Seleccionar página

Un nuevo estudio publicado en PLOS ONE explica que la búsqueda de encontrar sentido a la vida puede ser un camino arduo y lleno de sacrificios, con el objetivo final de ayudar a los demás.

“A través de la lectura de filósofos existenciales y religiosos, me interesé en la hipótesis de que fundamentalmente logramos un sentido de significado en la vida a través de relaciones positivas y útiles con los demás”, explicó el coautor Brodie Dakin de la Universidad de Queensland en Australia. «Específicamente, planteamos la hipótesis de que las personas que buscan significado podrían sentirse más atraídas por realizar comportamientos prosociales costosos o difíciles, ya que estos comportamientos se consideran los más significativos».

Fuente: Jacqueline Munguía / Unsplash

El estudio de Dakin definió el sentido de la vida como la combinación del propio sentido de propósito, significado y coherencia. De estos tres elementos, Dakin consideró que el significado era el más crítico para su hipótesis, ya que las personas pueden sentir que su propia vida es significativa en la medida en que marca una diferencia positiva en la vida de los demás.

Para probar la validez de esta hipótesis, Dakin y su equipo exploraron el comportamiento de las personas en una serie de experimentos que involucraron dolor, esfuerzo y/o gasto de recursos realizados para mejorar el bienestar de los demás.

Los resultados mostraron que la búsqueda de sentido estaba claramente asociada con la voluntad de mejorar el bienestar de los demás. Y, cuanto más difíciles o laboriosas eran las tareas, más probable era que las personas encontraran significado en ellas.

“Cuando observamos los esfuerzos más significativos que existen transculturalmente, como el heroísmo, la paternidad, los logros educativos y ocupacionales, los rituales culturales, etc., casi siempre involucran elementos claros de costo, ya sea dolor, gasto de energía, tiempo, o recursos, o algún otro tipo de sacrificio”, dijo Dakin.

Dakin agregó que los comportamientos prosociales costosos y esforzados también pueden ser significativos porque es más probable que conduzcan a un sentido de competencia y orgullo si se completan. Otra razón podría ser que pasar por situaciones difíciles con otras personas fomenta el vínculo social, que también es una poderosa fuente de significado.

Es importante destacar que Dakin hizo una distinción entre la felicidad y el sentido de la vida, que son conceptos que pueden confundirse.

“La felicidad es la experiencia de emociones positivas (p. ej., alegría, placer, etc.) y la ausencia o casi ausencia de emociones negativas (estrés, tristeza, etc.)”, explicó.

Esto no es lo mismo que el significado de la vida, por dos razones, según Dakin:

  • En primer lugar, la lucha por el significado puede orientarnos hacia la preocupación por los demás, mientras que la búsqueda de la felicidad puede implicar un mayor enfoque en uno mismo.
  • En segundo lugar, muchas investigaciones muestran que perseguir la felicidad con demasiada intensidad puede, irónicamente, conducir a una menor felicidad. Sin embargo, la búsqueda de sentido es más esperanzadora porque orienta a las personas a hacer cosas para mejorar el mundo y la vida de los demás.
  • Para cualquier persona que lucha por encontrar o crear sentido en su vida, Dakin tiene el siguiente consejo:

    “Irónicamente, la clave para encontrar sentido a la vida puede provenir de dedicar menos tiempo y energía a preocuparse por uno mismo y dedicar más tiempo a contribuir activamente a la vida de los demás a través de acciones prosociales”, concluyó. “Las acciones que son difíciles y exigen un sacrificio personal pueden ser las más significativas y dignas de ser ejecutadas”.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies