Seleccionar página

Fuente: Askar Abayev/Pexels

Marjorie Watson, de 64 años, de Bangor, Maine, cuenta una historia reveladora sobre cómo el distanciamiento se transmite de generación en generación.

Para su pesar, Marjorie tiene poco contacto con varios miembros de la familia, mientras que su esposo no ha hablado con su hermana y su cuñado en más de 16 años. Descubrió cómo eso afectó a sus hijos recientemente, cuando su hijo adulto se sentó en un tren junto a un hombre de aspecto extrañamente familiar.

Como cuenta Marjorie:

Discretamente, usó su iPhone para tomar una foto de su compañero de asiento. Luego me envió la foto y este texto: “Mamá, ¿este es el tío Michael?”. Miré la foto y, aunque no lo había visto en años, estaba seguro de que era él. Pero mi hijo no se presentó. Me entristeció que mi hijo ni siquiera pudiera reconocer a su tío en un tren.

En algunas familias donde se ha producido el distanciamiento, el número de cortes parece multiplicarse exponencialmente. Los distanciamientos de larga data pueden convertirse en un modelo aceptable, replicado generación tras generación. En estas familias, cuando surgen situaciones estresantes, los hermanos pueden separarse fácilmente, habiendo visto a sus padres hacer precisamente eso con sus propios hermanos o hermanas.

Respondiendo a una encuesta que realicé para mi libro Brothers, Sisters, Strangers: Sibling Estrangement and the Road to Reconciliation, Helene Pendergast, de Londres, de 65 años, culpó a su historia familiar por los 50 años de angustia por no tener una relación con su única hermano. “Aquellos que provienen de familias felices y bien adaptadas son los más afortunados”, dice ella. “Si aquellos que están separados rastrearan sus historias familiares durante doscientos o trescientos años, estoy seguro de que encontrarían que ese quebrantamiento se remonta a mucho tiempo atrás”.

La necesidad de pertenecer

El distinguido psicólogo Abraham Maslow identificó la necesidad crucial de pertenecer a su «Jerarquía de necesidades», una pirámide meticulosamente definida que clasifica los requisitos humanos fundamentales. La necesidad de pertenecer, ya sea a través de la familia, la amistad, los intereses compartidos o la intimidad sexual, se ubica justo después de lo básico del cuerpo: comida y agua, refugio y sueño, y seguridad física. Y, como estos fundamentos, la necesidad humana de pertenecer dura toda la vida.

Sin un sentido de pertenencia, este sentimiento de seguridad emocional y contexto, las personas llegan a temer que sus propias vidas estén en peligro. Su capacidad para confiar en los demás disminuye; se ven consumidos por el desafío de sobrevivir solos.

La familia, esa constelación original de relaciones, es el lugar primario y natural de pertenencia; brinda la oportunidad de desarrollar conexiones profundas y de por vida que trascienden la naturaleza transitoria de la existencia humana. La exclusión puede causar un dolor más profundo y duradero que una lesión física, según el psicólogo Kipling D. Williams de la Universidad de Purdue, conocido por sus estudios sobre el ostracismo.

Cuando alguien es rechazado, incluso por un extraño, aunque sea brevemente, Williams descubrió que él o ella experimenta una reacción fuerte y dañina, activando la misma área del cerebro que registra el dolor físico. La diferencia es que las lesiones sociales persisten: al estudiar a más de 5000 personas, Williams usó un juego de computadora para revelar cómo solo dos o tres minutos de ostracismo pueden producir sentimientos negativos continuos.

“Nuestros estudios indican que la reacción inicial al ostracismo es el dolor”, explica, “que todos los individuos sienten de manera similar, independientemente de su personalidad o factores sociales/situacionales. El ostracismo instiga entonces acciones destinadas a recuperar las necesidades frustradas de pertenencia, autoestima, control y existencia significativa”.

Cortes y consecuencias multigeneracionales

Las profundas divisiones del distanciamiento pueden producir serias complicaciones familiares. Los hermanos que no hablan no pueden discutir temas importantes: ¿Qué tipo de cuidado necesita nuestro padre enfermo? ¿Deberíamos sacar a mamá de la casa familiar? ¿Es hora de vender el negocio familiar?

A medida que el distanciamiento se extiende por la familia, es posible que se pierda información histórica y relacionada con la salud importante que abarca generaciones. Nadie puede saber, por ejemplo, que un bisabuelo sufrió una enfermedad que ahora aqueja a un descendiente, o cómo se trató con éxito la afección.

Innumerables publicaciones en salas de chat sobre distanciamiento, así como respuestas a mi encuesta, describen cómo los cortes dañan a los hijos, hijastros y nietos. Estos jóvenes miembros de la familia se sienten como “estrellas solitarias” en el universo, sin un lugar estable en una constelación reconocida. Los jóvenes suelen anhelar el sentido de pertenencia que proporciona una familia funcional. Cuando esas necesidades no están satisfechas, buscan en otra parte, sustituyendo a sus parientes desaparecidos por personas no emparentadas (abuelos sustitutos, tías, tíos, primos).

Esa búsqueda conlleva sus propios riesgos, ya que algunos jóvenes pueden recurrir a alternativas más siniestras. “La pandilla tiene mucho que ofrecer a los más jóvenes”, explica la socióloga Zina McGee de la Universidad de Hampton en Virginia, autora de Silenced Voices: Readings in Violence and Victimization. “Existe ese sentido de aceptación, existe ese sentido de valor que proviene de ser miembro de esa pandilla. [The young] obtienen su sentido de sí mismos de ese grupo”.

Una encuesta de 2010 encontró que muchos jóvenes involucrados en pandillas se sienten separados de sus familias. La encuesta, patrocinada por la Fundación Alfred P. Sloan y realizada por psicólogos del Emory Center for Myth and Ritual in American Life, preguntó a los adolescentes sobre sus historias familiares y si conocían historias sobre sus antepasados. Esta investigación demostró que aquellos adolescentes que tenían conocimiento personal de su historia familiar tenían una mayor sensación de bienestar. Tendían a ser más exitosos y sus familias generalmente eran más estables y funcionales.

Claramente, cuando el distanciamiento resuena de generación en generación, los adultos y los niños no solo pierden a miembros de la familia que podrían desempeñar un papel importante en sus vidas. También sufren el dolor persistente y las consecuencias del ostracismo y el aislamiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies