Seleccionar página

El narcisismo es un tema de moda en la literatura contemporánea, y su popularidad puede oscurecer nuestra comprensión de lo dañino que es en la vida real. El abuso narcisista es generalizado, con efectos de gran alcance que son devastadores para sus víctimas. De hecho, la exposición crónica a este tipo de manipulación y victimización es una forma de trauma, un trauma que puede alterar la estructura del cerebro y cambiar permanentemente la cognición.

Cuando las relaciones narcisistas no se pueden escapar

Un narcisista tiene como objetivo controlar todos los aspectos de su víctima, ya sean sus acciones, sentimientos o pensamientos, y cuanto más tiempo continúa el abuso, más arraigado se vuelve ese control. Para aquellos que están atrapados en relaciones narcisistas sin una salida fácil, aprender formas efectivas de comunicarse con un narcisista puede salvarles la vida, además de ayudar a las víctimas a recuperar algo de control y trabajar hacia el empoderamiento (en lugar de la persecución).

El método más seguro para comunicarse con un narcisista es cortar cualquier forma de correspondencia. Debido a que el verdadero narcisismo es un problema de por vida y no se puede «curar», evitar todas las interacciones es la protección más genuina que las víctimas pueden emplear. Sin embargo, para muchas personas, esto es poco realista en el mejor de los casos e imposible en muchos casos.

Técnicas de comunicación para las relaciones narcisistas

El narcisismo se nutre de la intimidad, por lo que es difícil alejarse verdaderamente de ella una vez que se reconoce y comprende. En situaciones en las que la comunicación no se puede interrumpir por completo, las víctimas pueden practicar varias técnicas que pueden hacer que las circunstancias sean más llevaderas.

Autoaislamiento. Debido a que los narcisistas prosperan presionando los botones y utilizando el «conocimiento interno» para afianzarse en el control de los demás, aprender a protegerse de sus ataques es crucial. Desarrollar un escudo emocional espeso es un factor protector que eventualmente puede quitarle algo de poder a las flechas que los narcisistas pueden lanzar en tu dirección.

Dedique tiempo a analizar sus pensamientos internos, concentrándose y trabajando en sus dudas y ansiedades. No tenga miedo consigo mismo: la autoexploración es un lugar seguro para profundizar en sus factores desencadenantes y comprenderlos por completo.

Ármate con información sobre lo que te motiva y qué botones, cuando se presionan, realmente parecen dar en el blanco. Al aumentar la conciencia de sus posibles puntos débiles, puede hacer que los ataques duelan menos cuando lleguen.

Aprenda a no responder. Los narcisistas necesitan una reacción para obtener la satisfacción y el control que anhelan. Al aprender qué situaciones requieren una respuesta y cuáles se pueden ignorar con seguridad, se comprará una paz valiosa.

Esta técnica requiere un poco de prueba y error para explorar y comprender las circunstancias que se resolverán sin la intervención directa de usted. Pruebe no responder en diferentes situaciones y preste mucha atención a los resultados, rastreando cuidadosamente las condiciones que pueden manejarse sentándose y esperando.

Date permiso para no responder todos los mensajes de texto, llamadas telefónicas, desafíos o súplicas. Reconoce que los límites son razonables, independientemente de cómo tu narcisista te haya entrenado para pensar de otra manera. Dominar el arte de no responder eliminará gran parte de la agitación emocional que surge al relacionarse con un narcisista.

No creas la mayor parte de lo que escuchas. Los narcisistas son manipuladores expertos, capaces de ganarse a casi cualquier persona para su causa, a corto plazo. Sin embargo, una vez que otros se familiarizan con sus métodos, su influencia comienza a decaer. Lo más probable es que, si estás atrapado en una relación narcisista que aparentemente no tiene fin, puedas discernir sus verdades de las mentiras.

Narcisismo Lecturas esenciales

La confianza es la moneda de un narcisista, y la gastan sin pensar en las posibles consecuencias de perderlo todo. Las víctimas deben aprender a salvaguardar su confianza a toda costa, y un punto de partida es dejar de creer la mayor parte de lo que escuchan de un narcisista.

No caiga presa de los halagos, amenazas y trucos que se utilizarán para ganarse su confianza. Tenga cuidado desde el principio, desenredando los hilos de la verdad de la información innecesaria que le proporcionarán. Reconocer que la mayor parte de su comunicación es engañosa será una herramienta invaluable para proteger su confianza de ser violada.

Obtenga siempre una segunda opinión. Debido a la naturaleza íntima que caracteriza el abuso narcisista, las víctimas siempre deben buscar una segunda opinión al formar una respuesta a su abusador. Los narcisistas lo presionarán para que responda de inmediato, con la esperanza de sorprenderlo y aumentar las probabilidades de que les dé la respuesta impulsiva que buscan. Desde amenazas hasta halagos y bombardeos amorosos, utilizarán una amplia gama de tácticas diseñadas para instigar la precipitación de tu parte.

Aprender a detenerse y explorar posibles respuestas (y sus resultados) con un mentor o amigo de confianza casi siempre mejorará sus resultados y lo ayudará a disminuir esas respuestas instintivas que solo traen más conflictos y problemas.

Deja de intentar cambiarlos. El narcisismo genuino es una condición destructiva de larga duración con el potencial de destruir las relaciones. Debido a que se forma en el contexto de las relaciones, muchas personas sentirán la necesidad de influir positivamente y cambiar a su abusador para salvar la relación.

Desafortunadamente, el narcisismo no se puede curar, y los esfuerzos por “arreglarlo” en las relaciones íntimas suelen ser una pérdida de tiempo y energía. Abandonar la expectativa de que los patrones narcisistas y la manipulación pueden resolverse es liberador y empoderará a las víctimas para recuperar parte del control que se ha usado en su contra.

El narcisismo no es un problema a corto plazo, y sus víctimas pueden sufrir un daño significativo después de una exposición crónica a él. Sin embargo, el efecto del abuso se puede mitigar en cierta medida haciendo algunos ajustes menores y aprendiendo a manejar las interacciones manipuladoras sin caer presa de los trucos de un abusador. En las relaciones narcisistas de las que no se puede escapar, las víctimas deben usar cualquier herramienta que esté a su disposición para sobrevivir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies