Seleccionar página

Fuente: Roudy Salemeh/Pexels

Los profesionales exitosos con frecuencia son perseguidos por sentimientos de inseguridad, insuficiencia e ineptitud. Esta experiencia a menudo está marcada por un intenso sentimiento de ser un impostor o un farsante que de alguna manera ha logrado engañar a otros haciéndoles creer que son más competentes, capaces y legítimos de lo que realmente son. El fenómeno del impostor se ha convertido en una de las experiencias más comunes de artistas creativos y escénicos que he encontrado en los últimos años.

No utilizo el término síndrome de uso común, sino el término fenómeno. Síndrome es una palabra que está estrechamente relacionada con el modelo médico e implica una causa orgánica, que he encontrado que es engañosa. Phenomenon no se centra en la causa sino en la experiencia que uno está teniendo, lo que, en mi opinión, es una forma más precisa y útil de entender este evento emocional. Considero que el término fenómeno del impostor es una forma pragmática de describir la experiencia.

Esta experiencia de profunda inferioridad y fraude es común en los profesionales más exitosos y célebres. Fue propuesto por primera vez por psicólogas que asumieron que era más común en mujeres que en hombres. Esta suposición no ha sido respaldada por la investigación, que nos ha brindado evidencia clara de que los sentimientos profundos de inferioridad son una experiencia humana universal, experimentada por igual por mujeres y hombres. Sin embargo, la evidencia respalda que las mujeres son más propensas que los hombres a reconocer y discutir sus sentimientos de inferioridad.

Tenemos una larga historia de trabajo teórico y clínico en el área de la inferioridad que antecede a la etiqueta de fenómeno impostor por medio siglo. Este es el trabajo sobre el complejo de inferioridad descrito por el psicólogo austriaco Alfred Adler.

La Psicología Individual de Adler ha sido una herramienta muy efectiva en mi trabajo con artistas creativos y escénicos que desean explorar su sentimiento de ser un impostor entre artistas reales, esperando ser descubiertos sobre su ineptitud. Estos artistas exitosos a menudo atribuyen su éxito a la suerte o al encanto personal, más que a la habilidad artística.

Nacidos como seres altriciales, nuestra supervivencia depende de los demás durante los primeros años de nuestra existencia. Adler argumentó que esta dependencia inicial se convirtió en un aspecto central de nuestra experiencia adulta y que un sentimiento de inferioridad es una experiencia humana universal. No todos lo reconocen, lo reconocen o lo comentan con los demás, pero es un aspecto central de nuestro carácter.

Adler acuñó el término complejo de inferioridad para describir a la persona que no supera la sensación de que no está a la altura de su propio potencial. De hecho, quien se siente inferior a lo que podría ser, sin trabajar por ello, se hunde en una depresión y una sensación general de desesperación. De hecho, se sienten inferiores a su yo ideal y no están a la altura de su potencial. Cuando estamos trabajando hacia nuestro yo ideal, nos sentimos verdaderamente vivos.

A menudo sucede que aquellos que compensan en exceso los profundos sentimientos de inferioridad se destacan en su trabajo. Comúnmente encontramos ejemplos de atletas profesionales, artistas, intelectuales o empresarios que sufrieron sentimientos infantiles de inadecuación relacionados con la profesión que eligieron. Un maestro me señaló una vez que «elegimos hacer en la vida lo que nos sentimos menos competentes para hacer». He encontrado que hay validez ecológica y sabiduría pragmática en esta idea.

Una pregunta útil para comprender la motivación de cualquier acción, en nosotros mismos o en los demás, es: «¿De qué me sirve este acto para no sentirme inferior?» Bajo esta luz, tenemos un modelo teórico que nos ayuda a comprender nuestras acciones y reacciones a nuestros pensamientos y emociones ya los eventos desencadenantes de otros en nuestras vidas. Cuando entendemos, como nos ha demostrado Adler, que los sentimientos de inferioridad son una experiencia humana universal, y no una anomalía, podemos relajarnos y no sentirnos obligados a reaccionar ante el sentimiento de que somos inferiores, en lugar de sentir que estamos experimentando inferioridad. Es un hábito común confundir la emoción con el yo. Desapegarse de la emoción y simplemente experimentarla y reconocerla puede ser una experiencia liberadora.

Incluso los artistas creativos y escénicos más exitosos luchan con profundos sentimientos de inseguridad e inferioridad, sintiendo que son impostores entre los artistas reales. Comprender que la inferioridad es una experiencia humana universal y que no tenemos la obligación de reaccionar ante este sentimiento es útil para lidiar con la experiencia. Como nos enseñó Alfred Adler, este sentimiento de inferioridad es a menudo la semilla de oro que subyace a la motivación para desarrollar nuestro potencial en nuestro arte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies