Seleccionar página

A menudo termino la terapia con un ejercicio llamado «Agradecimientos, esperanzas y arrepentimientos». Compartir apreciaciones y esperanzas con los clientes se siente bien, pero los arrepentimientos son los mayores maestros. “Lamento no haberle dicho antes sobre mi forma de beber”, dice un cliente. “Lamento no haberte preguntado sobre tu forma de beber cuando lo sospechaba”, respondo. Los arrepentimientos pueden ser señales poderosas. Cuando se aborda con autocompasión, los arrepentimientos pueden guiarnos para hacer los ajustes necesarios para vivir una vida significativa.

cosas poderosas

Mirando hacia atrás en su vida, ¿qué desearía haber hecho de manera diferente? ¿Dónde te gustaría ser más audaz? ¿Qué relaciones desearías no dejar que se desvanezcan? Cuando considera sus sueños incumplidos o las cosas que desearía poder cambiar, puede generar sentimientos de arrepentimiento. Los arrepentimientos son difíciles de evitar. Todos los tenemos. Pero el arrepentimiento no es del todo malo. De hecho, cuando se sostiene con una indagación compasiva, el arrepentimiento puede recordarnos que nos mantengamos fieles a nosotros mismos, hagamos reparaciones y elijamos de manera diferente la próxima vez.

“El arrepentimiento nos hace humanos y el arrepentimiento nos hace mejores”, según Daniel Pink, autor de El poder del arrepentimiento. En el Proyecto American Regret, Pink encuestó a 4489 personas sobre diferentes dominios de arrepentimiento, como la salud, las relaciones y el trabajo. Luego creó The World Regret Survey, donde recopiló más de 19,000 historias de arrepentimientos de personas en 105 países. Sus resultados incluyen lo siguiente:

  • El ochenta y dos por ciento de las personas dicen que se arrepienten al menos ocasionalmente.
  • El arrepentimiento es una de nuestras emociones más comunes.
  • Hay más similitudes que diferencias en nuestros arrepentimientos según la edad, la raza y el género.
  • El arrepentimiento nos ayuda a tomar mejores decisiones, desempeñarnos mejor y experimentar un significado más profundo.

Cuando entrevisté a Pink en el podcast Your Life in Process, ofreció una solución para nuestros arrepentimientos:

Lo que queremos hacer es confrontar nuestros arrepentimientos. Piensa en ellos. Úsalos como pistas. Y cuando hacemos eso, esta es una emoción poderosamente transformadora.

4 categorías de arrepentimientos

Pink afirma que lo que más se destaca de los arrepentimientos es su ubicuidad y su estructura subyacente común. Nuestros arrepentimientos tienden a caer en cuatro categorías principales:

  • Los arrepentimientos fundamentales provienen de nuestra incapacidad para atender algún aspecto de nuestras vidas porque elegimos ganancias a corto plazo sobre beneficios a largo plazo. Los arrepentimientos fundamentales incluyen declaraciones como: «Si solo usara más protector solar».
  • Los arrepentimientos por audacia provienen de no dar un paso al frente, hablar o aparecer en nuestras vidas. Con pesares audaces, puede decir: «Ojalá fuera más fiel a mí mismo».
  • Los arrepentimientos de conexión ocurren cuando no pasamos por lo que John Gottman llama los «momentos de la puerta corrediza» de las relaciones. Incluyen las relaciones que se han desviado con el tiempo o que terminaron en rupturas.
  • Los arrepentimientos morales son producto de actuar en formas que van en contra de sus creencias y valores. Los más comunes son engañar, dañar a alguien, ser desleal o deshonrar a la autoridad.
  • Evitación experiencial

    Al leer estas categorías de arrepentimiento, puede comenzar a ver por qué las tenemos. El arrepentimiento nos enseña a prepararnos para el futuro, ser audaces, conectarnos con los demás y ser morales. Según la psicología evolutiva, cada emoción tiene una función, incluso las menos favoritas, como el arrepentimiento. El arrepentimiento funciona para ayudarnos a aprender de nuestros errores y crecer. Sin embargo, para muchos de nosotros, perdemos esta oportunidad porque el arrepentimiento es muy incómodo de sentir. Cuando nos enfrentamos a la incomodidad del arrepentimiento, a menudo tratamos de evitarlo o controlarlo de dos maneras:

    • Evita los arrepentimientos diciendo: “No me arrepiento”; “Nunca mires atrás”; o «Piensa en positivo».
    • Quedarnos atrapados en arrepentimientos reflexionando sobre ellos, intelectualizándolos y culpándonos a nosotros mismos.

    Esta forma de evitación experiencial puede alejarnos de lo que valoramos. Evitar el arrepentimiento puede aliviar su dolor a corto plazo, pero sus arrepentimientos inevitablemente regresarán. Y cuando no los enfrenta de frente, pierde oportunidades de aprender de ellos.

    Confrontando los arrepentimientos con autocompasión

    La mejor manera de enfrentar tus arrepentimientos es con autocompasión. Al traer amabilidad, apertura y perspectiva a tus arrepentimientos, puedes saludar tu pasado con curiosidad y amabilidad y aprender a hacer lo siguiente:

    • Descubre los valores que se esconden bajo tus remordimientos.
    • Ve las punzadas de arrepentimiento como oportunidades de crecimiento.
    • Deja de rumiar y repetir los arrepentimientos y comienza a vivir tu vida.
    • Comience una práctica de auto-perdón.

    Tres preguntas de diario para explorar más a fondo tus arrepentimientos:

  • Mirando hacia atrás en su vida, ¿qué desearía haber hecho de manera diferente? Considere las cuatro categorías principales de arrepentimiento enumeradas anteriormente (arrepentimiento de fundamento, arrepentimiento de audacia, arrepentimiento de conexión y arrepentimiento moral). Escribe sobre un dominio de tu vida en el que experimentes el mayor arrepentimiento. ¿Tu arrepentimiento cae en alguna de estas categorías? ¿Cómo?
  • Considere los arrepentimientos sobre los que escribió anteriormente. ¿Qué papel jugó el contexto en sus acciones o inacciones? ¿Qué papel jugó en su comportamiento su historial de aprendizaje, acceso a habilidades y recursos, red social o factores sistémicos como la opresión?
  • El amor más profundo que podemos dar a algo es nuestra atención. Aprender a permanecer más tiempo con tus arrepentimientos te permite brindarles algo de atención y curiosidad. ¿Qué te enseñan tus remordimientos sobre lo que valoras? ¿Cómo puedes actuar sobre ese valor hoy?