Seleccionar página

«El sueño de Tartini» (1824) de Louis-Léopold Boilly (1761-1845). Ilustración para la «Sonata Trino del Diablo» de Giuseppe Tartini

Fuente: Colecciones del Museo de la Música – Filarmónica de París / Dominio público

Una de las maravillas fisiológicas de nuestra especie, que compartimos con los animales, es un proceso llamado homeostasis. La palabra significa “estado estable” y se refiere a cómo nuestros cuerpos se ajustan a los cambios internos y externos para mantener un equilibrio dinámico de nuestros sistemas. Según la Enciclopedia Británica, la homeostasis es “cualquier proceso de autorregulación mediante el cual los sistemas biológicos tienden a mantener la estabilidad mientras se ajustan a las condiciones óptimas para la supervivencia”.

Para adaptarse a las temperaturas externas o para combatir una infección, nuestros cuerpos tiemblan para elevar nuestra temperatura interna o sudan para bajarla. Cuando ingerimos azúcar, nuestro páncreas secreta insulina para ayudarnos a equilibrar la glucosa en nuestra sangre. Nuestros vasos sanguíneos se contraen o expanden para dirigir el flujo de sangre según sea necesario. Ninguna de estas funciones está más bajo nuestro control consciente que estornudar o picar.

Uno de los conceptos más significativos del gran psicoanalista suizo Carl Jung fue que nuestra psique busca este mismo tipo de equilibrio entre nuestra conciencia y el inconsciente y que nuestro cerebro utiliza los sueños como sistema de autorregulación de la psique. Propuso que una de las funciones de los sueños es compensar nuestros pensamientos, actitudes y creencias conscientes proporcionando un punto de vista diferente a través de las imágenes oníricas.

Pixy/CC0 Dominio público

El árbol y sus raíces en el símbolo Yin Yang Jung se sintió muy atraído por el principio del taoísmo de la interacción de los opuestos.

Fuente: Pixy/CC0 Dominio público

Basándose en su trabajo como psiquiatra en el Hospital Burghölzli de Zúrich y en sesiones analíticas con sus clientes privados, concluyó que al presentar material arquetípico arcaico y reprimido del inconsciente, los sueños ofrecían un remedio a la unilateralidad de la conciencia del ego. Esto llevó a su concepto de los sueños como compensación.

En La estructura y dinámica de la psique, Jung escribió:

El contenido inconsciente contrasta notablemente con el material consciente, particularmente cuando la actitud consciente tiende demasiado exclusivamente en una dirección que amenazaría las necesidades vitales del individuo. Cuanto más unilateral sea su actitud consciente, y cuanto más se desvíe del óptimo, mayor será la posibilidad de que los sueños vívidos con un contenido fuertemente contrastante pero intencional aparezcan como una expresión de la autorregulación de la psique.1

Considere este simple ejemplo de la función compensatoria de los sueños y cómo podría beneficiar al soñador: un cliente tiene una baja opinión de sí mismo y lucha contra la depresión. Durante este período, sueña con un maestro de escuela primaria de su pasado que elogió su creatividad y determinación. Este recuerdo ha sido excluido de su mente consciente pero regresa en los sueños para recordarle a la soñadora su potencial olvidado enterrado bajo la depresión. Después de trabajar con estos sueños en sesiones terapéuticas, encuentra nueva energía para inscribirse en clases de pintura y se reencuentra con sus energías creativas.

En su nuevo libro maravillosamente atractivo Los cuatro pilares del psicoanálisis junguiano, el distinguido analista junguiano Murray Stein incluye un capítulo sobre los sueños que aclara la noción de Jung de los sueños como compensación. El escribe:

El inconsciente es otro reino con vida propia y, a menudo, funciona de manera bastante contraria a lo que sucede en el mundo de la conciencia. Cuando una persona está durmiendo, tiene lugar otro tipo de pensamiento que es diferente al pensamiento de vigilia. Los sueños pueden darnos información importante sobre lo que está pasando dentro de nosotros mismos y sobre posibles desarrollos para el futuro. Pero más allá de eso, y más importante para el resultado del análisis, es que los sueños construyen el camino hacia la plenitud psicológica.2

Trabajar con sueños y utilizar la interpretación de los sueños para decodificar su contenido simbólico puede conducir a la trascendencia del material reprimido y la renovación del yo. Como sugiere Stein, podríamos preguntarnos: «¿Por qué este sueño en este momento?» Lo que el inconsciente trae adelante, sugiere además, depende del estado actual de la conciencia de uno. Al ver un sueño como una medicina compensatoria, entonces podríamos preguntarnos: ¿qué herida o trauma pretende curar el inconsciente?

Musaeum Hermeticum / Dominio público

Salamandra de La historia de la alquimia y los comienzos de la química (Emblema X del «Libro de Lambspring» (1679)

Fuente: Musaeum Hermeticum/dominio público

Hace varios meses, durante un momento difícil de cuestionamiento personal, tuve un sueño en el que una salamandra se convirtió en un talismán curativo que debía usar alrededor de mi cuello. Cuando desperté, los sentimientos opresivos que me habían estado persiguiendo se habían ido. Las salamandras no son criaturas que encuentro comúnmente en mi vida diaria, ni pienso en ellas, y sin embargo, una salamandra numinosa y mágica apareció en mi sueño. El sueño, a su vez, cambió mi relación con mis sentimientos. Más tarde, cuando busqué el significado simbólico de la salamandra, me sorprendió descubrir que las salamandras se han asociado durante mucho tiempo con tótems de transformación.

La naturaleza y función de los sueños continúa provocando debate espiritual, científico y psicológico. Sin embargo, al honrar su significado simbólico y su función potencialmente curativa, recurrimos a los tesoros ocultos en nuestras profundidades que pueden alterar nuestra relación con nuestro mundo interior y restaurarnos a una vida más equilibrada.

¿Qué imágenes, símbolos o historias oníricas están llamando a la puerta de tu conciencia?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies