Seleccionar página

Guillaume de Germain / Unsplash

En lugar de evitar las emociones negativas, los psicólogos del desarrollo recomiendan practicar el coaching emocional.

Fuente: Guillaume de Germain / Unsplash

Las escenas emocionales son comunes para los cuidadores. Un niño se cayó y se raspó la rodilla. Una niña se protege los ojos de una escena de miedo en una película. Un niño pequeño se retuerce en el suelo después de escuchar que las galletas se han ido. Muchos padres bien intencionados responden: “Levántate, estás bien”, “No da miedo. No seas tan dramático ”, o“ Deja de enfurruñarte. Hay muchos otros bocadillos. «

Los padres quieren que sus hijos sean felices, lo que dificulta saber cómo lidiar con las emociones negativas. En lugar de tratar de evitarlos, los psicólogos del desarrollo recomiendan practicar el coaching emocional. Desafortunadamente, implementar estos principios es más fácil de decir que de hacer.

¿Qué es el coaching emocional y en qué se diferencia del rechazo de las emociones?

El coaching emocional es una técnica desarrollada por John Gottman que se utiliza para aumentar la inteligencia emocional en los niños. Las cinco etapas incluyen:

  • Sea consciente de las emociones de su hijo. Los padres que reciben asesoramiento emocional están en sintonía con las emociones de sus hijos. Notan el tono, las expresiones faciales y el lenguaje corporal que indican cómo se siente su hijo.
  • Reconozca la expresión de emociones de su hijo como un momento de intimidad y enseñanza. Las emociones fuertes no se ven como algo que se deba rechazar, cambiar o negar, sino algo que se debe explorar. A menudo, son los niños los que más aprenden sobre cómo lidiar con las emociones fuertes cuando se comportan peor.
  • Escuche con empatía y valide los sentimientos de su hijo. Una forma poderosa de calmar una emoción es permitir que se escuche y se reconozca. Trate de ver la situación a través de los ojos de su hijo y recuerde cuán real es la emoción para ellos. Conéctese con su emoción de manera personal. Por ejemplo, “Me siento frustrado cuando mi bocadillo favorito también se ha ido. Esto ayudará a su pequeño a ser más receptivo a aprender formas saludables de lidiar y expresar sus emociones. Como escribió el autor para padres LR Knost: “Las grandes conexiones se crean cuando las personas grandes se preocupan por las pequeñas cosas que les importan a las personas pequeñas. «
  • Ayude a su hijo a aprender a etiquetar sus emociones con palabras. El simple acto de verbalizar una emoción puede disminuir la excitación fisiológica. La dificultad para etiquetar las emociones está asociada a déficits en su regulación. Describe las emociones de los demás usando libros y medios, destacando pistas como expresión, postura, tono, etc. Su ejemplo diario de etiquetar sus propias emociones será un poderoso modelo a seguir para su hijo.
  • Ayude a su hijo a resolver problemas o afrontar situaciones perturbadoras con los límites adecuados. Reconozca que las emociones son distintas del comportamiento. Es saludable y normal que los seres humanos experimenten una amplia gama de emociones. Experimentar una emoción siempre es aceptable y debe reconocerse. Este es un comportamiento que no siempre es aceptable. Por ejemplo, los sentimientos de tristeza se pueden validar sacando suavemente una copa que está a punto de ser arrojada al otro lado de la habitación. Una vez que su hijo esté seguro y se hayan reconocido sus sentimientos, estará más abierto a la corrección. Describa sus sentimientos e inquietudes y permita que su hijo sea parte de la solución, si corresponde.
  • Los padres que rechazan las emociones intentan cambiar, negar o ignorar las emociones negativas. Pueden decir cosas como «Estás bien, déjalo ir», «No seas tonto, no hay necesidad de enfadarte» o «Estás exagerando, no te preocupes». Cuando un niño se siente triste pero se le dice que se siente mal, es probable que no esté seguro de su capacidad para reconocer sus propias emociones.

    Los niños cuyos padres rechazan las emociones aprenden que sus sentimientos deben reprimirse e ignorarse porque las emociones son malas. También es probable que rechacen las emociones de los demás. Pueden ignorar a un amigo herido, un hermano enojado o un compañero decepcionado, esperando que los demás simplemente «lo superen».

    David recto / Unsplash

    Los hijos de padres de asesores emocionales son más capaces de resolver problemas y poner los desafíos en perspectiva.

    Fuente: David Straight / Unsplash

    ¿Por qué utilizar el coaching emocional?

    Los padres educados por las emociones promueven la inteligencia emocional y social de sus hijos. Cuando un niño puede reconocer sus propias emociones y encontrar formas saludables de expresar sus emociones, también fomenta las expresiones emocionales de los demás. Los hijos de padres de asesores emocionales son más capaces de resolver problemas y poner los desafíos en perspectiva, en lugar de desanimarse sobre sí mismos o sus relaciones.

    Los investigadores encontraron que los niños de 4 a 5 años cuyos padres habían aprendido el entrenamiento emocional estaban mejor equipados para manejar tareas frustrantes con persistencia y entusiasmo. Otros estudios han demostrado que incluso los niños pequeños con trastorno de oposición desafiante o de entornos familiares riesgosos exhibieron un comportamiento menos perturbador y una mejor regulación de las emociones. También se han encontrado beneficios en las relaciones en la mitad de la niñez y la adolescencia para aliviar problemas de internalización como la depresión y la ansiedad.

    ¿Y si me hubieran criado con padres que rechazan las emociones?

    Los niños aprenden por imitación. Cuando usa un vocabulario emocional rico, verbaliza sus propias emociones y emplea estrategias de afrontamiento saludables, es probable que los niños lo imiten. Tus padres probablemente manejaron situaciones de la misma manera en que vieron a sus padres manejar situaciones similares. Probablemente se hayan transmitido algunos malos hábitos. Puede ser difícil implementar lo que nunca se ha modelado en usted.

    La buena noticia es que el coaching emocional es una habilidad que se puede desarrollar con la práctica como cualquier otra. No es necesaria una predisposición genética para convertirse en un padre entrenador emocional.

    Muestre bondad y autocompasión durante la transición. Ser paciente con los demás comienza con ser paciente contigo mismo. Todos los padres cometen errores y desearían haber manejado las emociones estresantes de manera más productiva en ocasiones. Estás aprendiendo.

    Exprese verbalmente su viaje con su familia y modele la autorreflexión. Asegúrese de disculparse, pedir perdón y restablecer las relaciones si es necesario. Tu ejemplo de crecimiento y humildad beneficiará a quienes te rodean.

    ¿Y si mi pareja no está a favor del coaching emocional?

    Veronique tait

    Su pareja puede ver la expresión emocional como mala, débil, innecesaria o difícil. A continuación, se indican algunos pasos para intentarlo.

    Fuente: Veronika Tait

    Su pareja puede ver la expresión emocional como mala, débil, innecesaria o difícil. Pueden ver las emociones negativas como una forma de manipulación que sus hijos usan para obtener lo que quieren. A continuación, se muestran algunos pasos para probar:

    • Modelo de coaching emocional. Esfuércese por practicar los cinco pasos con su pareja. Invite explícitamente a su pareja a compartir sus sentimientos con usted. Haga todo lo posible por no juzgar los sentimientos de su pareja y preste atención a su propia reacción.
    • Empezar a. Cuando tu pareja esté expresando emociones negativas, dirígete a ella en lugar de alejarte. Reconozca las ofertas de conexión de su pareja y esté completamente presente.
    • Fomente la reflexión. Enfatice que las emociones de su pareja a menudo indican una necesidad insatisfecha, al igual que los niños. Pídale a su pareja que piense en cuándo rechazaron sus emociones y cómo se sintieron. ¿Qué era importante para ellos cuando eran niños? ¿Qué es importante para su hijo y qué fue importante para su pareja mientras crecía?
    • Reconoce el progreso. Fomente cualquier esfuerzo de coaching emocional de su pareja. Señale los beneficios que ha visto en sus hijos desde que practicaron el coaching emocional. Quizás sus hijos se las arreglen mejor cuando les digan «no» o sean más compasivos con sus amigos y compañeros cuando expresan emociones fuertes.
    • Busque ayuda cuando la necesite. Puede ser útil discutir sus objetivos con un consejero y encontrar formas saludables de navegar por diferentes estilos emocionales.

    Lecturas esenciales para la crianza de los hijos

    Hay muchos otros obstáculos que pueden impedirle convertirse en el padre entrenador emocional que espera ser. Es posible que tenga varios hijos, una agenda ocupada, estrés financiero, etc. Haz tu mejor esfuerzo con las herramientas que tienes y pide ayuda cuando la necesites.

    No existe un padre perfecto. Como dijo LR Knost: “Al final del día, no se pregunte si ha hecho todo bien. Pregúntese qué aprendió y cuánto le gustó, luego amplíe su respuesta. Es una paternidad perfecta.