Seleccionar página

El trastorno de personalidad dependiente (DPD) puede ser un factor decisivo en las relaciones de todo tipo. Si bien las estimaciones de este trastorno indican que menos del 1 por ciento de los adultos lo padecen, la angustia que causa incluye no solo a la persona diagnosticada con el trastorno, sino también a quienes mantienen relaciones con esas personas (APA, 2013).

Las mujeres son más propensas a presentar los síntomas de este trastorno y los síntomas se convierten en un problema evidente en la edad adulta temprana. Si bien los niños y los adolescentes más jóvenes pueden buscar apoyo y dirección en los demás, debe haber una mayor independencia a medida que maduran. Desafortunadamente, las personas con DPD se vuelven cada vez más necesitadas, sumisas y pegajosas con el tiempo. También existe un miedo malsano a la separación que persiste hasta la edad adulta en las personas diagnosticadas con el trastorno.

DPD y estilo de apego de evitación temerosa

Desafortunadamente, se desconoce la causa exacta de este trastorno, aunque se ha atribuido a una variedad de posibles causas (Disney, 2013). Estos incluyen el entorno infantil y las experiencias adversas, incluidas las enfermedades graves en la infancia o el abuso sexual.

Sin embargo, el estilo de apego se ha señalado como el predictor más fuerte de DPD. Los niños que desarrollan un estilo de apego temeroso son los más propensos a desarrollar DPD en el futuro. El apego temeroso está marcado por una necesidad desesperada de ser cuidado, recibir afecto y tener relaciones cercanas, pero sus tendencias ansiosas y evitativas los llevan a evitar formar estas relaciones.

Además de estar relacionados con DPD, las personas con un estilo de apego temeroso-evitativo también tienden a participar en una mayor actividad sexual, luchan por regular sus emociones y experimentan un mayor riesgo de violencia en las relaciones interpersonales.

La crianza sobreprotectora, en un grado extremo, también puede contribuir al DPD. Los padres narcisistas que usan a sus hijos como «accesorios» y exigen que los niños cumplan con expectativas extremas también podrían desempeñar un papel en su desarrollo.

Cómo se siente sufrir de DPD

Las personas que presentan los síntomas de DPD tienen dificultades en la vida debido a su intensa necesidad de aprecio, cuidado y aprobación de los demás. Anhelan afecto tan desesperadamente que están dispuestos a ceder a los deseos de otras personas significativas en todo, desde lo mundano hasta lo monumental. Las elecciones de ropa, la participación en actividades, las opciones de comidas, la dieta, la residencia y la rutina diaria se dejan en manos de otros para que decidan.

Los individuos dependen angustiosamente de los demás y están atormentados por la duda y la escasez de confianza en sí mismos; también se menosprecian con frecuencia y tienen poca autoestima. Uno de sus mayores temores es estar solo debido a su creencia de que no pueden manejar las rutinas de la vida diaria, y sus elecciones y decisiones relacionadas, por sí mismos.

Interrupción de carrera

Al igual que las personas con trastorno de personalidad por evitación, las personas con DPD luchan en sus elecciones de carrera. Los puestos que requieren que tomen la iniciativa o roles de liderazgo son imposibles de ocupar. Su necesidad de que otros los dirijan les impide la movilidad ocupacional ascendente y los puestos que requieren la toma de decisiones son abrumadores y están fuera de los límites a sus ojos.

Los supervisores y compañeros de trabajo de las personas con DPD pueden impacientarse con estos empleados, ya que su indecisión o la necesidad constante de que se les asegure que están haciendo las cosas de la «manera correcta» pueden agotar a otros. El miedo a cometer un error, hacer algo incorrecto o no cumplir con las demandas puede ser tan significativo que el individuo puede dejar un trabajo que requiera cualquier nivel de pensamiento o acción independiente.

Riesgos de relación

Las personas con DPD luchan por funcionar de manera independiente. La desesperación por la conexión puede conducir a relaciones en las que se aprovechan o se abusa de ellos. Si bien la mayoría de nosotros tememos el abandono en algún nivel, las personas con DPD están tan consumidas por el miedo que impulsa cada uno de sus movimientos. Su apego y necesidad pueden parecer «normales» en la etapa inicial de una relación, cuando las parejas tienden a envolverse el uno en el otro y proyectan quiénes imaginan que son sus parejas. Desafortunadamente, a medida que continúan las relaciones, las proyecciones y las ilusiones se desvanecen, y algunos socios son incapaces de tolerar la necesidad desesperada de su pareja.

Relaciones Lecturas esenciales

Para mantener las relaciones, las personas con DPD están dispuestas a sufrir una denigración y un maltrato significativos para evitar estar solos. Las rupturas de pareja son su mayor temor; desafortunadamente, su insaciable necesidad de tranquilidad y su dependencia de los demás puede ser abrumadora para sus parejas y amigos. Los amigos y socios pueden sentir que las necesidades de esta persona son insaciables y buscan formas de salir de la relación. Sin embargo, decidir alejarse de la relación puede generar culpa al darse cuenta de lo desesperadamente necesitado que se ha vuelto su amigo o pareja.

Para obtener una lista completa de los síntomas del trastorno de personalidad dependiente, consulte aquí.

Obtener ayuda para el trastorno de personalidad dependiente

Con muchos trastornos de personalidad, aquellos que cumplen con los criterios para el diagnóstico pueden no darse cuenta de que tienen un problema. Las personas que exhiben un número clínicamente significativo de síntomas de DPD son un poco diferentes. Las razones por las que pueden buscar asesoramiento generalmente están relacionadas con la depresión, la ansiedad o la adicción. Vivir en un estado de inseguridad y miedo constante pasa factura y estas personas pueden recurrir a sustancias como medio de automedicación para ayudarlos a sobrellevar la ansiedad que les genera su DPD.

La terapia cognitiva conductual puede ser útil para proporcionar habilidades de afrontamiento más efectivas, revisar las expectativas sobre las relaciones y reemplazar las creencias negativas. El pesimismo es a menudo un rasgo asociado con DPD, por lo que la atención para deshacer los pensamientos contraproducentes puede ser un foco de tratamiento. El entrenamiento en asertividad también puede ser útil como un medio para construir un sentido más fuerte de uno mismo. El tratamiento de los síntomas de DPD puede ser útil si el cliente se compromete a hacer cambios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies