Seleccionar página

En coautoría con Abby Wilfert

Imagine que está asistiendo a un curso de seminario con cientos de estudiantes. Te cuesta reflexionar sobre el material de clase porque te preocupa el estrés de entender solo la mitad de las palabras del profesor. Al ver a sus compañeros participar con comentarios bien recibidos, intenta aportar una nueva perspectiva a la discusión, pero sus comentarios son ignorados con apatía. No solo se siente desanimado de contribuir nunca más, sino que comienza a retirarse gradualmente ya que no puede desempeñar un papel significativo en la discusión.

Una vez que finaliza la clase, detiene a un compañero y sugiere reunirse para tomar un café durante el fin de semana. La oferta se niega pasivamente-agresivamente. Así que pasas el fin de semana, y todos los fines de semana hasta la graduación, con estudiantes de tu misma procedencia, cultura e idioma. Ahora, con el diploma en la mano, está angustiado por la escasez de oportunidades para establecer contactos y fluidez cultural que, de otro modo, le permitiría obtener un trabajo bien remunerado que se ajuste a sus calificaciones.

La cascada de dominó ilustrada en esta breve viñeta concreta la necesidad de cambio.

Dado que el aprendizaje es una experiencia cognitiva, social y cultural, muchos estudiantes de generación cero, que emigran de países extranjeros, luchan por aprender. Cuando los estudiantes de generación cero asisten a las aulas estadounidenses, se sienten como extraños cuyas experiencias son irrelevantes. “Participo, pero mis ideas e historias no resuenan con mis contrapartes estadounidenses”, dice un estudiante de generación cero. “Me siento alienado y rechazado de la comunidad de aprendizaje del aula”.

Los estudiantes de generación cero pueden tener dificultades para hacer amigos debido a las barreras idiomáticas y culturales. Pueden sentirse perfilados, prejuzgados y excluidos de los círculos sociales del campus. Pueden sentirse incomprendidos porque sus intentos de hacer amigos no son correspondidos por sus contrapartes estadounidenses. “Me acerco a mis compañeros para tomar un café o estudiar juntos”, dice un estudiante de generación cero. “Pero mis solicitudes son ignoradas de forma pasivo-agresiva”.

Aunque los estudiantes de generación cero pueden graduarse en números exitosos, obtienen solo una pequeña parte de la experiencia universitaria. Pero la historia de la generación cero no tiene que terminar con realidades desafortunadas. Existe un camino fructífero detrás de la puerta sin tocar de la psicología positiva. En los últimos años, esta teoría ha teñido la educación superior en enfoques basados ​​en fortalezas en servicios profesionales, intervenciones de salud mental y evaluación académica. Las enfermedades de la vida universitaria que experimentan los estudiantes de generación cero pueden curarse en la psicología positiva.

“Reconocer las fortalezas en lugar de mejorar las debilidades” es el mantra de la psicología positiva. Los estudiantes de generación cero, que tienen ricas experiencias, sabiduría y talentos, pero que carecen de las marcas culturales de aceptación, sufren en los colegios y universidades estadounidenses. La Dra. Tara Yosso acuñó un modelo de riqueza cultural comunitaria de seis partes. En este paradigma, los miembros de la cultura no dominante se ven a sí mismos como creadores de valor. Cargada de autoexamen y autoafirmación, la riqueza cultural de la comunidad sirve para reconocer el valor de los estudiantes de generación cero.

En lugar de criticar su inglés imperfecto, ¿podemos reconocer los obstáculos del aprendizaje de adultos e inspirarnos en su esfuerzo por adoptar un segundo o tercer idioma? En lugar de prejuzgarlos como culturalmente ineptos, ¿podemos admirar su habilidad natural para ajustar su forma de ser en diferentes entornos? En lugar de evitar sus intentos de conexión auténtica, ¿podemos extenderles una mano de bienvenida y llevarlos a la plenitud de nuestra cultura? En otras palabras: en lugar de reaccionar con repulsión a sus luchas, ¿podemos celebrar ‎la esperanza innata y la perseverancia que demuestran?‎

Aunque a menudo se confunde con el optimismo infantil, la psicología positiva es una herramienta invaluable. Solo cuando la educación superior pueda hablar honestamente sobre el valor de la generación cero, esta herramienta podrá emplearse por completo. Hasta entonces, la educación superior no cumple con la promesa vital de mejorar vidas.

¿Cómo podría haber sido diferente la historia de la generación cero si la universidad interviniera para garantizar su inmersión? ¿O si la facultad siguiera sus aportes con tanta consideración como cualquier otro estudiante? ¿O si los compañeros simplemente aceptaran su invitación para reunirse fuera de clase? La psicología positiva comienza con el valor del reconocimiento, de uno mismo y de los demás, que florece a través del aprendizaje activo y termina con vidas transformadas.

Abby Wilfert, MBA, es estudiante de doctorado en la Universidad de Minnesota.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies