Seleccionar página

El duelo es una reacción a la pérdida de un ser querido. Sin embargo, también es una reacción natural a tener que dejar de lado una idea, específicamente, creencias sobre nuestras expectativas para la vida. Esto es especialmente cierto con respecto a aquellas relacionadas con nuestras necesidades básicas: alimento, vivienda, amor, identidad, conexión social y seguridad.

El duelo se asocia con sentimientos de tristeza, depresión, culpa, entumecimiento e ira. Sin embargo, es demasiado común para muchos de nosotros tratar de evitar estas emociones difíciles, buscar refugio de ellas a través de la negación, la represión y la minimización. No reconocer y aceptar el agravio solo puede exacerbar nuestro dolor emocional y físico. El agravio reprimido puede conducir a un entumecimiento emocional crónico, depresión de bajo nivel, disminución de la energía y una reducción general de la motivación.

Quedarse atrapado en la ira

Atascarse en la ira puede ser otra resolución para evitar el sufrimiento asociado con el agravio. Cuando estamos enojados, podemos dirigir la atención hacia afuera o hacia adentro. En cualquier caso, puede servir como una distracción de sentirse vulnerable al dolor agudo de la pérdida y la tristeza y la decepción asociadas con el duelo. Pero lo que no reconocemos nos controla, y ser rehenes de la ira puede solo posponer sentir la crudeza del agravio.

He observado esto en algunas personas que se estancaron en la ira cuando se enfrentaron a los desafíos de una enfermedad, un accidente, una relación, el impacto del envejecimiento o conflictos en el lugar de trabajo. Otros llevaron una ira continua hacia su pareja durante años. Al permanecer enojados, evitan el agravio potencial de tener que ajustar o abandonar por completo sus expectativas con respecto a su pareja. Para algunos, la ira sirve para evitar el agravio anticipado asociado con la terminación de la relación.

una mujer afligida

Fuente: 123rf Stock Photo/fizkes

Algunos de los clientes con los que he trabajado pasaron años enojados, evitando el agravio por una infancia en la que un padre no estaba disponible para brindar el cuidado, la validación o la protección que necesitaban. Sin embargo, cuando fallamos en afligirnos y llorar aspectos de una infancia que no fueron como creemos que deberían haber sido, podríamos pasar toda nuestra vida adulta buscando la crianza de los hijos que nos perdimos. El verdadero duelo y duelo nos libera para estar más presentes, para saborear el cuidado y la conexión que está disponible en nuestra vida presente, de los demás y de nosotros mismos.

De manera similar, algunos clientes han reportado enojo a largo plazo con un supervisor en su lugar de trabajo. Esto puede ocurrir cuando no han abordado sus quejas o las han discutido, solo para ser ignoradas. El duelo total, en lugar de ser rehén de la ira, puede llevar a aceptar las cosas como son oa buscar empleo en otro lugar.

Luego están los agravios que algunos de nosotros experimentamos en nuestra vida cotidiana relacionados con las expectativas rígidas sobre cómo deberían ser las cosas. Por ejemplo, podemos sentirnos rápidamente menospreciados por el conductor que nos corta el paso, un cajero que comete un error o cuando se cancela nuestro vuelo. En estas circunstancias, podemos dejar de lado las expectativas y reconocer el agravio de no tener control sobre tales eventos.

Algunas personas son rehenes de la ira dirigida hacia ellos mismos por no cumplir con sus expectativas. Esto a menudo se asocia con un perfeccionismo poco saludable y con depresión, los cuales pueden estar basados ​​en la vergüenza. Ambas mentalidades evitan el agravio de abandonar expectativas rígidamente mantenidas.

El compromiso con el duelo y el duelo

Las expectativas de duelo no significa que ignoremos nuestros sentimientos. Más bien, exige honrarlos verdaderamente y, cuando sea posible, esforzarnos por satisfacer nuestros deseos. Pero requiere verlos como deseos o anhelos en lugar de expectativas, y dejarlos ir cuando no podamos satisfacerlos. La capacidad de dejar de lado las expectativas refleja una resiliencia que fomenta el bienestar emocional. Requiere flexibilidad en nuestro pensamiento y sentimiento.

Solo cuando nos involucramos conscientemente en el duelo relacionado con ciertas expectativas, podemos liberarnos para seguir adelante y estar más presentes en nuestras vidas. Como decía uno de mis clientes, es entonces cuando podemos aceptar que “es lo que es”.

El duelo y las expectativas de luto no son un trato de una sola vez. Requiere un compromiso para hacerlo incluso cuando todavía estamos enojados y experimentando agravios. Puede ser apoyado por las siguientes estrategias:

  • El primer paso es ser capaz de reconocer cuando estamos atados por expectativas poco realistas. Luego, determine si necesita ajustarlos o dejarlos ir por completo.
  • Reconocer todos nuestros sentimientos relacionados con dejarlos ir, es decir; ira, tristeza, pérdida y agravio.
  • Esté atento a quedarse atrapado en la ira que surge de aferrarse rígidamente a expectativas poco realistas.
  • Identificar el diálogo interno que apoya el duelo y el luto. Encuentre una frase que resuene mejor con aceptación y dejar ir. Por ejemplo, cuando reconozco que tengo una expectativa poco realista, me digo a mí mismo: «Buena teoría», «Esa es una idea» o «Bueno», todo dicho en un tono compasivo.
  • Encuentro útil exhalar profundamente mientras digo estas oraciones. Llamo a esto el aliento de duelo, ya que dejo ir la ira y los sentimientos vulnerables, la tensión y las expectativas asociadas con ella.
  • Escriba una carta de autocompasión a nuestro yo herido de nuestro yo más cariñoso, cariñoso, paternal y sabio. En él expresamos nuestras despedidas y nuestro compromiso de dejar ir la expectativa irreal.
  • A veces es útil participar en lo que yo llamo “duelo concentrado”. Esto implica quedarse quieto durante 15 a 20 minutos y reconocer plenamente su queja. Tara Brach proporciona un ejercicio de meditación, LLUVIA, para ayudarlo a hacer esto (Brach, 2019).
  • Es importante recordar que no estás solo. Todos experimentamos agravios.
  • Se ha descubierto que cultivar la autocompasión es un enfoque poderoso para desarrollar la resiliencia para lidiar con sentimientos incómodos, incluido el agravio. Los psicólogos Kristin Neff y Chris Germer brindan un programa integral para desarrollar tal compasión en The Mindful Self-Compassion Workbook (Neff y Germer, 2018).
  • Buscar la ayuda de un amigo o un profesional de la salud mental puede brindar nuevas perspectivas y estrategias para lidiar con el duelo y el duelo.
  • Para encontrar un terapeuta cerca de usted, visite el Directorio de terapias de BlogDePsicología.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies