Seleccionar página

Las estadísticas de divorcio son asombrosas. Sin embargo, a la luz de tales fallas relacionales documentadas, todos conocemos parejas que están tan enamoradas hoy como cuando se casaron hace 50 años. Lo vemos en sus ojos, lo escuchamos en sus voces cuando hablan juntos y lo sentimos en la forma fácil en que se relacionan entre sí. ¿Cuál es su secreto? La investigación revela algunas de las creencias y comportamientos detrás de la felicidad marital.

Fuente: Gpalmisanoadm en Pixabay

Estilos de amor para una satisfacción duradera

Kamel Gana et al. (2013), en un estudio de 146 parejas heterosexuales, examinó los efectos de diferentes estilos de amor sobre la satisfacción marital.[i] Incorporando investigaciones previas (Lee; 1973, 1976), comenzaron con una definición de amor como “una actitud, es decir, una predisposición a pensar, sentir y comportarse hacia la pareja”. Como cuestión práctica, sin duda es prudente que las parejas comiencen por considerar cómo definirían cada uno el concepto de amor, porque las definiciones que no coinciden pueden conducir a expectativas mal administradas.

De todos los estilos examinados, Gana et al. encontraron que los extremos del espectro eran Eros, que recibió el mayor respaldo en su investigación, y Ludus, que recibió el menor respaldo. Describen un estilo Eros como «amor apasionado inspirado y llevado por la fuerte atracción física y emocional hacia la pareja», y un estilo Ludus como una concepción del amor «de juego». En este sentido, señalan que un amante lúdico ve el amor como un juego divertido, no siente celos y evita pasar demasiado tiempo con alguna pareja en particular para evitar el compromiso.

En cuanto al impacto en las relaciones duraderas, Gana et al. descubrió que solo Eros contribuía a la satisfacción marital tanto de los esposos como de las esposas. También encontraron que las esposas con un estilo de amor Eros tenían un impacto positivo en la satisfacción conyugal de los maridos, pero no al revés.

Permanecer enamorado al continuar enamorándose

Para muchas parejas, enamorarse es fácil; permanecer enamorado es el desafío. Pero como se ha demostrado tanto anecdótica como empíricamente, mantener el fuego encendido implica comportarse de manera que les recuerde a las parejas las razones por las que se enamoraron en primer lugar. Lejos de ser un análisis complicado, las parejas casadas desde hace mucho tiempo a menudo explican su relación duradera en términos muy simples, describiendo cómo se «gustan» y «aman» mutuamente, y apreciando la personalidad tranquila de su pareja. La investigación corrobora estas sencillas observaciones.

Suzanne Riela et al. (2010) investigó algunos de los factores que inciden en la experiencia de enamorarse.[ii] Descubrieron que, entre los muchos factores involucrados, el gusto recíproco y la personalidad deseable de la pareja parecían ser los precursores más importantes para enamorarse. Suponiendo que estos dos factores sean duraderos en el tiempo, podemos suponer que seguirán contribuyendo a la calidad relacional.

Algunas parejas que llevan mucho tiempo casadas afirman que su disfrute conyugal duradero se realiza sin esfuerzo. Otros admiten que se necesita esfuerzo para mantener el placer en el paraíso, pero vale la pena. Los socios proactivos se aseguran de que nunca pierdan de vista las cualidades que los unieron en primer lugar, y se aseguran de que su estilo relacional coincida con un matrimonio feliz y duradero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies