Seleccionar página

Fuente: Jeffery Erhunse/Unsplash

Los eventos estresantes suceden, a menudo de la nada. Cuando esto ocurre, puede darnos un vuelco. Por ejemplo, puede interrumpir nuestro sueño e infectar todas nuestras horas de vigilia con preocupación o una sensación de distracción y nerviosismo.

Esto es lo que puede hacer para proteger su paz mientras lidia con un factor estresante.

1. Tenga compasión si la fuente de su estrés no puede resolverse de inmediato.

A menudo, cuando ocurre el estrés, inicialmente es algo ambiguo. Por ejemplo:

  • Algo en tu casa se rompe y no sabes si es fácil o costoso arreglarlo.
  • Notas un síntoma de salud física y no sabes si es señal de algo que no es nada, menor, moderado o siniestro.
  • Su jefe o compañero de trabajo le envía un correo electrónico ambiguo pero inquietante a las 4:30 p. m. de un viernes.

Cuando no pueda resolver un problema de inmediato, tenga compasión por lo estresante que es esa ambigüedad. La realidad de la vida es que tenemos que aprender a tolerarla, pero es una carga hacerlo.

2. Frenar el catastrofismo.

Recuerde que la mayoría de los problemas no son desastres. Las molestias menores o los problemas estresantes, pero solucionables, son más comunes.

3. ¿Crees que causaste tu problema por no preocuparte lo suficiente?

Aquí está el problema con la preocupación excesiva. Puedes preocuparte por 100 o 1000 cosas, y lo malo que realmente pasa no es ninguna de ellas. Es algo completamente diferente.

Si es propenso a preocuparse, puede pensar que no pudo evitar el problema porque no se preocupó lo suficiente. Es poco probable que eso sea cierto.

4. Esté abierto a la experiencia.

Ser intolerante a tener una experiencia, como pensar «Esto no debería estar pasándome a MÍ» o «Esto no debería estar pasándome ahora con todo lo demás con lo que tengo que lidiar», no ayuda. Agrega sufrimiento, puede impedir asumir la responsabilidad de lo que somos responsables y puede hacer que nuestro pensamiento sea menos flexible con respecto a cómo resolver el problema.

Su experiencia de estrés puede implicar vulnerabilidad, darse cuenta de un error que ha cometido, vergüenza, un gran golpe financiero, falta de sueño, dolor físico o cualquier otra experiencia desafiante. Nuestras experiencias son las que son. En cierto modo, no son intrínsecamente buenos o malos, aunque los clasificamos como tales. A veces, a través de una «mala» experiencia, aprendemos algo sobre nosotros mismos, fortalecemos las relaciones o aprendemos una habilidad o lección clave que sirve a nuestras metas.

Me acordé de este principio al leer una copia de revisión del próximo libro de mi colega PT Seth Gillihan, Mindful Cognitive Behavioral Therapy. Esta sugerencia realmente transformó la forma en que veía una situación que había llegado a mi plato y fue de gran ayuda.

5. Comprométete con acciones de poco valor.

Titulé este artículo «cómo proteger tu paz». Tu paz te pertenece. No renuncies a tu paz por un objeto (como un automóvil averiado) o una persona (como un jefe poco razonable o un compañero de trabajo chismoso).

En términos prácticos, puedes proteger tu paz comprometiéndote con pequeñas acciones de valor: Abraza o lee a tus hijos. Apoyo a un compañero de trabajo. Llame a su senador sobre algo que le importe. Ponte en contacto con el amigo con el que querías volver. Come una comida nutritiva. Ir a caminar. Tomar una siesta. Toma tu vitamina. Mira un árbol que se agita con el viento durante unos minutos.

Proteger tu paz no se trata de convertirte en una isla inmune a lo que sucede en el resto del mundo. Tampoco se trata de creer que eres perfecto y que siempre tienes la razón. Se trata más de la creencia de que siempre estamos buscando la paz y, a menos que hayas hecho algo realmente horrible, te lo mereces tanto como cualquier otra persona.

6. Preste atención al pensamiento supersticioso.

Cuando sucede algo estresante, podemos comenzar a especular sobre lo que hemos hecho para crear mala suerte. Por ejemplo, si recientemente se quejó de cómo lo habían tratado, podría pensar: «Defenderme debe haber sido algo incorrecto. Le creé estrés a otra persona y ahora el universo me está creando estrés a mí». Corrija esta distorsión del pensamiento si la detecta.

El pensamiento supersticioso puede ser difícil de reconocer porque se presenta de muchas formas. Otra manifestación común es si tuviste un pensamiento malo sobre alguien y ahora piensas que el «karma» ha traído estrés a tu vida.

7. Usa tus apoyos.

No necesita esperar para usar sus soportes. Tome un «mordisco» de apoyo. Sus apoyos pueden ayudarlo a ver el problema de una manera diferente y ayudarlo a detectar las distorsiones del pensamiento que no reconoce como tales.

8. Tenga mucho cuidado con las conclusiones a las que salta de inmediato.

He mencionado aquí algunos tipos específicos de distorsiones del pensamiento (pensamiento supersticioso, catastrofismo y pensar que no se preocupó lo suficiente para prevenir el problema). Esas son respuestas comunes al estrés, especialmente entre las personas propensas a la preocupación o la depresión. Sin embargo, hay muchos otros patrones de pensamiento distorsionados que son comunes cuando estamos bajo estrés. Dado que hay demasiados para delinear específicamente, puede cubrir este vacío desconfiando en general de sus conclusiones automáticas. Considere siempre explicaciones alternativas (por qué sucedió), predicciones (qué sucederá a continuación) e interpretaciones (cualquier cosa adicional que agregue).

¿Cuál de estos puntos te parece más útil? Actualmente estoy lidiando con un factor estresante que entra en esta categoría y los puntos del 3 al 5 me han sido de gran ayuda hasta ahora. La próxima vez que necesite hacer frente a un evento estresante, pruebe las estrategias mencionadas aquí, sin juzgarlas de antemano, y vea qué funciona para usted.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies