Seleccionar página

Las relaciones tienen mucho que ver con dar y recibir. En el mejor de los casos, son un ir y venir de amor y afecto. Las cosas funcionan bien cuando somos capaces de adaptarnos a los deseos y necesidades de otra persona, y ellos son capaces de adaptarse a los nuestros.

Sin embargo, como la mayoría de nosotros sabemos, esta interacción que suena suave y simple a menudo está plagada de trampas. Una persona puede querer más cercanía, mientras que la otra necesita un poco de espacio. A menudo, una persona se siente más insegura y necesita tranquilidad, mientras que la otra se siente abrumada y necesita distancia.

Las razones de estas tendencias tienen mucho que ver con nuestro patrón de apego inicial. A menudo digo que conocer nuestros patrones de apego puede ser el regalo que nos sigue haciendo comprender cómo pensamos, sentimos y actuamos en nuestras relaciones.

En mi última publicación de blog, escribí sobre cómo un patrón de apego por evitación puede afectar a una persona a lo largo de su vida. En esta publicación de blog, explicaré cómo se forma un patrón de apego ansioso en la infancia y cómo puede continuar afectándonos en nuestras relaciones adultas.

Apego ansioso-ambivalente

Cuando un niño se siente seguro, visto y apaciguado por sus padres de manera constante, es capaz de formar un vínculo seguro con ese padre. Sin embargo, cuando un padre está disponible y atento a veces e insensible o intrusivo en otros, es más probable que el niño experimente un patrón de apego ansioso ambivalente. Un niño con apego ansioso puede sentir que tiene que aferrarse a sus padres para satisfacer sus necesidades. Es posible que se sientan abrumados por las separaciones y les resulte difícil sentirse aliviados por el padre cuando se reencuentren.

Este patrón de apego puede formarse cuando un niño experimenta hambre emocional dirigida hacia él por los padres en lugar de fomentar el amor. Cuando un padre tiene hambre emocional, puede concentrarse o volverse hacia el niño para satisfacer sus propias necesidades. Por ejemplo, pueden abrazar al niño cuando necesitan un abrazo o buscar consuelo cuando quieren consuelo. Sin embargo, cuando el niño necesita el afecto o el amor de sus padres, los padres pueden distraerse o preocuparse por sus propias necesidades.

Los padres que forman un vínculo ansioso entre ellos y su hijo a menudo no se adaptan a las necesidades del niño. Cuando le dan al niño, lo hacen de manera intrusiva o más en sí mismos. Es posible que les importe más la apariencia de ser un buen padre que el acto de escuchar a sus hijos, es decir, ver a sus hijos por lo que son y por lo que son, dar de manera sensible lo que necesitan en ese momento.

Por ejemplo, una madre describió la creación de elaboradas fiestas de cumpleaños para su hija. Se decoró y vistió profusamente, con la esperanza de llamar la atención sobre el hecho de que era una «madre perfecta». Sin embargo, su hija se sentiría ansiosa, incómoda y obligada a desempeñar el papel de la «niña perfecta» para que su madre se viera bien. La chica terminó sintiéndose agotada y vacía por la fiesta, que en realidad no se trataba de ella.

Estos padres pueden distraerse con su propia inseguridad y, sin darse cuenta, actuar de manera autoritaria o sin tener en cuenta a sus hijos. Sin embargo, debido a que «a veces se les entiende bien» y responden a su hijo de una manera adecuada, el niño puede sentirse desesperado y necesitado del padre, sintiéndose presionado para estar inquieto o para dar a conocer sus emociones para obtener lo que quiere necesidades.

Un niño que experimenta un apego ansioso a menudo se siente agotado más que alimentado por la atención de sus padres, porque esa atención parece vacía y paralizante. Tienden a preocuparse y aferrarse a sus padres por necesidad y, a veces, por culpa, como si tuvieran que cuidar a sus padres.

Un padre que crea un patrón de apego ansioso puede exagerar con su hijo en un esfuerzo por obtener «amor» y consuelo de ellos. El niño con este tipo de apego a sus padres no interioriza un sentimiento de calma. Se quedan en un estado de confusión sobre si pueden depender de otros. No pueden beneficiarse de los períodos intermitentes en los que sus padres están en armonía, ya que hay demasiadas interacciones dolorosas entre los dos.

Lecturas esenciales de archivos adjuntos

Un padre que crea un apego ansioso con su hijo a menudo experimentó este estilo de apego cuando era niño. Tenían sus propias necesidades emocionales que no se satisfacían constantemente, dejándolos vacíos. Cuando se convierten en padres, a menudo miran a sus hijos en un intento de llenar el vacío emocional. Este estilo de apego se convierte en un modelo para el niño sobre cómo funcionan las relaciones, y él lleva este modelo en sus propias relaciones adultas. Continúa así un ciclo generacional de apego ansioso.

Apego ansioso-preocupado

Cuando una persona ha experimentado un vínculo ansioso y ambivalente cuando era niño con sus padres, puede continuar formando un vínculo preocupado con su pareja en una relación romántica adulta. Debido a que están acostumbrados a que alguien esté disponible de manera inconstante, tienden a sentirse más ansiosos y buscan más consuelo en su relación. Al mismo tiempo, es posible que les resulte difícil confiar en las palabras, la calidez y el afecto de su pareja, ya que cuando sus padres usaban estas palabras, a menudo estaban vacías, desprovistas del verdadero cariño que necesitaban.

Como adultos, pueden sentirse presionados a exigir señales de que son especiales para su pareja con el fin de aliviar su ansiedad. Pueden experimentar sentimientos de hambre emocional hacia su pareja que son similares a los que les dirige un padre. Pueden esperar que su pareja los «salve» o los «acabe», una búsqueda imposible para cualquier otra persona. Por lo tanto, incluso si creen que buscan cercanía y una sensación de seguridad mientras se aferran a su pareja, sus acciones desesperadas en realidad alejan a su pareja.

Debido a la inseguridad profundamente arraigada de su pasado, las personas preocupadas en una relación pueden comportarse de manera desesperada, insegura, exigente, posesiva, celosa o controladora hacia su pareja. A menudo malinterpretan las acciones de su pareja como desdeñosas o insensibles, y a menudo piensan cosas como: «Realmente no le agrado». «Si realmente me amaba, lo habría hecho …» o «Ella me va a dejar». «¿Cómo puede tratarme así?» ¿No ve todo lo que hago por él? «Tenía razón en no confiar en él». Además de preocuparse por los sentimientos de su pareja hacia ellos, o quizás por eso, una persona ansiosa puede tener tendencia a hacer demasiado por su pareja, tal como lo hicieron sus padres por ellos con el propósito de «hacerlos amar».

Si bien puede parecer que una persona ansiosa está buscando a alguien que se preocupe y esté disponible, a menudo terminan atraídos por alguien con un estilo de apego evitativo que tiene dificultades para satisfacer sus necesidades emocionales. Aunque parezca paradójico, sus intensas emociones complementan las emociones perdidas, de hecho reprimidas, de la persona con un apego evitativo.

Refuerzan las adaptaciones de cada uno en la dolorosa danza de sus interacciones. El evitativo refuerza su sentimiento de necesidad de retraerse emocionalmente, ya que su pareja es exigente. A su vez, el socio preocupado refuerza su necesidad de perseguir y presionar a su socio ya que es muy distante y reacio.

Aunque es doloroso revivir esta inseguridad, las personas a menudo se sienten presionadas a recrear el clima emocional de su infancia. Por eso es tan importante comprender nuestros estilos de apego y darles sentido, para que luego podamos cambiar nuestro estilo de relacionarnos con los demás.

Un estilo de apego preocupado puede dificultar las relaciones románticas, sin embargo, es posible desarrollar un estilo de apego seguro en la edad adulta. Este es un tema que analizo en el taller en línea «Desarrollo de archivos adjuntos seguros». Para construir más seguridad interna, necesitamos comprender nuestro propio historial de apego y de dónde provienen nuestros patrones de relación. Con esta comprensión, podemos desarrollar un relato coherente de nuestras primeras experiencias que nos dará una idea de nuestras relaciones en la actualidad.

También puede ser útil entablar relaciones con personas que tienen un estilo de apego más seguro que el nuestro. Si aguantamos, incluso cuando las cosas comienzan a ponerse incómodas y poco familiares, podemos adaptarnos a un nuevo tipo de relación y formar un apego seguro y merecido.

Finalmente, buscar terapia puede ser una herramienta muy valiosa que cambia la vida para desarrollar un vínculo más seguro. Un terapeuta no solo puede ayudarnos a explorar nuestra juventud y cómo nos afectó, sino que a medida que se desarrolla una relación de confianza y cohesión con un terapeuta, podemos desarrollar una mayor seguridad interior.

En general, con la autocompasión y el coraje para enfrentar el pasado, podemos cambiar nuestro estilo de apego, disfrutar de más amor en el presente y dar forma a nuestro futuro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies