Seleccionar página

Enfrentar el miedo a un diagnóstico o procedimiento médico aterrador puede resultar desalentador. Podemos sentirnos impotentes. ¿No sería fantástico saber que usted tiene el poder de mejorar su salud? Estudios recientes muestran cómo podemos aprovechar el poder de nuestro cerebro para lograr resultados positivos en la salud.

Fuente: Foto de Online Marketing en Unsplash

Según encuestas de la Asociación Estadounidense de Psicología, la ansiedad por la salud va en aumento. Muchos de nosotros estamos preocupados por la salud de un miembro de la familia o luchando con nuestros propios problemas de salud. COVID sigue siendo un virus mutante que se propaga rápidamente, infecta y reinfecta a la población.

Los científicos están desconcertados acerca de por qué algunas personas expuestas a un virus se enferman y por qué otras se mantienen bien. Algunos pacientes responden bien a los medicamentos y las vacunas, mientras que otros no.

Placebos y Nocebos

Los médicos y los investigadores médicos saben por estudios publicados que algunos pacientes mejorarán con un placebo (una píldora o tratamiento falso). Para determinar si un medicamento realmente funciona, debe funcionar mejor que un placebo. Alrededor del 30 por ciento de las personas mejorarán con un placebo. Simplemente creer que estás haciendo algo útil puede hacerte sentir mejor.

Por el contrario, alrededor del 25 por ciento de los pacientes asignados a placebos en los ensayos de medicamentos informan síntomas negativos como dolores de cabeza, dolor y náuseas. Algo muy diferente parece estar sucediendo en el cerebro de aquellos que experimentan dolor con un placebo en comparación con aquellos que experimentan alivio. Aquellos que imaginan resultados adversos parecen sufrir, incluso cuando no han recibido tratamiento. Estos se llaman «efectos nocebo». Placebo proviene del latín y significa «yo complaceré». La palabra nocebo significa «haré daño».

Ted Kaptchuk, profesor de investigación en la Escuela de Medicina de Harvard, cofundó el Programa de Estudios de Placebo y el Encuentro Terapéutico. Él y sus asociados crearon un interesante estudio con placebo de pacientes que padecían el síndrome del intestino irritable (SII). Compararon un grupo de pacientes en una lista de espera con un grupo que recibió acupuntura falsa (sin agujas reales ni pinchazos en la piel). Un tercer grupo recibió acupuntura simulada con un proveedor de tratamiento cálido y cariñoso.

Los resultados mostraron que el 28 % de los que estaban en la lista de espera informaron una mejoría de los síntomas, el 44 % de los que recibieron solo acupuntura simulada informaron un progreso y un sorprendente 62 % de los pacientes que recibieron acupuntura simulada de un proveedor cálido y atento informaron una mejora significativa.

Los investigadores se sorprendieron de que la combinación de un proveedor cariñoso con un tratamiento con placebo hiciera que los sujetos mejoraran tanto como el grupo que recibió medicamentos reales para el SII en los ensayos clínicos (Kaptchuk, TJ et al. 2008).

Mentalidad y Efectos Placebo

¿Hay alguna manera de ayudarse a sí mismo a sanar más rápido o de protegerse a sí mismo aprovechando el poder de su cerebro?

Una nueva investigación sugiere que nuestros pensamientos y creencias nos impactan a nivel celular. Considere el estudio de la malteada. La Dra. Alia Crum y sus colegas de la Universidad de Stanford evaluaron al mismo grupo de personas en dos ocasiones distintas. En ambas ocasiones, a los sujetos se les dio a beber un batido de 380 calorías. En la primera ocasión, se les dijo a los sujetos que estaban bebiendo un batido «indulgente» de 620 calorías. El batido mostraba una etiqueta falsa con información nutricional falsa.

En la segunda ocasión, a los mismos sujetos se les dijo que el batido era un batido «sensible» de 140 calorías con una etiqueta falsa diferente de información nutricional. Los experimentadores midieron los niveles de la hormona grelina antes, durante y después de beber el batido. La grelina es una hormona que sube cuando tenemos hambre y baja cuando nos sentimos saciados.

Sucedió algo extraordinario. Los sujetos que pensaron que tomaron un batido alto en calorías tuvieron una gran caída en la grelina, lo que demuestra que se sintieron llenos. Cuando los sujetos pensaban que estaban recibiendo el equivalente a un refrigerio bajo en calorías, sus niveles de grelina se mantuvieron estables (Crum, A. et al. 2011).

Las hormonas del sujeto seguían sus creencias, no la realidad de las calorías que consumían.

Si nuestros pensamientos y creencias pueden cambiar nuestras hormonas, ¿qué más pueden afectar?

Un estudio reciente analizó los efectos de la mentalidad en la inmunoterapia oral para las alergias al maní en los niños. Grupos de niños (con sus padres) recibieron un tratamiento para ayudar a prevenir las consecuencias potencialmente mortales de la alergia al maní. A un grupo se le dijo que el tratamiento podría causar efectos secundarios que no amenazan la vida. Al otro grupo se le dijo que los efectos secundarios que no ponían en peligro la vida significaban que el medicamento estaba funcionando al desensibilizarlos a la reacción alérgica.

Los resultados del estudio fueron bastante profundos. El grupo que creía que los efectos secundarios eran una señal de que el tratamiento estaba funcionando respondió significativamente mejor al tratamiento médico. Sus creencias positivas sobre el medicamento y sus efectos secundarios redujeron su ansiedad y mejoraron su respuesta fisiológica a la terapia (Howe, LC et al. 2019).

Crea tu propio efecto placebo

Si nuestras creencias y mentalidades pueden producir cambios significativos en nuestra fisiología, esto sugiere que podemos aprovechar nuestro poder cerebral para mejorar nuestra salud. Podemos crear nuestros propios efectos placebo. Es útil comenzar con la historia que se cuenta a sí mismo acerca de su salud. Ayuda a crear una historia interna que tenga un resultado feliz y deseable. Así es cómo:

  • Imagina y visualiza la curación: imagina que tu medicación te ayudará. Visualice los mejores resultados para sus cirugías, tratamientos o condiciones de salud.
  • Elija proveedores cálidos y afectuosos: Muestre su gratitud a los proveedores. La calidez, el cariño y la gratitud ayudan a aliviar la excitación del sistema nervioso y reducen la ansiedad y el estrés.
  • Cultivar emociones positivas: se sabe que las emociones positivas como el asombro y el asombro reducen la inflamación. Participe en actos de bondad, amor y gratitud para suavizar su respuesta al estrés (Stellar, JE et al. 2015).
  • Espero que te sientas inspirado y empoderado por tu magnífico cerebro. Desafía tu mentalidad negativa y crea tu propio efecto placebo. Puede ayudarlo a sentirse más esperanzado. La esperanza es saludable.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies