Seleccionar página

Fuente: fizkes/Adobe Stock

Nuestros pensamientos son un filtro que afecta fuertemente la forma en que vemos y sentimos acerca de nuestra pareja, para bien o para mal. Los pensamientos positivos conducen a buenos sentimientos, interacciones armoniosas e intimidad. Los pensamientos negativos conducen a malos sentimientos, ira y resentimiento.

Las suposiciones que hacemos en las relaciones son a menudo una forma de distorsión cognitiva o error de pensamiento. Si participamos en estas distorsiones todo el tiempo, pueden contribuir a conflictos y rupturas. Continúe leyendo para conocer algunas de las distorsiones cognitivas más comunes en las relaciones y cómo reconfigurar estos patrones de pensamiento dañinos (adaptado de Mindful Cognitive Behavioral Therapy).

1. Sobregeneralización

Suponemos que una instancia se aplica a cada situación.

Ejemplo: Pensamos que nuestra pareja es “siempre” crítica o “nunca” le gustan los regalos que le damos.

Prueba esto: busca formas más matizadas de ver las cosas, ya que la verdad suele tener más matices de gris.

2. Catastrofismo

Creemos que una situación es mucho peor de lo que realmente es.

Ejemplo: Creemos que nuestra pareja nunca nos perdonará por un simple error, uno que fácilmente pasaríamos por alto si los roles se invirtieran.

Prueba esto: Busca formas alternativas de ver la situación, como que nuestra pareja puede estar un poco molesta con nosotros pero no será el fin del mundo, ni de nuestra relación.

3. Personalización

Creemos que los eventos que no tienen nada que ver con nosotros tienen que ver con nosotros.

Ejemplo: Suponemos que nuestra pareja dejó una sartén sin lavar porque quería que supiéramos que le molestaba tener que lavar los platos; en realidad, simplemente lo pasaron por alto o planearon lavarlo más tarde.

Intente esto: pregúntese si el comportamiento de su pareja es necesariamente causado por usted o está dirigido a usted. Lo más probable es que tenga poco que ver contigo y todo que ver con ellos.

4. Razonamiento emocional

Asumimos que nuestros sentimientos nos están dando información útil.

Ejemplo: Creemos que nuestros sentimientos de celos deben significar que nuestra pareja nos está siendo infiel.

Intente esto: practique ver las emociones por lo que son: señales que llaman nuestra atención pero que pueden o no estar basadas en hechos reales sobre el mundo.

5. Falso sentido de la responsabilidad

Creemos que tenemos más poder del que realmente tenemos.

Ejemplo: Creemos que la felicidad de nuestra pareja depende totalmente de nosotros y asumimos que es culpa nuestra cuando está molesto.

Pruebe esto: pregúntese si tiene tanto control como supone que tiene y recuerde que los sentimientos y las acciones de los demás son su responsabilidad y no la suya.

6. Debería

Pensamos que las cosas deberían ser como nos gustaría que fueran.

Ejemplo: Queremos que nuestra pareja saque la basura, así que nos decimos que debe sacarla, cuando en realidad no hay una regla absoluta que diga que debe hacerlo.

Prueba esto: reformula tu debería como una preferencia o un deseo, por ejemplo, «Significaría mucho para mí si sacaras la basura».

7. Lectura mental

Suponemos que sabemos lo que está pensando nuestra pareja.

Ejemplo: Creemos que nuestra pareja está decepcionada con nuestra apariencia física, cuando en realidad le puede gustar cómo nos vemos.

Intente esto: desafíe las suposiciones de lectura de la mente, que a menudo son solo sus propios pensamientos proyectados en lugar de las verdaderas creencias de su pareja. A veces puede ser útil preguntarle a tu pareja qué está pensando, lo que puede contradecir tus suposiciones.

Cambia tu forma de pensar

La próxima vez que esté molesto con su pareja, use este ejercicio TEA para resolver cualquier error de pensamiento.

  • Pensamientos: Escriba sus pensamientos acerca de su pareja.
  • Evidencia: Inhala y exhala lenta y suavemente. Luego examine la evidencia a favor y en contra de cada uno. ¿Es 100% cierto? ¿Cuenta la historia completa? Observe cómo estos pensamientos afectan sus sentimientos hacia su pareja.
  • Alternativa: finalmente, piense en al menos una forma alternativa de pensar sobre la situación que podría ser más precisa.
  • Relaciones Lecturas esenciales

    No puedo contar la cantidad de veces que he tenido que pensar en decir mentiras familiares que podrían alejarme de mi esposa, como «Ella no se preocupa por mí» o «Ella piensa que soy un idiota». Hay muchos menos problemas en nuestra relación cuando no asumo cuáles son sus motivaciones, lo que está pensando o lo que “debería” estar haciendo.

    Al desafiar nuestras creencias inútiles, podemos ir más allá de las mentiras y medias verdades de la mente que confunden nuestro pensamiento y enturbian las aguas de nuestras relaciones.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies