Seleccionar página

Criados en hogares donde los padres eran disfuncionales, cuyas relaciones eran cualquier cosa menos amorosas y solidarias, los hijos adultos de esos padres a menudo dirán: «Ni siquiera sé cómo es una relación sana». Esto también puede suceder cuando uno de los padres está ausente por cualquier razón y los niños, por lo tanto, nunca llegan a observar las interacciones que podrían ocurrir en una pareja. Entonces, hoy vamos a hablar sobre las relaciones saludables y cómo se ven.

Primero, debemos decir que aquí estamos hablando solo de relaciones románticas. Pero estamos hablando de todo tipo de relaciones románticas, independientemente de la orientación sexual o arreglos de vivienda. No estamos necesariamente hablando de relaciones maritales, de ahí el término sociedad. Sin embargo, a los efectos de este artículo, solo estamos hablando de compromisos uno a uno a largo plazo.

También debemos agregar que el amor por sí solo no es suficiente para hacer una relación saludable. Incluso en las relaciones más abusivas, a menudo escuchamos a la parte abusada decir que va a volver a la relación porque ama a la otra persona. No, amar no es suficiente para crear una dinámica saludable.

Entonces, ¿cómo es una asociación saludable?

En primer lugar, es de apoyo. ¿Qué significa ser solidario? Significa que ambas partes en la relación saben escuchar sin interrumpir. Significa que ambas partes saben cómo escuchar realmente lo que dice la otra parte, que si hay alguna mala interpretación o malentendido, a través de explicaciones y más escuchas, ambas partes pueden llegar a comprender la posición de la otra parte. ¿Siempre ocurre este tipo de comunicación? No. Pero sucede con bastante frecuencia que ambas partes sienten que su pareja «los entiende». En términos generales, ambas partes se sienten básicamente comprendidas.

Solidario también significa que ambas partes sienten una sensación de unión. Si bien es posible que tengan que pasar por las experiencias de separarse unos de otros por períodos de tiempo, no sienten que estén solos en la vida. Sienten que tienen una pareja real. Ese sentido de asociación los acompaña a través de cualquier separación temporal.

A menudo escuchamos a la gente decir: «Quiero una pareja real». Lo que quieren decir es que quieren a alguien que les ayude a soportar las cargas de la vida, que les hable y les escuche cuando necesiten superar momentos difíciles. Necesitan a alguien que se quede con ellos durante las hospitalizaciones, las cargas financieras y otras dificultades ineludibles que surgen durante la vida. Alguien que es amable y generoso con el tiempo. Necesitan a alguien que sea lo suficientemente flexible para cambiar un horario o un gasto, si es necesario, para apoyar la relación. Necesitan a alguien que no demande tiempo o energía, pero que también sea lo suficientemente flexible para dejar espacio para las metas de vida y las amistades de la otra pareja. Y sí, necesitan a alguien que sepa equilibrar las tareas del día a día para que una persona no lleve sola esa pesada carga. En otras palabras, ambas partes se sienten apoyadas, sostenida, unida y más capacitada para vivir la vida en los términos de la vida.

Intimidad

La segunda característica más importante de esta relación es que es íntima. Esta intimidad ciertamente incluye una vida sexual saludable, pero es mucho más que eso. La intimidad significa que ambas partes se sienten profundamente conocidas y comparten entre sí las experiencias más profundas de sus vidas. Sí, comparten el «¿cómo estuvo tu día?» discusiones, pero también comparten cuando han sido heridos, incluso cuando el daño ha sido perpetrado por la pareja. No solo comparten entre sí las cosas buenas, exitosas, orgullosas o fáciles. Lo comparten todo, bueno, malo y feo. Pueden temer una conversación necesaria con la pareja, pero lo hacen de todos modos, porque confían en que tal intercambio finalmente beneficiará la relación.

Además, comparten de una manera asertiva, en lugar de agresiva. Usan «declaraciones de yo» en lugar de culpar y criticar «declaraciones de usted». En otras palabras, dicen cómo los hace sentir un comportamiento dado, en lugar de acusar, definir el carácter o ser abusivos. Lo hacen porque mejora la intimidad: ayuda a que ambos se conozcan mejor. Tal intimidad tiene que ver con ser y sentirse profundamente conocido, por todo lo bueno, lo malo y lo feo.

¿Alguna vez hay peleas en estas asociaciones? Por supuesto. Pero estas peleas finalmente conducen a una comprensión más profunda del otro y de la dinámica y los patrones de la relación. Eso sucede porque las partes finalmente pueden llegar a una resolución significativa. Porque cada pareja ha dicho asertivamente lo que realmente siente. Después de la pelea, ambos sienten que se entienden mejor y entienden mejor la dinámica y los patrones de la relación. El proceso de lucha y resolución significa que cada miembro de la pareja también está ayudando al otro a entenderse y relacionarse mejor consigo mismos. Cada socio se conoce cada vez mejor a medida que crece la relación.

Crecimiento

Finalmente, la relación es una cosa creciente en lugar de estancada. El cambio es algo que muchos de nosotros tememos. De hecho, en muchos casos, lo resistimos rotundamente. Pero una asociación saludable deja espacio para cambios de todo tipo. A veces, el cambio ocurre más allá de nuestro control, y para estos, la asociación brinda a cada socio el apoyo necesario para crear un ajuste al cambio.

Este tipo de cambios incluyen cosas como un cambio de trabajo, una mudanza, la decisión de no tener más hijos o la decisión de lanzarse a una carrera totalmente diferente. Podría incluir una parte que necesita invitar a un padre enfermo a mudarse a la casa. Tales cambios son difíciles, pero si ambas partes se mantienen en contacto con los sentimientos y ajustes de uno mismo y del otro, vienen con un crecimiento continuo en la relación.

Todas estas capacidades en una pareja saludable provienen del amor por la pareja, pero también provienen de un sentido saludable de amor propio. Uno debe ser capaz de empatizar con uno mismo para llevar a cabo las responsabilidades de todo corazón de una relación sana. Cuanto menos crítico, exigente, aislador, negativo y abusivo sea uno con uno mismo, más dispuesto y capaz estará de mostrar empatía, comprensión y apoyo al otro.