Seleccionar página

Lo más fácil del mundo es influir negativamente en las personas. Ya sea que sea una pareja íntima, un compañero de trabajo, un defensor social o un político, todo lo que necesita hacer es actuar con superioridad. No importa si tiene razón en los hechos; si suena arrogante, su influencia será negativa y sus esfuerzos serán contraproducentes.

Para influir positivamente en alguien, especialmente en sus seres queridos, no puede simplemente relacionar hechos. Por un lado, la mayoría de los hechos están abiertos a una variedad de interpretaciones, y las interpretaciones están sujetas a múltiples sesgos cognitivos. Confiando únicamente en hechos, sonará manipulador, con una agenda oculta. Para influir positivamente en los seres queridos, debe demostrar que se preocupa por lo que piensan y sienten y contar una historia coherente, basada en lo que ya creen, enraizada en sus valores humanos y en sus esperanzas.

Los terapeutas están en el negocio de influir positivamente en las personas, es decir, actuar auténticamente en sus mejores intereses a largo plazo. La mayoría de nosotros aprendemos temprano en nuestras carreras que no podemos hacerlo con hechos o hallazgos de investigación. Lo aprendí por las malas en la década de 1980, en mi primer año de práctica con agresores de violencia doméstica. Al menos con ellos, el hecho de que pudieran ir a la cárcel tuvo utilidad en el inicio del tratamiento. Pero el cambio positivo no ocurrió hasta que internalizaron una historia coherente de un futuro mejor.

Una vez que identifiqué los precursores de la violencia y cambié mi especialidad de práctica al resentimiento crónico, la ira y el abuso emocional, se hizo evidente la necesidad de una mayor habilidad para ayudar a los clientes a comportarse en su mejor interés a largo plazo.

En contra de los estereotipos populares sobre las parejas emocionalmente abusivas como narcisistas, los cientos que he tratado realmente querían ser mejores parejas. La clave para un tratamiento exitoso no radica en etiquetar su comportamiento, por muy fundamentadas que puedan estar las etiquetas. La clave para una mejora duradera es unirse a la creencia generalmente oculta de que quieren ser mejores socios, apelando a sus valores humanos e inculcando la esperanza de que pueden ser mejores socios.

Por supuesto, rara vez llegan al tratamiento preguntando cómo pueden ser mejores compañeros. En estos días, para ahorrar dinero y tiempo, salgo y les pregunto:

¿Te gustaría tener una mejor relación?

La mayoría dice que lo harían, lo que generalmente implica que es una pregunta estúpidamente obvia. Entonces pregunto:

¿Cómo crees que debes comportarte para tener la relación que más deseas tener?

La mayoría responde que quiere comportarse con integridad. La definición de integridad de Webster es “Adhesión firme a un código de valores especialmente morales o artísticos”. Nunca he visto una relación feliz que no fuera moral o una relación infeliz que no fuera menos que moral.

La corrupción de la “integridad”

Mis clientes no usan la palabra para referirse a lo que significa el diccionario. No se refieren a la moralidad sino a la devoción indivisa a sus egos: cómo prefieren pensar en sí mismos y cómo exigen que sus parejas los consideren. Al comienzo de sus relaciones, la mayoría trató de influir positivamente en sus parejas, a través del aprecio, el apoyo y el afecto. Pero eso es inconsistente con las preocupaciones egoístas del ego, que pronto se hizo cargo de la relación con el pretexto de «satisfacer mis necesidades».

Por un tiempo, los socios pueden ceder a las demandas del ego para evitar discusiones, pero eventualmente se defienden. Los abusadores se resienten profundamente cuando sus parejas dejan de ceder. A medida que el resentimiento se vuelve crónico, los arrebatos de ira, las críticas y los tratos silenciosos se convierten en abuso emocional.

La historia coherente

La fórmula del cambio debe basarse en lo que ya creen, específicamente que son víctimas injustamente acusadas, mal etiquetadas, subestimadas y faltadas al respeto. Debajo de la máscara del ego, sufren.

Recuerde las famosas palabras de Buda (traducidas aproximadamente):

Sólo enseño dos cosas, el hecho del sufrimiento y el fin del sufrimiento.

Deben aprender que están sufriendo y que sus percepciones y egos causan su sufrimiento. Actuar sobre sus valores más humanos alivia su sufrimiento y abre un camino para hacer realidad sus esperanzas de mejores relaciones. La integridad de los valores debe desplazar la integridad del ego.

Aunque los valores son más centrales para el sentido del yo, las disputas del ego suelen ser más intensas que los desacuerdos de valores. El ego nos protege de sentimientos vulnerables, como la tristeza, la culpa, la vergüenza o la especie híbrida de la vergüenza: el miedo a equivocarse. No podemos darnos el lujo de protegernos de la culpa, la vergüenza y la tristeza; nos impulsan a comportarnos de acuerdo con valores más profundos para que nos sintamos siempre auténticos, lo que se siente mejor que insistir en que tenemos razón. Si no socavamos las motivaciones de las emociones vulnerables culpándolas a los demás, sirven como señales de corrección para ser fieles a nuestro ser más profundo.

Las parejas impulsadas por el ego se sienten con derecho a castigar el desacuerdo reteniendo el afecto, la compasión y la bondad. Pero se sienten liberados cuando actúan sobre las motivaciones de la tristeza, la culpa y la vergüenza para convertirse en mejores compañeros.

haciendo ejercicio

Desarrolle una historia coherente sobre la relación que desea tener, una de integridad, basada en valores humanos. La siguiente es una guía.

Enumere los tres activos más importantes que su pareja aporta a su relación. (Ejemplo: sensible a los demás, generoso, cariñoso)

  • Enumere las que considera que son las tres cualidades más importantes sobre usted como socio. (Ejemplo: cariñoso, respetuoso, compasivo)

  • Enumere tres formas en las que le gustaría mejorar como socio. (Ejemplo: ser más comprometido, más positivo y más consciente de los buenos momentos)

  • Haz una lista de las cinco cosas que más aprecias de tu relación. (Ejemplo: compañerismo, diversión, sensualidad, vitalidad, seguridad)

  • Enumere cinco comportamientos que necesita hacer menos para tener la relación que más desea. (Ejemplo: sea menos crítico, defensivo, exigente, reservado, egoísta)

  • Construya una historia coherente sobre su relación utilizando los 19 elementos que enumeró anteriormente.

    (Ejemplo: Mi relación me brinda diversión, sensualidad, vitalidad, seguridad y compañerismo. Mi pareja es sensible, generosa y cariñosa. Ella merece que trabaje duro para ser amorosa, respetuosa y compasiva. Mi relación es lo suficientemente importante para Me esforzaré por ser más comprometido, positivo y agradecido por los buenos momentos. Eliminaré las críticas enfocándome en mejorar, la defensiva tratando de entender la perspectiva de mi pareja, exigiendo dando lo que quiero recibir, reteniendo disfrutando de la generosidad. espíritu y egoísmo al reconocer que mi pareja importa tanto como yo).

    Tenga en cuenta que para influir positivamente en su pareja, primero debe contarse una historia coherente, basada en sus creencias más profundas, valores humanos y esperanzas. Es probable que el cambio en tu comportamiento emocional influya positivamente en tu pareja, sin que tengas que decir una palabra.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies