Seleccionar página

Fuente: Rynio Productions / Shutterstock

Las personas deprimidas ven el mundo de manera bastante literal. Específicamente, algunas investigaciones han demostrado que el procesamiento visual en personas deprimidas es anormal. No está claro si estas anomalías visuales están relacionadas con el procesamiento de la retina (es decir, cómo los ojos captan la información visual) o el procesamiento cortical (es decir, cómo el cerebro interpreta la información visual).

Para obtener una respuesta a la pregunta anterior, estoy resumiendo un estudio reciente (de Salmela y sus colegas) publicado en la edición de abril de la Revista de Psiquiatría y Neurociencia. Los resultados de la encuesta sugieren que los pacientes con depresión presentan una reducción de la supresión del contraste visual, pero no una inducción del brillo. Esto significa que las anomalías visuales en la depresión probablemente no estén relacionadas con el procesamiento de la retina sino con el procesamiento cortical.

A continuación, analizo el estudio con más detalle, comenzando con una descripción de la inducción de brillo y la supresión de contraste. Consulte la Figura 1 mientras lee las secciones siguientes (Nota: las ilusiones visuales que se muestran no son exactamente las utilizadas por Salmela et al.).

Arash Emamzadeh (adaptado de Salmela et al., 2021)

Fuente: Arash Emamzadeh (adaptado de Salmela et al., 2021)

Inducción de brillo

La inducción de brillo se refiere a cómo el brillo central se ve afectado por la luminancia circundante. Vea las ilusiones visuales desde la parte superior de la Figura 1: los parches centrales son los mismos en A y B, pero los de A parecen más débiles y los de B más brillantes. Esto sucede debido a los efectos de la luz circundante.

Para probar la inducción de brillo en controles y pacientes clínicamente deprimidos, los experimentadores presentaron a los participantes dos cuadrados centrales rodeados de fondos de mayor o menor luminancia; Se pidió a los participantes que seleccionaran el más brillante de los parches. Para cada imagen, el centro y el fondo tenían una diferencia de luminancia pequeña o grande.

Supresión de contraste

La segunda prueba fue para la supresión del contraste, que se refiere a los efectos del entorno sobre el contraste aparente del patrón visual en el centro. Vea las ilusiones ópticas inferiores en la Figura 1: Como puede ver, a diferencia de los parches A y B, que tenían una luminancia uniforme, los parches C y D son sinusoidales o rejilla (es decir, digamos barras alternas en blanco y negro). Más importante aún, aunque C y D tienen el mismo contraste, D parece tener más contraste que C. ¿Por qué?

Esta ilusión óptica (el contraste suprimido en C) ocurre porque las líneas en el cuadrado central C y sus alrededores son colineales (es decir, comparten la misma orientación). Las líneas de D y su fondo son ortogonales (es decir, perpendiculares entre sí).

Para probar la supresión del contraste, los experimentadores presentaron dos imágenes a los participantes, a quienes se les pidió que seleccionaran el patrón con el mayor contraste. Las manchas en estas imágenes tenían fondos de alto contraste que eran colineales u ortogonales. El contraste de la imagen en sí era bajo. Nota: Algunas correcciones se presentaron sin imágenes circundantes.

Tratamiento visual en la depresión mayor: muestra y mediciones

Antes de ver los resultados, aprendamos más sobre los métodos de estudio y los que participaron en los experimentos anteriores.

Los participantes fueron 111 pacientes con depresión, en particular depresión unipolar (46), depresión bipolar (38) y trastorno límite de la personalidad con depresión (27). Los autores también reclutaron 29 controles emparejados demográficamente. Se realizó un seguimiento, en el que los participantes repitieron las mismas medidas, siete meses después; tenía una muestra de 74 pacientes.

Se utilizaron varias medidas: varias entrevistas clínicas estructuradas, la escala de calificación de depresión de Montgomery-Åsberg [MADRS], el Inventario de Depresión de Beck-II, la prueba de identificación del trastorno por consumo de alcohol, etc.

Como se describe en la sección anterior, se realizaron dos pruebas visuales: inducción de brillo y supresión de contraste. Ambas pruebas utilizaron un método adaptativo, alterando la diferencia entre las imágenes presentadas hasta que llegaron a un punto en el que los espectadores no pudieron diferenciar el contraste o el brillo de los parches.

Ratfink1973 / Pixabay

Fuente: Ratfink1973 / Pixabay

Tratamiento visual en depresión mayor: resultados

El análisis de los datos no mostró diferencias en la percepción de la inducción de luz entre los controles y los pacientes con depresión, incluidos los pacientes con trastorno depresivo mayor, depresión bipolar o trastorno límite de la personalidad.

Sin embargo, hubo una reducción significativa en la supresión del contraste en pacientes con depresión (no controles).

Lectura esencial sobre la depresión

En conclusión, la depresión mayor altera el procesamiento cortical de la información visual pero no el procesamiento retiniano.

Esta conclusión se deriva del hecho de que se cree que la inducción de brillo implica el procesamiento de la retina, mientras que la supresión del contraste parece implicar el procesamiento cortical.

Específicamente, como señalan los autores, la supresión del contraste en la corteza visual requiere la interacción de una «señal anticipatoria excitadora (de la retina) y una señal de retroalimentación inhibitoria (de las áreas corticales superiores)». Sin embargo, dado que no se encontraron diferencias entre pacientes deprimidos y no deprimidos en experimentos que utilizan ilusiones ópticas inductoras de luz, la reducción en la supresión del contraste en la depresión no se debe a la señal de la retina sino a la retroalimentación inhibidora de las áreas corticales.

Llevar

El presente estudio evaluó la percepción visual en pacientes con depresión examinando la inducción de luminosidad retiniana y la supresión del contraste cortical. Encontró solo una reducción de la supresión del contraste en pacientes deprimidos, un efecto potencialmente explicado por el procesamiento cortical anormal de la información visual.

En cuanto a las aplicaciones de los resultados actuales, una posibilidad es el uso futuro de pruebas visuales para detectar la depresión, por supuesto, solo después de que estas pruebas se hayan desarrollado y perfeccionado.

Si bien parece extraño imaginar el uso de un examen de la vista para detectar la depresión, debemos recordar que el trastorno depresivo mayor es una enfermedad mental compleja que incluye síntomas emocionales (p. Ej., Estado de ánimo triste, anhedonia y falta de motivación), síntomas vegetativos (p. Ej., Sueño, apetito y cambios de peso) y síntomas cognitivos (p. ej., alteraciones en la atención, concentración y memoria).

Además, la depresión mayor implica cambios en los niveles de varios neurotransmisores, por ejemplo, serotonina, noradrenalina, dopamina, glutamato, GABA, y estructuras biológicas en el cerebro.

Por lo tanto, puede haber varias formas de detectar la depresión. Y las pruebas de contraste visual pueden algún día proporcionar una forma rápida y fácil de realizarlas.

Imagen de LinkedIn: khuruzero / Shutterstock. Imagen de Facebook: Rynio Productions / Shutterstock.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies