Seleccionar página

Hay pros y contras de poner a los jóvenes en situaciones competitivas como los deportes. En esta historia, cubriremos las principales ventajas.

Ayude a su hijo a aprender a colaborar.

En las competencias por equipos, los niños necesitan comunicarse y trabajar juntos. El hecho de que se enfrenten a otro equipo de forma competitiva puede convertirlos en mejores colaboradores. Una gran cantidad de evidencia respalda los beneficios de los deportes de equipo, en particular.

En un nuevo estudio con más de 11,200 niños estadounidenses de 9 a 13 años, los investigadores encontraron que los niños que practicaban deportes de equipo como el baloncesto y el fútbol tenían menos probabilidades de tener signos de ansiedad, depresión, aislamiento, problemas sociales y problemas de atención. En comparación con los niños que no practicaban un deporte de equipo, los jugadores del equipo tenían un 17 por ciento menos de dificultad social en medidas basadas en las respuestas de los padres.

Ayude a su hijo a aprender que otras personas piensan diferente.

Los jugadores del equipo pueden haber tenido menos dificultades sociales porque habían practicado la empatía cognitiva: comprender cómo piensan los demás. Muchas actividades competitivas requieren que los jóvenes anticipen lo que otros pueden hacer en respuesta a sus acciones. El primer paso es ponerse en el lugar del otro.

Ayude a su hijo a ver sus fortalezas y debilidades.

Para competir bien con el tiempo, debe reconocer sus fortalezas y debilidades y las de sus compañeros de equipo o rivales.

Los jóvenes se comparan con los demás para juzgar sus puntos fuertes y encontrar la autoestima fuera del hogar. El estatus social se vuelve primordial. Pueden estar influenciados por sus compañeros socialmente más exitosos, pero es útil si evalúan el desempeño y tienen héroes en otras áreas. Las competencias son una forma de dirigir a su hijo a admirar las habilidades, el talento y la experiencia.

Ayude a su hijo a encontrar modelos a seguir.

Una vez más, piense en los deportes. Para citar al Instituto de Ciencias de la Competencia,

Sabemos que Lebron James es un experto en baloncesto debido a su número ridículamente alto de tiros, rebotes, bloqueos y, en última instancia, victorias. Sin la competencia para mostrar sus habilidades, ¿nuestros estudiantes aún podrían reconocerlo como el héroe al que aspiran?

De la misma manera, las competencias pueden llevar a los estudiantes a admirar a sus compañeros que trabajan duro y tienen un éxito medible, en lugar de estudiantes que experimentan con drogas o conducen rápido.

Ayude a su hijo a celebrar el éxito en todas las etapas.

Los padres y maestros pueden estar preocupados de que las competencias hagan que algunos estudiantes se sientan como perdedores y aplasten sus ambiciones. Pero depende de cómo se diseñe la competencia. Una competencia bien diseñada incluye reconocimiento y celebraciones de logros a lo largo del camino. El simple hecho de llegar a la ronda final se convierte en un gran logro.

Enséñale a tu hijo a buscar el crecimiento.

Ver los errores o fracasos como una oportunidad para aprender y mejorar es una habilidad valiosa en muchas áreas de la vida. Las competiciones hacen esto concreto. Proporcionan puntos de referencia. Si pierdes un juego, vuelves a jugar otra ronda diferente.

En el camino, lo ideal es que su hijo aprenda que está bien pedir ayuda y aceptar consejos. Queda claro que otras personas pueden ayudarlo a hacerlo mejor la próxima vez o estirarse al siguiente nivel.

Enséñele a su hijo resiliencia y autodisciplina.

Una mentalidad de crecimiento alimenta la resiliencia. El estrés es inevitable, y todos necesitamos práctica para volver a la tarea cuando es difícil. No querrás que tu hijo sienta el estrés de la competencia por primera vez en un lugar de trabajo.

Enséñale a tu hijo la independencia.

Es importante que las situaciones competitivas en las que se encuentre su hijo fomenten la acción independiente. Su hijo necesita escuchar al entrenador y desempeñar un papel asignado, pero también debe idear sus propios planes. Una situación competitiva le dará puntos de referencia y retroalimentación. Idealmente, si su hijo es un seguidor por naturaleza, los maestros y entrenadores lo alentarán a probar algo nuevo que haya pensado en sí mismo.

Los niños, en particular, a veces tienen problemas en la escuela porque son físicamente inquietos, competitivos o quieren hacer sus propias cosas. Una competencia puede hacer que se comprometan.

Enséñale a tu hijo a enfrentar el miedo.

También tenemos que aprender a mantener la calma y actuar cuando las cosas se ponen intensas. Si su hijo siempre está preocupado por el fracaso, no crecerá. En las competencias, los estudiantes pueden aprender a reconocer los signos físicos de ansiedad como positivos (emoción en lugar de miedo) y luego tomar riesgos mientras compiten. El subidón posterior al miedo es estimulante y los empuja a experimentar con nuevos desafíos.

En Psyched Up, un libro basado en entrevistas con atletas, soldados, artistas y otros, el periodista Daniel McGinn revela algunas de sus técnicas para lograr el máximo rendimiento, por ejemplo, encontrar rituales sin sentido que lo prepararán de manera más confiable que un ensayo de última hora. Las competencias brindan a sus hijos un foro para aprender las técnicas que funcionan mejor para ellos.

Enséñele a su hijo buen juicio.

Gran parte de la vida es aterradora, pero si aprendemos a evaluar el riesgo, podemos decidir si el premio vale la pena. Las competencias de mayo requieren que los estudiantes calculen cuándo arriesgarse y cuándo no. Esta es una lección invaluable en la adolescencia cuando muchos niños se sienten atraídos por la emoción del riesgo y la falta de juicio. Necesitan aprender que tomar riesgos calculados puede ser algo bueno, pero tomar riesgos tontos no lo es. Un gran riesgo como conducir demasiado rápido en una carretera oscura y lluviosa no vale el premio muy temporal de impresionar a una cita o llegar a casa antes.

Ayude a su hijo a desarrollar intereses para toda la vida.

Las competencias pueden ayudar a su hijo a aprender qué áreas lo motivan más. Hay concursos para promover habilidades en matemáticas y ciencias, resolución de problemas, diseño, emprendimiento y más.

Ayude a su hijo a redirigir la competitividad natural.

La competencia desestructurada puede tener resultados perjudiciales. Muchos niños y niñas ahora pasan gran parte del día en los medios electrónicos jugando juegos violentos y buscando atención social, ambas actividades competitivas.

Hay mucha evidencia de que las redes sociales afectan la autoestima de las adolescentes, especialmente. Su hija ansiosa puede preocuparse por su cuerpo porque, quizás sin comprender completamente sus motivos, compite por la atención de los niños o busca ser miembro de un grupo socialmente chicas exitosas.

Del mismo modo, los niños pueden ser desagradables entre sí durante los juegos en equipo, y existe evidencia de que muchos juegos conducen a un comportamiento más impulsivo, incluida la violencia. Un estudio encontró que los jugadores masculinos de videojuegos que perdieron sus juegos se volvieron especialmente desagradables con las jugadoras.

Esas observaciones no son argumentos en contra de la competencia en sí. Pero la competitividad debe canalizarse hacia habilidades útiles y un comportamiento prosocial. La competencia formal brinda a los adultos una forma de guiar y estructurar a los jóvenes para que compitan de manera positiva.

Una versión de esta historia aparece en Your Care Everywhere.