Seleccionar página

Supongamos que alguien se disculpa por el daño que le ha causado, y eso no sucede «con los pies en la tierra». Tal vez no suene del todo sincero, o tenga la vaga sensación de que la persona que lo entrega solo quiere terminar, pero aún no está listo para seguir adelante. O tal vez se les ocurra una de estas formas notoriamente malas de redimirse:

  • Una declaración que contiene un «pero» («Lo siento, pero …») invalida la disculpa.
  • Del mismo modo, «si» («Lo siento si …») sugiere que es posible que su lesión no haya ocurrido.
  • Una formulación vaga («por lo que pasó») no toma en cuenta la responsabilidad personal.
  • La voz pasiva («el error que te afectó») también es una pérdida de responsabilidad.
  • Demasiadas palabras, explicaciones y justificaciones abarrotan la mesa.

Mientras escribo esto, estoy luchando con el término «disculpas falsas» porque, por supuesto, nadie puede saber con certeza lo que hay en el corazón de otra persona. Pero si usted es el destinatario, de alguna manera tiene que decidir si acepta o no una disculpa, lo cual es difícil de hacer si se siente incómodo y desconfiado y no puede hacer todo, pero no diga si son genuinas.

Para empezar, unas pocas palabras de arrepentimiento no suelen tener el peso suficiente para generar (o reconstruir) la confianza. Las palabras «lo siento» no son un hechizo mágico que instantáneamente inspira fe en alguien. Si no está interesado en arreglar la relación en cuestión, no tiene que preocuparse por si el intento de disculpa es genuino. Solo sigue adelante.

Pero, si hay algo de confianza entre ustedes, probablemente no querrá darse por vencido tan fácilmente. Si valoras la relación, debes considerar si la disculpa es un intento de manipularte y distorsionar los sentimientos de arrepentimiento. La pregunta aquí se refiere a las motivaciones de la persona. (Discutiremos otros tipos de excusas inadecuadas a continuación).

La disculpa potencial podría ser menos que sincera de muchas maneras:

Foto de Toa Heftiba en Unsplash

Fuente: Foto de Toa Heftiba en Unsplash

  • Dice las palabras correctas, pero son pro forma (actuando según sea necesario, pero en ausencia de un sentimiento real por el daño que ha causado).
  • Ella solo quiere que el problema que creó desaparezca (pero no le importa que su herida se cure).
  • Quiere evitar las consecuencias negativas de las acciones hirientes o la inacción (en lugar de querer responsabilizarse de ellas).
  • No creen que sean responsables, pero quieren ‘crédito’ interpersonal por hacer las paces (poniéndote en la posición de ser el que está causando el problema, por ejemplo, «Dije que lo siento. ¿Por qué guardas rencor?» ).
  • Ella cree que ha hecho algo mal y está preocupada por su propia culpa y solo quiere aliviarla (en lugar de curar su dolor o reparar la relación).

En su forma actual, todos estos enfoques están condenados al fracaso. A menos que mejoren drásticamente, usted no se curará y la relación no se arreglará.

Siempre puede negarse a aceptar una disculpa inadecuada. Es tu prerrogativa.

Pero, si te preocupas por la persona y quieres mantener la relación, probablemente quieras estar seguro de que la persona es sincera. ¿Y si el intento de disculpa fuera lo que podría llamar tonto pero bien intencionado? Muchas excusas potenciales caen en sus rostros, no por falta de sinceridad, sino porque simplemente no saben cómo.

¿Cómo puedes decir la diferencia?

Mi sugerencia: para saber si escucha su “lo siento”, déle una segunda oportunidad para que lo haga bien y vea qué pasa. Por supuesto, la clave aquí es que tienes que saber cuál sería una disculpa eficaz, para saber qué pedir.

Una buena excusa

Decir «lo siento» rara vez es la primera parte de una buena excusa. Antes de decir algo, la otra persona debe comprender su dolor. Por lo general, eso significa escuchar. Así que pídale que dé un paso atrás y déjelo hablar sobre su experiencia con la lesión, cómo su comportamiento le afectó.

En este primer paso, nada de la persona que se disculpa es relevante: ni sus buenas intenciones, buen carácter, historia de bondad, etc. Si ella no está interesada o no quiere escucharte, has descubierto la superficialidad de sus arrepentimientos. Sus disculpas seguirán siendo parciales e ineficaces. Si ella puede participar en un intento real de comprensión, usted está en el camino correcto hacia una reparación real.

Lecturas esenciales para el perdón

¡Pero este es solo el primer paso! Hay cuatro cosas que deben suceder para que una disculpa sea real y efectiva. Cada uno es necesario y ninguno es suficiente por sí solo. Si usted y su candidato a la excusa atraviesan este proceso juntos, su relación no solo se recuperará de esta lesión; será más fuerte.

El segundo paso, hacer una declaración sincera de responsabilidad y empatía, es mucho más fácil si se ha dado el primer paso y mucho más convincente. No obstante, todavía hay varias formas reveladoras de que el segundo paso salga mal, algunas de las cuales aparecen al comienzo de esta columna. En mi experiencia, la mayoría de la gente necesita practicar estas habilidades. Si su excusador ha llegado tan lejos con usted, probablemente sienta un esfuerzo de buena voluntad; no obstante, su relación se beneficiará de tener altos estándares para este paso.

El tercer paso requiere que la persona haga una restitución, es decir, que repare el daño o el daño. En las relaciones, estos remedios pueden tomar la forma de una «recuperación», una oportunidad para corregir lo que la persona salió mal la primera vez. Muchas veces, una idea de lo que se debe hacer se logra trabajando con usted. Para hacerlo bien, una persona debe poner en práctica sus palabras o intenciones. La renuencia a intentarlo de nuevo o estirarse de esta manera es otra señal de que su excusador no está realmente interesado en ofrecer una disculpa completa.

Pero el cuarto paso, asegurarse de que esto no vuelva a suceder, es el pudín que tiene la prueba. Para ser un excusador confiable, la persona debe cambiar sus hábitos o las condiciones que llevaron al problema original. Las buenas intenciones, o una confesión en ese sentido, son fáciles, pero rara vez lo suficiente. Se necesitará tiempo para ver si se ha producido un cambio real, pero un plan convincente le ayudará a mantenerse motivado para que suceda.

Hacer su camino a través de este proceso requiere mucha energía para ambos, y solo se vuelve completamente evidente con el tiempo. Pero si tu excusador sigue estos cuatro pasos, te convencerá de su sinceridad. Ésta es la única forma de estar seguro.

Imagen de Facebook: OlgaLucky / Shutterstock