Seleccionar página

Cuando somos bebés, nuestra expresión emocional es nuestro principal modo de comunicación: lloramos cuando estamos angustiados o reímos y sonreímos cuando estamos felices.

Tendemos a enojarnos (por ejemplo, enojados, tristes o frustrados) cuando ocurren eventos malos fuera de nuestro control o cuando descubrimos que no podemos controlar una situación a nuestro gusto.

A medida que envejecemos y nos damos cuenta de más eventos fuera de nuestro entorno inmediato, así como de lo poco que podemos controlar las situaciones, incluidas las que involucran a otras personas, la cantidad de posibles desencadenantes de nuestras emociones negativas aumenta considerablemente.

Además, la potencia de los arrebatos emocionales también puede aumentar con la edad, desde el llanto hasta los gritos, los golpes, el comportamiento auto agresivo o incluso un comportamiento más violento. El control emocional puede verse afectado por nuestro estado psicológico, como cuando estamos cansados ​​o abrumados, o por nuestro estado físico, como cuando tenemos hambre o dolor.

Las fluctuaciones en el estado químico del cuerpo pueden hacer que las emociones sean más difíciles de manejar. Esto puede ocurrir debido a los ciclos hormonales naturales en adolescentes y adultos o como efecto secundario de los medicamentos. Los cambios en nuestro estado neurológico también pueden afectar el control emocional, como en el cerebro en desarrollo de adolescentes y pacientes que sufren de demencia.

Afortunadamente, a medida que envejecemos, también podemos aprender a expresar nuestros sentimientos a través de palabras y acciones reflexivas y controlar o canalizar nuestras reacciones emocionales de manera constructiva.

Fuente: Selenófilo/Shutterstock

Los enfoques de regulación emocional varían con la edad

Por lo general, un adulto puede calmar a un bebé o un niño pequeño si le habla en voz baja, lo mece, lo abraza o desvía su atención.

A medida que los niños crecen, se les puede enseñar a usar palabras y acciones constructivas para expresar sus emociones. Los adultos en sus vidas suelen servir como modelos a seguir sobre cómo manejar sus emociones.

Cuando las personas luchan por regular sus emociones, a veces se les remite a asesoramiento. Las estrategias de consejería varían con la edad:

preescolares

Los niños en edad preescolar suelen disfrutar escuchando historias. Por lo tanto, a menudo escribo una historia con ellos ilustrada con imágenes que mis pacientes eligieron de Internet. Copio y pego estas imágenes en pequeños “libros” que pueden llevarse a casa. La temática de los cuentos involucra personajes que tienen dificultad para manejar sus emociones. Les pregunto a los pacientes qué solución(es) podrían tener para los arrebatos emocionales e incorporo esas ideas en las historias.

Otros elementos que se pueden agregar a las historias incluyen amigos, adultos de confianza o incluso magos que pueden dar buenos consejos sobre cómo manejar las emociones fuertes. A veces, incluyo una narración sobre cómo el personaje principal puede ganar recompensas por su buen comportamiento. Luego les digo a los preescolares que pueden ganar una recompensa similar por manejar sus emociones fuertes.

Instruyo a los cuidadores de los niños en edad preescolar para que les lean la historia a sus hijos con regularidad, aunque, en muchos casos, los niños terminan contándolos/leyéndoles la historia a sus cuidadores. Por lo general, su regulación emocional mejora al mismo tiempo que aplican las soluciones ofrecidas en la historia.

Además, les enseño a los cuidadores que los niños en edad preescolar pueden calmarse hablándoles con un lenguaje tranquilo y reconfortante, incluido el uso cariñoso de su nombre de pila, ofreciéndoles abrazos y pasando tiempo de calidad con ellos.

Niños en edad escolar

Hablo con los niños y sus cuidadores sobre cómo identificar los primeros signos de frustración para que puedan emplear técnicas de regulación emocional antes de que sus emociones se salgan de control. Además, les explico a los cuidadores que si sus hijos están emocionalmente fuera de control, no es útil hablar con ellos mientras están muy molestos, ya que no podrán procesar muchos datos. Más bien, los cuidadores deben esperar hasta que sus hijos estén más tranquilos para discutir cómo podrían manejar mejor los posibles desencadenantes futuros de sus arrebatos emocionales.

Los niños en edad escolar suelen estar interesados ​​en superhéroes, Pokémon y personajes de Disney. Les pido a los niños de esta edad que nombren su personaje tranquilo favorito. Sugiero que cuando quieran calmarse, pueden pretender convertirse en este personaje, incluso imaginando lo que podrían estar usando como el personaje y cómo se sentiría su ropa al tacto. Sugiero que dado que el personaje suele estar tranquilo, al pretender ser ese personaje, se calmarán.

Lecturas esenciales de regulación emocional

Muchas otras técnicas de imaginería utilizan metáforas para cambiar el estado emocional. Por ejemplo, se puede enseñar a los niños a que imaginen que colocan sus emociones negativas en un globo lleno de helio y lo sueltan. A medida que el globo se aleja, la fuerza de las emociones puede disminuir. Algunos niños aprenden a regular sus emociones manipulando un panel de control imaginario, similar al que aparece en la película animada de 2015 “Inside Out”.

Con jóvenes en edad escolar y mayores, presento el concepto de que cómo pensamos afecta cómo nos sentimos. Por lo tanto, si pensamos en un evento de una manera perturbadora, es probable que nos enojemos o nos entristezcamos. Por otro lado, si pensamos en el mismo evento de manera diferente, podemos estar tranquilos.

Por ejemplo, los niños pueden enfadarse cuando les ha ido mal en los exámenes escolares. Otra forma de pensar en esta situación es averiguar qué se puede hacer en el futuro para mejorar el rendimiento de la prueba. Al enfocarse en lograr un buen resultado, las emociones negativas de la mala calificación pueden disiparse más fácilmente.

Les enseño a mis pacientes que pueden controlar mejor sus emociones canalizándolas hacia actividades constructivas como deportes, juegos, escuchar música y actividades creativas como arte, escribir y tocar un instrumento musical.

Otra forma física de canalizar las emociones consiste en instruir a los niños sobre cómo inhalar lentamente por la nariz, contener la respiración durante unos segundos y exhalar lentamente por la boca durante algunos ciclos de respiración. También se les puede enseñar a los niños a aplaudir cuando están emocionados, buscar un abrazo cuando están tristes, jugar con un juguete cuando están nerviosos o apretar una pelota antiestrés cuando están enojados.

Una vez que los niños aprenden a regular sus emociones y a mantener la calma, es importante discutir las razones de su reacción emocional o sugerirles que se tomen un tiempo para reflexionar sobre sí mismos. Cuando sea apropiado, puede ser muy útil ofrecer sugerencias sobre cómo el niño podría lidiar mejor con una situación desencadenante.

Por ejemplo, a los niños que están tristes por la pérdida de un amigo que se mudó se les puede aconsejar que aún pueden mantenerse en contacto a través de Internet o que esto les permitirá hacer nuevos amigos.

Aprender a evitar los desencadenantes de sus emociones negativas es otra estrategia útil en este grupo de edad. Por ejemplo, se le puede enseñar a un niño a alejarse de un hermano menor que está actuando de manera molesta o a estar preparado para usar técnicas de auto-calma cada vez que interactúa con su hermano.

Otro desencadenante común ocurre cuando un cuidador le pide al niño que cambie de una actividad que le gusta a una que no le interesa, por ejemplo, detener un videojuego para que pueda completar su tarea. Las formas útiles de evitar tales desencadenantes incluyen dejar que el niño planifique un programa de actividades diarias precisas, por ejemplo, decidir con anticipación cuándo cambiará de actividad y ofrecer recompensar al niño con oportunidades adicionales para participar en las actividades que desea cuando coopera con el cuidador. .

Adolescentes y Adultos

Les recuerdo a los adolescentes que sus reacciones emocionales están dictadas en parte por aprender a lidiar con emociones más intensas que ocurren debido a la maduración de sus cerebros y los cambios hormonales. Les aseguro que con la práctica, a medida que crezcan, les resultará más fácil hacer frente a sus sentimientos.

Además de las técnicas de control emocional que se utilizan con niños en edad escolar, las técnicas de autocalma mediante hipnosis pueden ser de gran ayuda con adolescentes y adultos que buscan regular mejor sus emociones.

Se puede enseñar a los pacientes a utilizar la hipnosis para relajarse imaginándose que se encuentran en un lugar tranquilo. Luego aprenden a desencadenar una calma similar a voluntad mediante un gesto físico, como hacer una señal con la mano (p. ej., cruzar los dedos), dar golpecitos con el pie o respirar despacio y profundo. Animo a los pacientes a activar su respuesta de relajación en ocasiones frecuentes para que pueda convertirse en una segunda naturaleza.

Los adolescentes y los adultos también pueden regular mejor sus emociones aprendiendo a consultar con su subconsciente, lo que les puede proporcionar información tranquilizadora. En mi experiencia, el subconsciente de los pacientes a menudo está significativamente más tranquilo que su estado consciente y son más capaces de reaccionar ante situaciones difíciles con ecuanimidad. Los pacientes pueden aprender a compartir su calma subconsciente con su yo consciente.

quitar

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de mejorar nuestra regulación emocional. Muchas herramientas pueden ayudar a controlar nuestras emociones, incluidas varias aplicaciones de imágenes y técnicas de autohipnosis.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies