Seleccionar página

Fuente: Imagen de annawaldl de Pixabay

Cuando salí ayer para sentarme en mi lugar de meditación favorito, me sorprendí cuando noté que dos hermosos arbustos que habíamos plantado el año pasado y que habían estado prosperando el mes pasado ahora se estaban marchitando, sus hojas se habían marchitado y se estaban volviendo marrones. No sé cómo me perdí de ver esto ya que estoy aquí todo el tiempo, sin embargo, de alguna manera, debido a que están escondidos más atrás que algunos de los otros arbustos, debo haber pasado por alto y no haberlos notado durante bastante tiempo. Gracias a Dios, el agua de mi manguera de vez en cuando a lo largo del día pudo revivirlos, es increíble verlos volver a la vida con la nutrición adecuada.

Y, sin embargo, ¿con qué frecuencia sucede esto con nosotros mismos? Con qué frecuencia no prestamos atención a nuestras propias necesidades de reposición, de “alimentación” de un tipo u otro, y pueden pasar días, semanas y, a veces, meses o más antes de que nos demos cuenta de lo que ha sucedido. Podríamos agotarnos, perder la sensación de vitalidad o energía, sentirnos agotados por los efectos acumulativos del estrés o sentirnos desconectados de las cosas que antes nos animaban.

Cómo puede ayudar la conciencia plena

Una de las cosas que he encontrado tan útiles sobre la práctica de la atención plena es que no solo estamos cultivando un cierto tipo de atención en el cojín, sino que nos estamos entrenando para llevar esta atención a nuestro día a día para que podamos. comenzamos a ver más claramente en nuestras vidas. Mindfulness nos invita a prestar atención para que podamos notar qué hábitos mentales y conductuales se interponen en el camino de nuestro bienestar, y para que podamos movernos intencionalmente (a menudo en pequeños pasos), momento a momento, “hacia la dirección de mayor bienestar”. facilidad de bienestar.”

Ya sea que medites o no, quiero ofrecerte una práctica simple para ver qué tipo de alimento necesita tu «vida interior». Combina aprender a prestar atención con la intención de moverse en la dirección del bienestar. Está inspirado en la práctica de la conciencia plena y también en lo que el psicólogo Rick Hanson llama “asimilar lo bueno”.

Primera parte: ¿Cómo te va ahí dentro?

A menudo me gustaba la atención plena a la herramienta de una linterna. Necesitamos una linterna porque no podemos cambiar lo que no vemos. Si recordamos llevar la «linterna» de la conciencia plena con nosotros durante todo el día, y la encendemos de vez en cuando, ilumina lo que está justo frente a nosotros que de otro modo podríamos perder en el ajetreo del piloto automático del día y la mente errante natural que todos experimentamos, atrapados en nuestros flujos de pensamientos mentales.

Una de las cosas a las que podemos prestar atención cuando recordamos encender la linterna es «¿cómo estamos ahí dentro?», ¿dentro de este cuerpo-mente-corazón nuestro? Podemos verificar de vez en cuando, la forma en que mis plantas necesitaban que lo hiciera, para notar lo que podríamos necesitar y cómo podríamos orientarnos continuamente hacia la facilidad del bienestar. A medida que repase estas preguntas, en la segunda parte tendrá la oportunidad de considerar: ¿Qué podría hacer hoy y qué podría hacer esta semana y este mes que podría ser útil?

Las siguientes son algunas sugerencias para enfocar su linterna y ver lo que hay aquí, pero siéntase libre de crear su propia lista:

Yo físico: ¿Cómo se siente tu cuerpo? ¿Necesita algo de estiramiento, movimiento, relajación, algo para energizarse? ¿Su cuerpo está recibiendo el tipo correcto de «combustible» que necesita?

Yo emocional: ¿Cómo te sientes? ¿Puedes nombrar las emociones que están presentes? ¿Necesita conexión, apoyo, tiempo a solas? ¿Hay algo que le molesta y que se solucionaría con la resolución de problemas, la búsqueda de consejos, el diario, el dejarse llevar?

Yo creativo: ¿Cuándo fue la última vez que te nutriste creativamente? Sea curioso sobre cómo trae la creatividad a su vida y de qué manera lo anima (p. ej., cocinando nuevas comidas, creando algo con sus manos, diseñando un jardín, tejiendo un suéter, creando ideas en el trabajo).

Yo espiritual: ¿Qué le da significado y propósito a tu vida más allá de ti mismo y te has conectado con esto últimamente (por ejemplo, ayudar a otros, contribuir de alguna manera, encontrar lo sagrado en lo cotidiano, sentir asombro en la naturaleza)?

Yo conductual: ¿Puedes notar qué comportamientos has tenido recientemente y cómo te han funcionado? (p. ej., demasiadas trasnochadas afectaron mi estado de ánimo hoy; la elección del desayuno me dejó con un bajón de azúcar; di una caminata corta en el almuerzo que fue energizante).

Segunda parte: Avanzando en la dirección del bienestar

Una vez que haga un registro consciente como se indicó anteriormente, vea si puede identificar qué tipo de alimento necesita más (simplemente elija una cosa y comience poco a poco). Rick Hanson enseña la importancia de no solo notar las experiencias beneficiosas, sino tomarlas como una sensación sentida en el cuerpo para “enriquecerlas y absorberlas”. Pienso en esto como la diferencia entre ver una comida maravillosa en la mesa y comérsela; a menos que te sientes y lo tomes en tu cuerpo, no te nutrirá.

Prueba esto:

Con cualquier cosa que hayas elegido y que necesites:

1 – Busque lo que ya está aquí en su día que podría perderse/no ver o no acceder por completo. Por ejemplo, si necesita relajarse, tal vez haya momentos para relajarse o recargar energías mientras conduce a casa desde el trabajo (algo que ya está haciendo) poniendo regularmente su música favorita o podcasts inspiradores. O si necesita conectarse con el mundo natural, tal vez pase junto a algunas plantas hermosas cada mañana y haga una pausa y saboree esta experiencia, descubriendo qué cambia día a día. Tal vez haya interacciones a lo largo del día que impliquen intercambios afectuosos y podrían ser oportunidades para sentir conexión con los demás si lo percibe como tal. Tómese un tiempo para enriquecer esas experiencias permaneciendo con ellas y dejándolas asimilar. (No solo mires la comida, ¡cómela con atención!)

2 – Busque formas de tomar pequeños pasos de acción para que lo ayuden a experimentar la «nutrición» que necesita. Por ejemplo, si necesita más movimiento, ¿qué sería diferente en su día si pasara cinco o diez minutos después de despertarse para hacer estiramientos suaves, meditación o caminar al aire libre? Si necesita creatividad, ¿qué pasaría si le diera un poco de chispa a su día deteniéndose en un puesto de granja local y creando una receta divertida con lo que compró, o decidiera sacar su bloc de dibujo después de la cena en lugar de ver la televisión como de costumbre? Si notas que esas trasnochadas no te han servido, tal vez tomes la decisión de relajarte con una taza de té y acostarte temprano esta noche y ver cómo te sientes. Vea si se le ocurre algo pequeño que pueda hacer todos los días, algo un poco más grande que pueda hacer durante la semana y tal vez algo que pueda planificar para el próximo mes que alimente la necesidad en la que ha elegido enfocarse.

Nuestras elecciones y acciones no tienen por qué ser trascendentales, pero cuando se hacen con intención y conciencia, podemos comenzar a nutrir las partes necesarias de nosotros mismos para que vuelvan a la vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies