Seleccionar página

Fuente: Bru-nO/pixabay

Todos tenemos expectativas sobre el mundo que nos rodea. Si se va de vacaciones este verano, puede esperar tener buen clima en la playa. Es posible que esté esperando su evaluación laboral y esperando que su jefe hable sobre una promoción. Puedes esperar que tu novio te llame cuando se instale después de su largo viaje.

Ahora, imagina que estás buceando y un banco de peces viene directamente hacia ti (o si alguna vez has estado en un acuario y te paraste frente a esos grandes tanques y viste lo mismo), así es como se mueve por la vida. De acuerdo con el no dualismo y otras tradiciones, nuestra vida cotidiana se compone de movernos a través de un mar de experiencias y eventos, somos ojos que caminan, que, como los peces, no podemos controlar. Lo que podemos hacer es notar y, a veces, incluso apreciar, ese pez amarillo brillante a medida que pasa.

Donde nos metemos en problemas es cuando tenemos expectativas sobre cómo se supone que debe ser la vida. Creamos nuestra propia realidad sobre la playa, la carrera, el novio. Cuando la vida no coincide con nuestras expectativas, nos enfadamos: ansiosos, enojados, desilusionados, incómodos. Pero la vida no está diseñada para adaptarse a nosotros; la vida se acomoda sola.

qué hacemos? Tratamos de cambiarlo y hacemos nuestro débil esfuerzo para que el mundo se ajuste a nuestra realidad. Intentamos que los demás hagan lo que creemos que deberían hacer. Inventamos una historia sobre cómo el mundo quiere atraparnos. Tratamos de matar el sentimiento (decepción, ira) actuando, usando drogas, etc.

La mala noticia es que no puedes controlar los peces que vienen hacia ti. La buena noticia es que en lugar de intentar cambiar el mundo, puedes aprender a controlarte a ti mismo, lo único que siempre puedes hacer. Aquí está cómo hacerlo:

#1. Relax

Atrapado con la lluvia en la playa, no hables de promoción, tu novio no llama. Estás decepcionado, enojado, ansioso. La vida no se ajusta a tus expectativas, a tu realidad. Tome algunas respiraciones profundas y baje los hombros.

#2. ser consciente

Está tu mente que siempre está funcionando —pensamientos, pensamientos, pensamientos— y tu conciencia, tu conciencia de que tu mente está funcionando. Desea practicar retroceder lo suficiente para ver lo que está haciendo su mente. Está revuelto, probablemente diciéndole todo tipo de cosas que hacer para que el mundo se ajuste a sus expectativas: revisar tres veces el informe meteorológico, enviar mensajes de texto a su novio, obsesionarse con su promoción.

#3. Mira, no arregles

Los estudios en pacientes con dolor crónico han demostrado que una de las mejores maneras de reducir el dolor es observar y sentir curiosidad por lo que sientes, pero no tratar de cambiarlo o inventar una historia al respecto. Cuando tratamos de cambiar nuestra experiencia, cuando escuchamos nuestra mente en pánico y enviamos mensajes de texto, comprobamos, nos obsesionamos, a menudo empeora. Simplemente adoptando una conciencia curiosa, veamos a dónde va este evento, esta experiencia, a menudo cambia; los peces pasan nadando.

#4. mantener la perspectiva

Aquí te dices a ti mismo que el mundo no se construye a mi alrededor, que este es un problema del primer mundo, que no puedo controlar a los demás.

#5. Apreciar la experiencia

Si la vida se trata de caminar a través de un mar de experiencias y eventos que están fuera de tu control, en lugar de luchar y enfadarte por ello, aprende a apreciarlo. Aprecia ese pez amarillo brillante nadando; observe los árboles ondeando en la brisa mientras se sienta en esa luz roja. Sea curioso acerca de lo que la vida está sirviendo hoy. Absorbe lo que sucede a tu alrededor, porque eso no solo es lo mejor que puedes hacer, sino que puede ayudarte a aprender a apreciar todo lo que nos rodea en cada momento.

#6. tener metas

Dicho todo esto, ten metas. Los objetivos te ayudan a eludir todas estas trampas. Sí, las metas son sobre el futuro pero son independientes de otras; vienen de ti Y sí, hay un resultado, alcanzar la meta o no, pero el enfoque está orientado hacia el proceso, el llegar paso a paso. Los objetivos tienen una atención integrada que falta en las expectativas. Tu objetivo puede ser pasar a la gerencia y dejar el servicio directo, pero no depende de si tu jefe se jubila o no o si le agradas.

Las metas son sobre desafíos y deseos, y lo que quieres llegar a ser o hacer en última instancia, mientras que las expectativas se meten en la maleza de la especificidad, sobre eventos o emociones que no puedes controlar.

#7. práctica

Pensar de esta manera es algo que requiere práctica, un recableado de su cerebro, pero se vuelve más fácil, más automático con el tiempo.

Establezca metas, salte las expectativas, practique la conciencia. Como dicen los budistas: “Si vives sin expectativas, eres una persona feliz”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies