Seleccionar página

Fuente: Wikimedia Commons

Quizás no sea sorprendente para la mayoría de las personas que el café pueda tener un efecto positivo en el estado de ánimo. Muchos de nosotros confiamos en este beneficio antes de salir a la carretera por la mañana y durante el día en el trabajo.

Pero el café puede tener otros beneficios para el estado de ánimo además de mejorar el estado de ánimo poco después de consumirlo. Muchos estudios más pequeños han indicado que el café puede ayudar a prevenir la depresión leve a moderada, un trastorno que afecta al 15% de las personas en países de ingresos altos.

Más recientemente, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Qingdao en China realizaron un metanálisis de los resultados de 15 estudios realizados anteriormente sobre la correlación entre el consumo de café y la depresión.

Los resultados del metanálisis, publicados en la edición de marzo de 2016 de la Revista de Psiquiatría de Australia y Nueva Zelanda, sugieren que hay una reducción del 8% en el riesgo de desarrollar depresión por taza promedio de café con cafeína consumida por día.

Todavía no sabemos cómo el café ayuda a aliviar los trastornos depresivos. Pero los investigadores sugieren dos posibles mecanismos.

Aunque a menudo se piensa que la depresión es el resultado de niveles bajos de serotonina en el cerebro, está surgiendo una nueva hipótesis. Según esta hipótesis, la depresión es el resultado de una mala respuesta inmune que provoca inflamación del cerebro.

Los investigadores chinos creen que el café puede ayudar a aliviar este tipo de inflamación, debido a su combinación especial de antioxidantes, que incluyen químicos como el ácido clorogénico, el ácido nicotínico, la trigonelina, el ácido quinolínico ácido, el ácido tánico y el ácido pirogálico.

Otra hipótesis es que los efectos antidepresivos de consumir café con cafeína son un resultado directo de la cafeína. La cafeína es un psicoestimulante que puede aumentar la excitación y la motivación.

Cuando estamos despiertos y alertas después de una buena noche de sueño, hay muy poca adenosina en el sistema nervioso central. Sin embargo, durante varias horas sin dormir, la adenosina se acumula lentamente. La adenosina activa los receptores de adenosina, lo que provoca somnolencia y falta de motivación y energía.

Al igual que la adenosina, la cafeína se une a los receptores de adenosina en el sistema nervioso central, pero a diferencia de la adenosina, la cafeína no activa los receptores. En cambio, los bloquea, impidiendo que provoquen la respuesta celular normal que conduce a la falta de energía y motivación.

Esta respuesta explica por qué beber café puede ayudarnos a mantenernos despiertos y alertas a corto plazo. Sin embargo, eso por sí solo no explica cómo el café puede ayudar a aliviar la depresión a largo plazo.

Un mecanismo sugerido por los investigadores chinos es que el café ayuda a que la dopamina, la principal sustancia química motivadora del cerebro, sea más eficaz. En se liant aux récepteurs de l’adénosine, la caféine augmente la quantité de dopamine qui se lie aux récepteurs de la dopamine dans le striatum, une partie du cerveau antérieur qui coordonne la prise de décision, la motivation et la perception des récompenses, entre otras cosas.

Dos características típicas de la depresión son la anhedonia (la incapacidad de experimentar placer) y la falta de motivación. Si el café ayuda a aumentar la motivación y la capacidad de experimentar placer al unirse a los receptores de adenosina, esto podría explicar su efecto a largo plazo sobre el trastorno depresivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies