Seleccionar página

El nuevo amor es frágil y resistente. Las parejas en las etapas iniciales de una relación íntima al mismo tiempo caminan sobre cáscaras de huevo y se mantienen totalmente comprometidas con la felicidad del otro. Se preguntan constantemente: «¿Será simplemente una aventura maravillosa o se convertirá en una relación exitosa a largo plazo?»

Las personas con experiencia en citas saben que la mejor manera de vivir ese momento impredecible de incertidumbre es dar lo mejor de sí en la relación y dejar que el resultado crezca a partir de la experiencia. Sin embargo, es humano estar simultáneamente apegado a donde se dirige la relación.

En las más de cuatro décadas que he trabajado con parejas, he aprendido a identificar los indicadores de si una relación es una aventura a corto plazo o está evolucionando hacia un compromiso a largo plazo. Si los socios pueden ver cómo se materializa cada camino con el tiempo, pueden saber mejor qué esperar y cómo quieren proceder.

Estas son las siete transformaciones más comunes que veo en las relaciones encaminadas al éxito a largo plazo.

1.) Comodidad

No estoy hablando de la comodidad del “zapato viejo”. Cuando los socios de la relación se sienten más cómodos el uno con el otro con respeto y autenticidad, sienten una facilidad creciente y notable en la compañía del otro, un tipo de seguridad que no es indulgente ni perezosa. Es como si a ambos miembros de la pareja les gustara más y más el otro con el tiempo.

Se mezclan fácilmente en uno y se separan con la misma facilidad. Participan voluntariamente en las experiencias de los demás, pero no quedan atrapados en ellas. Todavía tienen un apego y un compromiso evidentes el uno con el otro, pero de ninguna manera son propiedad de las necesidades del otro. Pueden decir «no» o «sí» a las solicitudes sin temor a que se perciba que las rechazan.

2.) Las pequeñas disputas disminuyen

A medida que la mayoría de las relaciones emergen de sus apasionados primeros meses, a menudo comienzan a encontrar pequeñas fallas en el otro y se enfocan más en satisfacer sus necesidades. Uno de los predictores más comunes de una relación al final es el aumento de esos desafíos repetitivos e irritantes que no se resuelven.

Esas interacciones repetitivas y sin sentido disminuyen en relaciones que avanzan hacia un compromiso más profundo. Se reemplazan por la búsqueda de soluciones y compromisos que aseguren que ambos socios sientan que sus necesidades son escuchadas y respetadas.

3) Aumentos de perspectiva: las soluciones a corto plazo no destruyen los objetivos a largo plazo

La mayoría de las personas en nuevas relaciones quieren satisfacer todas las necesidades del otro y se sienten seguras de que sus necesidades también serán satisfechas. En las gargantas de la generosidad lujuriosa y apasionada, presionan para dar y recibir demasiado por adelantado, sin darse cuenta de que su urgente necesidad de seguridad puede ser contraproducente para las metas a largo plazo que desean.

Las grandes relaciones emergen de momentos no amenazantes de fácil negociación, entrelazando objetivos actuales y futuros. Están libres de la urgencia o del enfoque en el resultado y confían en que si hacen bien el presente, el futuro será como debe ser.

4.) Emerge la caballerosidad: el tipo de amor que nunca lleva la cuenta

La mayoría de los comportamientos de dar tienen expectativas comprensibles de reciprocidad. Se espera tiempo, energía, devoción y sacrificio de ambas partes en diferentes momentos y de diferentes maneras. Ambos socios tienen que sentir, con el tiempo, que el intercambio de donaciones será justo. Realmente no importa cuál sea la agenda en ese momento.

Si las personas a veces dan para recibir, dan para asegurar el dar recíproco más adelante, dan para sentirse bien consigo mismas, dan porque las necesidades de la otra parte son apremiantes, o simplemente dan porque hay amplias reservas para hacerlo más fácil.

La caballerosidad, por otro lado, es dar porque es lo correcto, independientemente de la justicia. Ambos socios saben que ninguno de los dos aprovecharía jamás ese recurso. Dan desinteresadamente en esos momentos porque es lo correcto y comparten esa ética.

5.) Aumentar la seguridad en la exploración de problemas dolorosos actuales o pasados

Cuando veo parejas que avanzan hacia una relación genuina a largo plazo, siempre me impresiona la forma en que comienzan a compartir su pasado, se abren cada vez más profundamente sobre experiencias que tal vez nunca hayan compartido con nadie y reciben la confianza, la empatía y la interés que les hace seguir profundizando.

Hablan sobre los miedos actuales y los sueños futuros, sintiéndose lo suficientemente seguros como para explorar formas que nunca antes habían tenido. Esencialmente, se hacen espacio el uno al otro sin prejuicios ni condenas, incluso si no entienden o siempre están de acuerdo. La ternura se expande y los juicios disminuyen.

6.) Las comparaciones y los contrastes con otras relaciones disminuyen

Es natural que las personas en nuevas relaciones las comparen con las del pasado y lo que podrían desear en el futuro. A medida que las relaciones se vuelven más devotas, esos pensamientos disminuyen.

No es que siempre haya alguien que pueda parecer mejor en otro momento, pero los socios en estas relaciones amorosas profundas saben el valor de lo que han encontrado y lo que están experimentando y se enfocan en lo que tienen, en lugar de lo que tienen. Está perdido. Pueden experimentar la libertad dentro de su compromiso elegido, sin preocuparse por ser abandonados o rechazados simplemente porque alguien más pueda parecer mejor en el momento.

Han logrado el aspecto más significativo del amor verdadero, el compromiso con la felicidad de su pareja con o sin ellos. Ese tipo de libertad dentro del compromiso es el indicador más significativo de una relación que no falla.

7.) Reconocimiento y aceptación de lo que es poco probable que cambie y enfoque en lo que puede

A medida que una relación se convierte en una asociación exitosa a largo plazo, ambos socios se conocen lo suficientemente profundo como para no buscar cambios improbables y se sienten agradecidos por lo que pueden cambiar el uno en el otro. Son catalizadores de las necesidades de crecimiento personal de cada uno y están en los rincones del otro.

Debido a que la autenticidad está tan arraigada, pueden apreciar las frustraciones de la otra pareja y apoyarlos en sus esfuerzos por cambiar todo lo que puedan. Los repetidos intentos de hacer que el otro sea alguien que no es disminuyen drásticamente, reemplazados por el consuelo de saber que la persona más querida en el mundo está de tu lado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies