas. Aprovecha eso y los otros rasgos que te hacen ser quien eres. Date permiso para explorar tus fortalezas sin vergüenza. Cambiar su historia de esta manera puede ser la clave para sobresalir con el TDAH.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies