Seleccionar página

1. Da un paseo por un estacionamiento abandonado

O

2. ¿Estás estudiando para una prueba de aritmética obligatoria?

Los maestros, académicos y la mayoría de las personas probablemente elegirán el n. ° 2. Aunque no nos gusta el cálculo, hacemos un examen obligatorio. Debe ser importante.

Sin embargo, la mayor parte del aprendizaje humano no implica números, palabras o símbolos matemáticos. La mayor parte del aprendizaje no involucra el idioma en absoluto.

Pero mientras camina por este estacionamiento, aprenderá:

1. Cómo combatir virus como el Ébola y el SIDA.

2. Cómo moverse, pensar y actuar en un espacio tridimensional.

3. Qué ligamentos y músculos, tendones y articulaciones deben rehacerse de manera diferente. Esa noche también desarrollará nuevas células cerebrales, durante el sueño. Y esas nuevas células cerebrales se utilizarán para aumentar su capacidad de memoria y ayudarlo a aprender al día siguiente y al siguiente.

Las matemáticas son asombrosas. Quizás la supervivencia pueda ser más importante. La biología es un sistema de información en regeneración alimentado por el aprendizaje: aprendizaje aleatorio.

Pero no escuchamos a nuestro sistema inmunológico hablándonos, susurrándonos mientras dormimos. No escuchamos el lenguaje de la inmunidad o nuestras articulaciones, músculos, bazo y pulmones, a menos que nos sintamos malhumorados.

La mayoría de nuestros logros de aprendizaje no se traducen fácilmente en palabras. Considere andar en bicicleta. O mata un virus del resfriado invasivo. Como no pensamos mucho en cómo funcionan estos procesos, los ignoramos. Y eso nos hace ignorar las formas reales en que nuestro cuerpo vive, trabaja y aprende:

Sobre la marcha. A través de recuerdos en recuerdos. Reemplace siempre lo viejo por lo nuevo.

Porque el universo en el que vivimos siempre está cambiando. Y si no cambiamos con eso, moriremos.

Nuevas formas de aprender

Ver el funcionamiento del cerebro y el cuerpo como capas superpuestas de sistemas de información es un concepto nuevo para muchos. Pero es eminentemente práctico. Puede ayudarnos a aprender las “cosas difíciles”: lo que necesitamos para tener éxito en nuestros estudios y en el trabajo. Libros recientes como «Cómo aprendemos» de Benedict Carey analizan algunos de estos métodos exitosos, pero no todos. Cuando reconoces que el cuerpo es un sistema de regeneración de información gigante, piensas de manera diferente. Puede aprender de forma más eficaz. A continuación, se incluyen algunas cosas que quizás le interese saber:

1. Hacer y romper. Durante la última campaña presidencial, Mitt Romney habló con pasión de los «hacedores y tomadores» de nuestra economía. En términos del cerebro económico, el problema son los «hacedores y los rompedores».

Crea un nuevo recuerdo, y pronto romperás uno viejo.

Los recuerdos residen en los recuerdos. La información vive, dentro de nosotros, unida a otra información.

Para aprender y recordar, normalmente tienes que «romper» físicamente un recuerdo antiguo y unirlo con uno antiguo: una nueva síntesis. El aprendizaje se suma al antiguo aprendizaje. Es un proceso físico-químico de creación. No obtienes lo que tenías antes. Entonces, la mayoría de los recuerdos no permanecen igual por mucho tiempo. Ellos cambian.

Los cerebros no son colecciones de datos apiñados en un almacenamiento permanente como los DVD. Los recuerdos se rehacen sobre la marcha.

2. Contexto: en. El cerebro ama la novedad. Lo que realmente le gusta es la prominencia. Significa cosas que sobresalen como un pulgar dolorido, como Lady Gaga haciendo las entrevistas en “Meet the Press”.

Dado que el aprendizaje está anidado dentro de otros aprendizajes, aprendemos mejor a movernos entre diferentes contextos y entornos.

¿Quieres estudiar para este examen de cálculo? Pruébelo en diferentes mosaicos en diferentes partes de la biblioteca. Mejor aún: conviértalo en una fiesta al aire libre, sentado en su sala de estar o reclinado cómodamente en la mecedora de su porche.

Recuerde que la mayor parte de su memoria y aprendizaje no es consciente. Todo va en la tolva. Diferentes entornos significan más contextos y diferentes formas en que su cerebro resume y recuerda.

3. Contexto – Salir. ¿Qué aprender algo realmente bueno? Mientras Carey y otros predican, sal y enséñale.

O cántalo. O conviértelo en un poema. O pintarlo. O prepárelo como parte de una campaña publicitaria para una nueva zapatería.

Hágalo suyo y lo aprenderá de forma más eficaz.

4. Relojes corporales. Las personas tienen una mejor capacidad de memoria a largo plazo durante la noche. Esa debe ser la razón por la que enseñamos a la mayoría de los niños por la mañana, ¿verdad?

Un principio básico de la regeneración humana es utilizar su cuerpo tal como está construido. Ciertos tiempos del reloj corporal son mejores para el aprendizaje a largo plazo. Abarrotar toda la noche suele ser una estrategia infructuosa, a menos que su único objetivo sea aprobar un examen. También es importante reconocer los límites del aprendizaje. La mayoría de nosotros no aprendemos bien durante horas y horas. Toma descansos o cometerás errores.

5. Concentración relajada. Como dice Bill Murray, casi todo el desempeño es más fácil y más eficiente cuando estamos relajados.

Hay muchas, muchas formas de lograr un enfoque relajado (mi libro, «El poder del descanso» tiene muchas de ellas). Pero demasiada ansiedad puede matar el rendimiento. Lo mismo ocurre con muy poca ansiedad, como no preocuparse en absoluto.

La relajación y la concentración son muy útiles.

6. Intervalos cronometrados. ¿Qué es mejor? ¿Estudiar durante 12 horas seguidas, sin moverse ni levantarse, o durante seis intervalos de 90 minutos con descansos en el medio?

La mayoría de nosotros conoce la respuesta por nuestra propia experiencia. Así como hay relojes que determinan nuestro desempeño, también lo hace nuestra capacidad de atención.

Y aprendemos mejor a trabajar en intervalos.

Lo mismo ocurre en el atletismo y en muchos otros tipos de aprendizaje. La regla es conceptualmente simple: aprende, espera, repite la lección. Ayuda a consolidar los recuerdos.

7. Descanso. ¿Quieres dejar de aprender? Deja de dormir.

Muchos estudios muestran que los adolescentes aprenden de manera más eficaz cuando duermen más. Aprendemos durmiendo. Nuestros cuerpos crecen mientras duermen. Nos regeneramos en el sueño.

Y hacemos todo de manera diferente a cuando estamos despiertos.

Aprendizaje real

Aprendemos o morimos. La mayor parte de nuestro aprendizaje, como lo que nos mantiene vivos en nuestros cuerpos, se aprende de formas que no requieren lenguaje.

Pero sigue siendo un aprendizaje.

Y debido a que el cuerpo está aprendiendo constantemente, actualizándose constantemente, regenerando sus almacenes de información sobre la marcha, podemos aprender desde nuestro primer aliento hasta el último.

El aprendizaje es necesario. Es maravilloso. Es gracioso.

Especialmente si sabes cómo hacerlo.