Seleccionar página

Fuente: Dr. Eger, usado con permiso

En la primavera de 1944, Edith Eger era una gimnasta adolescente en Hungría. Luego ella y su familia fueron encarcelados en Auschwitz. Sin embargo, dice: “Estoy aquí para decirles que la peor prisión no es en la que me metieron los nazis. La peor prisión es la que me construí” (2022, p. 3).

Después de la guerra, Edith Eger vino a Estados Unidos y luego obtuvo su doctorado en psicología. Al darse cuenta de cómo nuestras creencias pueden aprisionarnos, está ayudando a las personas a liberarse de sus prisiones personales al reconocer su poder de elección.

Su enfoque es paralelo al de Viktor Frankl, quien dijo que se nos puede quitar todo “excepto una cosa: la última de las libertades humanas: elegir la actitud de uno en cualquier conjunto dado de circunstancias” (1984, p. 86). Ambos reconocieron nuestro poder transformador para elegir.

Eger descubrió el trabajo de Frankl cuando un compañero de su clase de historia de la universidad le entregó una copia de El hombre en busca de sentido. Ella comenzó a leer el libro esa noche hasta las 3 am, luego escribió un artículo sobre Viktor Frankl, que alguien le envió. Respondió con “una hermosa carta, invitándome a encontrarme con él en San Diego, en la Universidad Internacional”. Frankl se convirtió en su mentor, dice, y «me siento muy, muy bien por tenerlo como mi mentor y mi colega» (2022, comunicación personal). En 2017, publicó sus memorias, The Choice, después de que el psicólogo de Stanford Philip Zimbardo, Ph.D., la llamara y le dijera que todas las memorias del Holocausto habían sido escritas por hombres y que necesitaban una voz femenina.

En The Choice (2017), Eger describe cómo cuando su familia llegó al campo de concentración, sus padres fueron enviados inmediatamente a la cámara de gas. Se sentía sola y abandonada en Auschwitz, preguntándose continuamente: «¿Alguien sabe que estoy aquí?». Sin embargo, ella perseveró, a pesar de su siempre presente miedo e incertidumbre. “No sabía lo que iba a pasar”, dice ella. “Cuando nos duchábamos no sabía si iba a salir agua o gas. Era muy, muy importante reconocer realmente que podían ponerte en una cámara de gas en cualquier momento. Pero nunca podrían herir mi espíritu”.

Hoy, como psicóloga en ejercicio en San Diego, Eger ayuda a sus clientes a reconocer “que tenemos la fuerza interior, no para reaccionar, sino para responder”. Ella dice: “Según mi experiencia, las víctimas preguntan ‘¿Por qué yo?’ y los sobrevivientes preguntan ‘¿Y ahora qué?’” (2022, p. 11). Con una combinación de ejemplos personales y preguntas poderosas, ayuda a las personas a dejar de concentrarse en el pasado y preguntarse qué pueden hacer ahora.

En su nuevo libro, The Gift (2022), Eger ayuda a las personas a identificar sus propias prisiones internas y ofrece estrategias para liberarse. También se comunica con este mensaje en su nuevo curso en línea, titulado Cómo desbloquear su potencial.

Para liberarnos de la prisión interior del victimismo y el autodescuido, Eger recomienda lo que los psicólogos llaman saborear (Hurley & Kwon, 2013). Ella dice: “Todo lo que practicamos, lo hacemos mejor”. Algunos ejemplos que cita Eger son “dedicar al menos cinco minutos todos los días a saborear sensaciones placenteras: el primer sorbo de café por la mañana, la sensación del calor del sol en la piel o el abrazo de alguien a quien amas, el sonido de la risa o la lluvia. el techo, el olor a pan horneado. Tómese el tiempo para notar y experimentar alegría” (2022, p. 69).

A veces, dice Eger, solo se necesita una pregunta para sacarnos del victimismo: “¿Es bueno para mí? ¿Es bueno para mí acostarme con un hombre casado? ¿Es bueno para mí comer un trozo de pastel de chocolate? … ¿Me hace bien ir a bailar? ¿Para ayudar a un amigo? ¿Me agota o me empodera?” (2022, pág. 15).

Eger señala cómo a menudo nos limitamos a los guiones que nos han dado nuestros padres y nuestra cultura, aceptando las limitaciones del sexismo, la discriminación por edad y más. Pero “puedes reescribir tu guión”, dice ella. Cuando era maestra, su supervisor la animó a obtener un doctorado. Tenía 40 años entonces. Ella le dijo: “Es imposible”, porque para cuando terminara, tendría 50 años. Él respondió: “Tendrás 50 años de todos modos”. Sonriendo, dice: “Creo que eso fue lo más inteligente. Sí, obtuve un doctorado y continué mis estudios”. Hoy, a sus 90 años, ve clientes, escribe libros, explora nuevas empresas y es un hermoso modelo a seguir para todos los que buscamos nuevas fronteras en la mediana edad y más allá.

A raíz de la pandemia de COVID, muchos de nosotros hemos estado viviendo con incertidumbre y confusión crónicas. Le pregunté a Eger y a su hija, la Dra. Marianne Engle, también psicóloga, cómo podemos lidiar con nuestros miedos e incertidumbres.

Dr. Engle, usado con permiso

Fuente: Dr. Engle, usado con permiso

“Nos hacen mucho esta pregunta”, dice Engle, “y una de las cosas que es importante que la gente sepa es que está bien sentirse asustado, está bien estar preocupado. Pero lo que no les conviene es dejar que esos miedos y preocupaciones ocupen demasiado de su tiempo”. Ella recomienda tomar cinco minutos para escribir nuestros miedos, expresar lo que nos preocupa y luego guardar esa lista. A continuación, dice, “haz tu lista de las cosas que quieres hacer con tu día para que sea un buen día. A mi madre le encanta hablar de estar satisfecha. Si estás satisfecho al final del día, tendrás una experiencia muy diferente” (2022, comunicación personal).

Porque, como dice Eger, “el miedo y el amor no coexisten”, recomienda la bondad a todos los niveles para vencer el miedo.

  • Amabilidad con nosotros mismos: Esto “es muy importante”, dice ella. “Cuando te levantes por la mañana y te mires en el espejo, di algo como: ‘Me amo’, porque el amor propio es cuidar de uno mismo, no es narcisista”.
  • Amabilidad con los demás: cuando ella y su hermana, Magda, llegaron a Auschwitz, tenían la cabeza rapada y estaban desnudas en la ducha. Su hermana preguntó: «¿Cómo me veo?» Y en lugar de decirle cómo se veía en su desnudez, Edie dijo: “Magda, tienes unos ojos tan hermosos. Y no lo vi cuando tenías el pelo revuelto. Hoy, Eger dice: “Creo que esto sería bueno para nosotros para señalar lo que es bueno y lo que es correcto”.
  • Apreciar la bondad de los demás: Eger reflexiona sobre un día de abril de 1945 cuando ella y Magda estaban prisioneras en un pueblo alemán. Les dijeron que si salían del local les dispararían, pero cuando Magda le dijo que tenía tanta hambre que si no conseguía comida moriría, Edie, la gimnasta, saltó la cerca para recoger zanahorias del jardín siguiente. puerta. Los tiros se clasifican. Pero ella sobrevivió. A la mañana siguiente, un guardia alemán preguntó quién había infringido las reglas y ella se lo dijo. Le dio una pequeña barra de pan y le dijo: “Debes haber tenido mucha hambre para hacer lo que hiciste”. Al recordar su amabilidad, Eger dice con gratitud: “Ojalá pudiera conocer a ese hombre hoy”.
  • Discurso amable. En lo que suena como el concepto budista de “discurso correcto”, Eger le dice a la gente: “Si quieres decir algo, pregúntate: ¿es importante? ¿Es necesario? Y sobre todo, ¿es amable? Si no es amable, no lo digas”. Ciertamente podríamos usar más de esta bondad en nuestro mundo de hoy.

Para muchos de nosotros, durante más de dos años de desafíos de COVID, la peor experiencia es sentirse confundidos y aislados, lo que puede ser realmente aterrador. Lo opuesto a este doloroso aislamiento es la conexión, la bondad y el amor, que nos hacen darnos cuenta de que no estamos solos, que todos estamos conectados (Fredrickson, 2013). Y eso es lo que Eger ofrece a sus clientes y lectores. Eso es lo que ese guardia le dio hace tantos años, junto con esa pequeña barra de pan. Esa conexión, esa conexión humana, es lo que todos necesitamos para estar sanos y completos.

Para obtener más información sobre la Dra. Eger y su trabajo, puede consultar sus libros, su nueva fundación, su página de Facebook y su nuevo curso en línea, Unlocking Your Potential.

_____________________________________

Esta publicación es para fines informativos y no debe sustituir la psicoterapia con un profesional calificado.

© Diane Dreher, Ph. D. 2022. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies