Seleccionar página

Ya sea que lo hayas visto venir o no, la sensación es la misma: estás devastado. Jadeas ante tu vulnerabilidad y te preguntas: «¿Por qué sucedió esto?» «

La vida se prepara para tantas pruebas: dolor, enfermedad, herida, muerte, abandono. Si bien podemos compartir experiencias similares, cada dolor es personal. No importa cuántas veces la gente bien intencionada diga: «Lo entendemos», no es así. Incluso puede culparlos por intentarlo.

Como psicoterapeuta, he conocido a muchas personas heridas. Soy testigo de su dolor y hago todo lo posible para hacerle espacio. Incluso cuando gritan: “¿Por qué sucedió esto? Trato de no permitirme la comodidad reactiva. Los consejos o las respuestas rápidas siempre parecen incorrectos, incluso insultantes, cuando alguien está profundamente herido.

Sufriendo como maestro

Después de casi 25 años de practicar la psicoterapia, esto es lo que he aprendido: cuando la vida te deja boquiabierto, no te levantes de inmediato. Al igual que ocurre con los tropiezos y las caídas, siente la necesidad de levantarse y empezar a moverse de nuevo. Pero ignorar una lesión grave solo empeorará las cosas. El dolor exige atención; tiene que ser reconocido y adoptado antes de que pueda seguir adelante.

La historia de Amanda

Cuando conocí a Amanda, acababa de sufrir una de las peores heridas: la muerte de su pequeño hijo. Durante semanas, en sesiones individuales, se sentó en silencio, distante y estoica. “Las lágrimas no traerán de vuelta a mi hija”, dijo enfáticamente, mientras continuaba trabajando en un trabajo financiero que quería y evitaba su dolor.

Cuando le pedí que asistiera a uno de mis grupos de adultos, se rió de «Inútil». Pero, con un pequeño empujón, estuvo de acuerdo. «Lo haré por ti», suspiró, «pero es una pérdida de tiempo».

En su primera sesión de grupo, cuando se le preguntó por qué estaba en terapia, expiró y respondió: «Mi hija … ella … mi hija …».

De repente, Amanda no pudo hablar. Ella no pudo encontrar las palabras. Luchó por tragarse su dolor y reprimir sus lágrimas.

“Fue un error venir aquí. Lo siento.»

Cuando se puso de pie y reunió su derecho para irse, una mujer intuitiva extendió su mano y dijo, cálidamente:

“Yo también perdí a un hijo.

De repente, Amanda se echó hacia atrás en su asiento y dejó que sus lágrimas cayeran. Lloró largo y tendido, sin aliento mientras el grupo le hacía espacio para su dolor. En las semanas siguientes, esperaba con interés las sesiones de grupo. Poco a poco, con la ayuda del grupo, se dio cuenta de que la mejor manera de honrar a su hija era encontrar una nueva forma de abrazar la vida.

Qué hacer después de haber sido herido emocionalmente

Me cuento entre los corazones rotos. He cuidado a los moribundos, he perdido seres queridos, he sufrido dolor. Lloré solo en la calle, en mi oficina, a veces con amigos y familiares, a veces con pacientes. Traté de esquivar la angustia pero, como todos los demás, finalmente me encontró. Es una de las certezas crueles de la vida.

Cómo apoyar su proceso de curación

1. Honre su dolor. Evitar el dolor lo aumenta. Para sanar, debes atravesar la puerta del duelo. Las heridas emocionales están más allá de la «tristeza»; se sienten en lo más profundo de tu ser. Honra tu dolor; no huyas de ella. Desconéctese, reserve tiempo para pensar y permítase llorar. Si personas bien intencionadas te están presionando para que «lo superes», ignóralas. El tiempo y la paciencia son la clave de la recuperación. Rodéate de amigos que entiendan esto.

2. Extienda la mano. Estar solo es parte de la curación, pero largos períodos de aislamiento no son saludables. El dolor profundo siempre saca a relucir demonios personales, como culparse a sí mismo, aceptar la victimización o la amargura. Tales elecciones engendran trampas, no libertad. Comuníquese con sus amigos, encuentre grupos de apoyo o programas de doce pasos, busque consuelo en la oración, la meditación o la filosofía, lo que sea que le brinde tranquilidad. En lugar de soñar con un milagro, crea uno.

3. Tómate un descanso. Es importante tomarse un descanso de su dolor y participar en una compartimentación saludable. Todos encuentran alivio de diferentes maneras. Algunos encuentran actividades creativas como la escritura, la lectura, la música, el arte o el cine. Otros lo encuentran en movimiento como bailar, caminar, dar largos paseos, etc. Elige una tarea que te permita escapar entrando en otra realidad, aunque sea solo por unos momentos. No se preocupe, su dolor lo estará esperando cuando regrese, pero estará mejor fortalecido, descansado y listo para enfrentarlo.

4. Aprenda de ello. Escuché que el camino hacia la sabiduría está pavimentado con sufrimiento. Reflexionar, explorar y meditar, sin autoataques ni culpas, te abre a una mayor comprensión y compasión por ti mismo y los demás. Una actitud de aprendizaje te ayudará a descubrir el valor de la experiencia. También puede descubrir una nueva y curiosa libertad: recuperarse de un trauma emocional o del dolor lo hace más fuerte, más sabio y más resistente.

5. Continuar. Algunas personas permiten que el sufrimiento las defina, las moldee y, en última instancia, les robe la vida. Hace muchos años, me invitaron a asistir a una boda entre dos viudas de 90 años. Todos los que asistieron quedaron profundamente conmovidos, no por el servicio, sino por el espíritu de la pareja de seguir viviendo. Después de darse tiempo para llorar, pedir apoyo a los demás y dejar espacio para su recuperación, debe tomar una decisión: ¿dejará que el dolor emocional lo frene o decidirá hacerlo? ¿nueva dirección?

Años después de completar su terapia de grupo, Amanda me llamó para ponerme al día sobre su vida. Dejó su trabajo en el banco y obtuvo un título en educación infantil. Trabajó en la escuela primaria a la que tenía que asistir su hija antes de morir. Cuando le pregunté a Amanda cómo se sentía, ella simplemente respondió: “Todavía la extraño. Pero ahora tengo tantos niños que cuidar. Me gusta imaginar que mi hija, esté donde esté, está muy orgullosa de su mamá.

Para obtener más información, visite mi sitio web.

Imagen de Facebook: Syda Productions / Shutterstock