Seleccionar página

Fuente: Ashkan Forouzani/unsplash

por Rongchang «Jay» Ji y Ye Zhang Pogue

El odio étnico existe en casi todas las culturas. La historia de algunos odios puede remontarse a cientos o incluso miles de años. Como personas que crecen en China, encontramos que la relación entre los chinos Han y los manchúes no es convencional.

La etnia mayoritaria en China es Han. Sin embargo, es posible que muchos no sepan que la clase dominante de varias dinastías eran minorías étnicas. La dinastía Qing, la última dinastía imperial de China, fue gobernada por los manchúes. Durante la era Qing, los Han fueron objeto de una brutal persecución, incluida la eliminación de las tradiciones Han, la persecución de los eruditos e incluso masacres. Esta opresión fue llevada a cabo por soldados de etnia manchú. La sabiduría convencional supondría que el pueblo Han de hoy debería albergar resentimiento hacia los manchúes. La realidad es la opuesta: hay cientos de dramas que glorifican a la dinastía Qing y elogian a varios emperadores Qing como gobernantes sabios.

Curiosamente, también hay muchos más dramas televisivos ambientados en la dinastía Qing que en las dinastías Tang o Han, que fueron gobernadas por los Han. Los dramas Qing también son más populares que los dramas ambientados en otras dinastías. Un drama llamado Princess Huan Zhu se mostró en varios canales de televisión durante más de una década. Dramas como este fueron escritos y dirigidos casi en su totalidad por chinos Han. Y como fue el caso en la historia, el pueblo Han está subordinado a los manchúes en estos espectáculos. Sin embargo, tanto los artistas como el público disfrutan de los espectáculos.

Es interesante explorar las razones psicológicas y sociales detrás de este fenómeno.

En primer lugar, la educación juega un papel importante. La investigación ha encontrado que el pueblo Han solía odiar a los manchúes durante la Revolución Cultural de China (1966-1976), porque el Partido Comunista etiquetó a los manchúes como una clase enemiga opresiva. Más tarde, el gobierno retrató a los manchúes como un grupo étnico importante en China, no como opresores, sino como nuestro propio pueblo. En los libros de texto chinos, todas las críticas a las atrocidades que sucedieron durante la dinastía Qing están dirigidas al gobierno Qing, no al pueblo. Cuando se discuten figuras históricas manchúes importantes, se discuten de manera similar a como se discuten las figuras Han. Como resultado, al considerar a los manchúes, es menos probable que la gente Han los vea como el «otro».

En segundo lugar, existe un sentimiento de continuidad y relevancia cultural. Para mantener el poder, el gobierno Qing adoptó las tradiciones confucianas para gobernar de manera similar a las dinastías anteriores dirigidas por personas Han. Como resultado, los manchúes, como clase gobernante, adoptaron algunos valores y filosofías Han, incluso cuando la dinastía Qing trató de suprimir la cultura Han. Cuando los han modernos ven la historia, pueden ver la continuidad cultural y sentirse conectados tanto con la dinastía Qing como con el pueblo manchú. La gente en general ve a la dinastía Qing como una parte integral de la historia china, en lugar de una potencia colonial o una invasión extranjera.

El tercer factor, y quizás el más importante, es la economía. Varios dramas de Qing han sido altamente calificados y muy intrigantes, lo que los hace muy rentables. Con el creciente interés de la audiencia, más directores y guionistas comenzaron a hacer espectáculos ambientados en este contexto histórico y presentando personajes manchúes con sueños y miedos similares a los de los propios espectadores. Independientemente de su origen étnico, los miembros de la audiencia podían ver su similitud con el otro grupo étnico. Podían ver a estos personajes como seres humanos, en lugar de miembros de una tribu alienígena.

En conclusión, cuando la retórica hostil ha cesado y se enfatizan los puntos en común, las personas comienzan a verse como «nuestros» y los antiguos enemigos pueden comenzar a llevarse bien. Las personas aprenden a odiar, pero no nacen para odiar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies