Seleccionar página

Todos tenemos metas de bienestar personal que estamos tratando de lograr en un momento dado. Mi objetivo de bienestar actual es establecer una práctica de meditación diaria y he luchado por mantenerla. En medio de nuestras vidas agitadas y ocupadas, ¿cómo podemos aprovechar la ciencia del cambio de comportamiento para maximizar nuestra motivación para una vida saludable?

¿Qué es la motivación?

Primero, es importante entender cómo funciona la motivación. La motivación es la razón por la que nos comportamos de cierta manera, abarcando muchas fuerzas diferentes (biológicas, emocionales, sociales y cognitivas). Puede iniciar, guiar y mantener comportamientos orientados a objetivos. La buena noticia es que la motivación puede ser influenciada y cambiada.

Identificar su por qué, qué, cómo y quién

La motivación intrínseca se origina dentro de nosotros y está más fuertemente vinculada a un cambio de comportamiento sostenido. Para maximizar nuestra motivación, especialmente la motivación intrínseca, primero debemos definir nuestro «por qué», «qué», «cómo» y «quién». Luego, debemos vincular el comportamiento saludable que estamos tratando de mantener a uno de estos intrínsecos motivadores

por qué

Comience con la identificación de los «por qué correctos». El libro de la Dra. Michelle Segar, No Sweat, nos pide que reflexionemos sobre por qué creemos que debemos seguir un comportamiento específico, clasificando las razones en dos categorías: las que son útiles y las que son menos útil. Ella los llama los porqués correctos o incorrectos.

Por qué equivocados:

  • Venir de fuera de nosotros mismos. Pensamos que deberíamos hacerlo porque alguien más nos lo dice.
  • Sean abstractos o clínicos, como consecuencias para la salud o futuros valores biométricos de detección.
  • Sentirse como una carga o algo que “deberíamos” hacer; una tarea.

Por qué correcto:

  • Ven desde dentro de nosotros y enfócate en lo que disfrutamos. El comportamiento está asociado con una recompensa específica o un sentimiento positivo.
  • Se enmarcan en términos de algo que queremos o deseamos en el fondo.
  • Se asocian a una felicidad más inmediata, como un regalo.

Cuando se asocia con los por qués equivocados y no logramos nuestros objetivos de vida saludable, reforzamos el significado negativo asociado con el comportamiento que puede conducir a una menor confianza y creencia en nuestra capacidad para cambiar el comportamiento. La investigación sugiere que desarrollemos una mentalidad diferente sobre los comportamientos específicos vinculados a nuestros objetivos, como el ejercicio y la alimentación saludable.

Punto clave: Necesitamos pasar de las razones racionales y lógicas de nuestro comportamiento a razones más emocionales y basadas en los sentimientos. Por ejemplo, en las mañanas agitadas cuando me siento atrasado, me recuerdo a mí mismo que la meditación me hará sentir más tranquilo y menos reactivo en medio de mi ajetreado día.

Que? como

Los valores están muy relacionados con el propósito, pero se enfocan menos en lo que aspiras hacer y más en cómo vas a lograrlo. Activar el poder de los valores para el cambio de comportamiento comienza identificando sus valores fundamentales.

Las investigaciones muestran que cuando reflexionamos sobre nuestros valores, se activan procesos cerebrales que nos hacen más abiertos al cambio de comportamiento. Según el libro, The Power of Full Engagement, los hábitos basados ​​en valores son una forma de alinear nuestros comportamientos de salud con nuestros valores. Para crear hábitos basados ​​en valores, comenzamos identificando nuestros principales valores.

Elija solo un valor y reflexione sobre cómo se ve vivir ese valor en su vida cotidiana. Luego considere cómo invertir en el comportamiento de salud de su elección puede ayudarlo a vivir su valor. Convierta esa conexión en un conjunto de hábitos basados ​​en valores: rutinas que incorpore a la vida cotidiana que le permitan vivir sus valores.

Lecturas esenciales de motivación

Punto clave: identifique sus tres valores principales y determine cómo invertirá en elecciones de comportamiento saludables para vivir sus valores. Cuando medito, puedo estar más presente con los demás. Cuando tomo decisiones sobre si practico la meditación, me recuerdo a mí mismo que podré responder mejor a las personas en mi vida si me tomo el tiempo para la práctica de 10 minutos.

Quién

Las relaciones están vinculadas a la mentalidad, el propósito y los valores porque para muchos de nosotros, nuestras relaciones son lo que más importa en nuestras vidas. Hay muchas maneras en que podemos reforzar nuestros comportamientos de salud vinculándolos a relaciones importantes en nuestras vidas.

Cuando invertimos en nuestra propia salud y bienestar, nos permite servir mejor a los demás y vivir nuestro propósito de vida. Podemos aprovechar las relaciones para crear apoyo social para nosotros y para otras personas que comparten los mismos objetivos de comportamiento de salud. Según la investigación de Christakis y Fowler, los comportamientos saludables son contagiosos, por lo que modelarlos puede influir positivamente en los seres queridos y contribuir a una sociedad más sana que nos rodea.

Punto clave: identifique solo una forma en que puede vincular un comportamiento saludable con las relaciones más importantes de su vida. Conviértalo en una mentalidad, vinculando el comportamiento de salud que desea reforzar con relaciones más sólidas. Por ejemplo, he estado tratando de aumentar la cantidad de caminatas que doy durante el día y las he estado relacionando con mis relaciones. Cada semana, mi hermana gemela y yo hacemos una llamada telefónica juntos y todas las noches salgo a caminar con mi cónyuge. La nueva rutina para caminar no solo ayuda con nuestros objetivos de bienestar, sino que también ayuda a fomentar relaciones más sólidas.

quitar

Es fácil dejar de lado nuestros objetivos de vida saludable frente a los desafíos diarios. Al vincular nuestros comportamientos de salud con el «por qué», «qué», «quién» o «cómo» más importante, podemos maximizar nuestra motivación, haciendo más probable un cambio de comportamiento duradero.

Estos son los cinco pasos que puede seguir para ayudar a maximizar su motivación:

  • Paso 1: Identifique un comportamiento de salud específico que haya estado tratando de hacer más consistente. En lugar de «comer más sano», concéntrese en una forma de hacerlo, como «reemplazar una golosina a base de azúcar con fruta fresca».
  • Paso 2: Considere lo que más le importa en la vida. Nombre solo una estrategia de motivación que le gustaría probar: «por qué», «qué», «cómo» o «quién».
  • Paso 3. Identifique una forma de vincular su comportamiento de salud específico con una estrategia motivacional. Escriba en una oración o dos cómo planea hacer esto y por qué es importante para usted.
  • Paso 4: ¡Practica! Si una estrategia de motivación no funciona, pruebe con otra estrategia.
  • Paso 5: Sé paciente y date gracia. Considere cada intento de práctica como una nueva forma de aprender qué funciona mejor para usted. La clave es aumentar la consistencia de la práctica con el tiempo y divertirse con la experimentación. El foco está en la práctica, no en la perfección.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies