Seleccionar página

Fuente: SaJezk/Unsplash

Desde la política hasta las finanzas y la dinámica de la oficina (o incluso el patio de la escuela), todo el mundo parece buscar el poder. Los medios modernos alientan al público a anhelar el poder. La industria del entretenimiento tiene a todos apoyando a los antihéroes que anhelan el poder a toda costa.

El problema es que la gente a menudo cree en un sentido erróneo de lo que significa tener, mantener o ejercer el poder. Es importante desacreditar algunos de esos conceptos erróneos y reformular cómo las personas ven el poder. Con ese fin, este artículo explora los conceptos de poder para que uno pueda llegar a la mesa de negociación para aumentar el poder personal de manera constructiva.

¿Cuáles son algunas palancas de poder que uno puede traer a la mesa para asegurar mejores resultados y aumentar el poder de manera positiva?

Poder de Propósito

El poder de propósito es un buen punto de partida. Cuando uno aprovecha su don innato y lo usa para el propósito previsto, ejerce un tremendo poder personal y la capacidad de efectuar cambios profundos e influir en el mundo. Cuando uno se acerca a una negociación, es importante arraigarse en un sentido de propósito más profundo y negociar desde ese lugar.

Poder de la colaboración

Además de eso, cuando uno reconoce el poder de la colaboración, se abre a sí mismo y a su contraparte negociadora a oportunidades para obtener mejores resultados que los que cualquiera hubiera logrado de forma independiente. El poder de múltiples cerebros trabajando juntos, disparando ideas unos a otros, inspirándose unos a otros a mayores alturas es una gran ventaja para encontrar resultados óptimos.

poder de servicio

Llevando la colaboración un paso más allá, se puede extraer mucho poder de una mentalidad de servicio. En otras palabras, cuando uno puede liberarse del ego y buscar servir a los demás, cambia la forma en que se presentan y, con ello, la dinámica de una negociación. Si bien puede parecer contradictorio, abordar las negociaciones (y la vida) desde una posición de servicio a los demás genera grandes beneficios en el proceso.

Poder psicológico

La mentalidad de una persona puede darle un gran poder o quitárselo. Por ejemplo, buscar validación externa otorga poder, mientras que un sentido interno de valor empodera. Practicar el amor propio incondicional y manejar la crítica interna de uno puede permitirle negociar desde una posición de poder personal inquebrantable.

Poder sobre vs poder con

A los individuos se les ha enseñado a ver el poder como poder sobre otros versus poder con. Esto no es sorprendente en un mundo que ha definido cada vez más el éxito basado en un modelo competitivo. De hecho, el diccionario Merriam-Webster define el poder como “la posesión de control, autoridad o influencia sobre los demás”, como si uno tuviera el control sobre los demás.

Poder sobre versus poder con es una distinción importante. Cuando buscan ejercer poder sobre los demás, las personas pierden valiosas oportunidades para encontrar soluciones creativas que beneficien mejor a todos. Por el contrario, traer empatía a la mesa, buscar comprender y satisfacer las necesidades de los demás, trabajar para encontrar el poder juntos (poder con los demás) puede asegurar mejores resultados, una mejor aceptación, mejores relaciones y acuerdos más duraderos.

Poder de proximidad

Ser consciente del poder de la proximidad le permite a uno ocupar una versión más poderosa de sí mismo. Es importante curar un círculo interno personal. Los mejores resultados dependen en parte de las personas con las que uno elige conectarse. Cuando las personas se rodean intencionalmente de otras personas que las inspiran, animan y animan a ser la mejor versión que pueden ser, tienen más poder y, con él, más influencia.

Poder de BATNA

En una nota más práctica, nunca subestimes el poder de tu BATNA (la mejor alternativa a un acuerdo negociado). Al prepararse para cualquier negociación, sepa qué alternativas existen en caso de que el trato en cuestión no se concrete. Saber esto le da apalancamiento y le permite a uno evaluar de manera realista los bordes de los puntos de resistencia de uno.

El poder de las altas aspiraciones y expectativas

Los estudios sugieren que quienes tienen grandes aspiraciones en una negociación obtienen mejores resultados. Sea intencional al establecer metas altas y anclarse alto. También es importante creer en la capacidad de lograr esos resultados más altos. Tener una expectativa genuina de mejores resultados hace que sea más probable que esos resultados se realicen.

Atado a eso, entender si uno teme al éxito es vital. El miedo al éxito es el hermano a menudo ignorado del miedo al fracaso, y puede ser un revés de poder importante. Temer lo que el éxito puede significar para la vida y las relaciones actuales de uno puede hacer que uno se estanque y/o se autosabote.

La famosa cita de Marianne Williamson sobre esto merece un momento de reflexión:

«Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos

fuerza más allá de lo medible. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta.

Nos preguntamos, ‘¿Quién soy yo para ser brillante, hermoso, talentoso, fabuloso?’ Realmente,

¿Quién eres tú para no ser? … Tu pequeñez no le sirve al mundo. Hay

nada ilustrativo sobre encogerse para que otras personas no se sientan inseguras

alrededor tuyo.»

Poder de rol

Las personas tienen la capacidad de aportar más (o menos) poder a una negociación según el rol que elijan. A menudo, se cometen errores al suponer que el título superior ejercerá más poder. Esto no siempre es cierto. En ocasiones, un director ejecutivo puede obtener más del personal, por ejemplo, cuando se comporta como un compañero de trabajo solidario que cuando ejerce su autoridad.

El rol es relevante para la dinámica de poder tanto en las relaciones personales como en las profesionales. Ser intencional sobre el papel que uno juega en una negociación determinada puede crear o romper la conexión. Elija el rol que asegurará los mejores resultados.

Nunca es demasiado tarde para aprender a obtener y usar el poder de manera efectiva. Estos simples reencuadres pueden ayudar a pensar en el poder y elegir la versión más poderosa de uno mismo para negociar la mejor vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies