Seleccionar página

Fuente: fizkes/Shutterstock

Después del reciente tiroteo en la escuela de Uvalde, Texas, mi hija de 9 años que está en cuarto grado me vio llorar mientras leía sobre los niños que murieron. Me enfrenté al dilema de cómo discutir este horrible evento con ella. Puede ser un desafío decidir qué tan explícito ser cuando se habla de un evento terrible con un niño pequeño.

Las tragedias recientes han dejado a muchos padres sintiéndose ansiosos y confundidos acerca de cómo abordar estos temas pesados ​​con sus hijos. Como padres, se espera que tengamos todas las respuestas y brindemos a nuestros hijos apoyo, orientación y seguridad. Es importante que aprovechemos estas oportunidades para hablar abiertamente y dar información apropiada para el desarrollo mientras inculcamos los valores familiares.

Estos son algunos consejos para abordar temas pesados ​​con los niños.

  • Es esencial ser honesto con su hijo y no sobreprotegerlo, y es igualmente importante tener tacto y usar un lenguaje apropiado para su desarrollo.
  • Es comprensible estar enojado por un evento como este, pero trata de transmitir tu pasión sin demasiada negatividad. Encuentra siempre las perlas de sabiduría en cada historia y transmite que eres capaz de manejar tus propias emociones negativas. Esto es ser un buen modelo a seguir.
  • Si eres capaz de hacerlo con calma, impartir tus propias creencias y valores familiares con respecto a algo que te apasiona beneficiará el desarrollo moral de tu hijo.
  • No es necesario incluir detalles gráficos que solo provocarán más ansiedad y miedo.

Cuando mi hija entró y me encontró llorando esa mañana, no traté de ocultar el hecho de que la noticia me había afectado profundamente. Dejar que ella vea mi tristeza enseña la expresión adecuada de las emociones. Omití el hecho de que los niños que murieron tenían la misma edad que ella. Hubo muchos detalles que omití ya que ella no necesitaba conocer esta información. No iba a tratar de expresarle a una niña de 9 años lo frágil que es la vida a las 7:30 am mientras se prepara para ir a la escuela.

Cuando se trata de discutir eventos traumáticos con sus hijos, la edad importa. Si bien pueden ser demasiado jóvenes para algunas de las cosas súper pesadas, es nuestra responsabilidad como padres enseñar valores familiares y moralidad a nuestros hijos. Mis valores pueden ser diferentes a los suyos y podemos diferir en nuestros puntos de vista sobre política o control de armas, etc. Pero creo que sean cuales sean sus valores, es fundamental impartirlos de una manera que sea apropiada para la edad de su hijo. Creé la siguiente lista de acciones sugeridas para grupos de edad según el desarrollo típico:

3-6 años

  • Evite que los niños vean las noticias.
  • Evite hablar sobre el evento con otros adultos frente a su hijo, si es posible.
  • Esté atento a los signos de estrés, miedo y ansiedad.
  • Mantenlo simple.
  • Controle su propia ansiedad y miedo frente a sus hijos, cuando pueda.
  • Centrarse en los héroes de la historia.
  • Averigüe lo que saben y lo que aprendieron.
  • Ser un modelo a seguir para la expresión saludable de las emociones.

7-12 años

  • Inicie la conversación: se enterarán independientemente. Es mejor que la información provenga de usted.
  • Averigüe lo que saben y corrija la información inexacta.
  • Hable acerca de probable vs. posible.
  • Cree elementos accionables para ayudar a los necesitados.
  • Estar al tanto de los planes de emergencia de la escuela en general.
  • Pregunte acerca de los planes de seguridad vigentes (p. ej., escuela, campamento, etc.), como esconderse, cerrar las puertas con llave, mantenerse alejado de las ventanas, etc.
  • Elabore un plan de seguridad familiar para tiroteos en el hogar y en lugares públicos.
  • Tome medidas para prevenir la impotencia, como escribir una carta, recaudar dinero, hacer peticiones, etc.

13+

  • Cree un espacio seguro preguntándoles al respecto, qué saben y asegurándose de que se sientan cómodos hablando de esto en cualquier momento.
  • Anime a los niños a solidificar e identificar sus propios valores.
  • Tenga discusiones reflexivas sobre cómo sus valores y los de ellos pueden diferir.
  • Hable sobre lo que significa hacer un cambio, como comenzar una manifestación u organizar una huelga.
  • Busque señales de advertencia de problemas más serios, como cerrarse, ataques de pánico o llamadas de amigos u otros adultos.

Este también es un momento apropiado para enseñar habilidades de afrontamiento cuando las situaciones causan ansiedad y las emociones aumentan. Habilidades como la meditación o los ejercicios de respiración están diseñadas para ayudar a regular el cuerpo durante situaciones abrumadoras. Estas herramientas permiten un momento de pausa y una oportunidad para restablecer su mentalidad. Recomiendo ejercicios de respiración cuadrada para niños, que implican inhalar durante cuatro segundos, sostener durante cuatro segundos y luego repetir hasta que haya completado los cuatro lados del cuadrado y se sienta más tranquilo.

Los niños tomarán algo de lo que aprenden de nosotros y luego formarán sus propios valores con el tiempo. Aproveché esta oportunidad para compartir mis puntos de vista personales sobre la salud mental, el control de armas y otros temas relevantes con mi hija.

Ella respondió: «Mami, quiero ayudar como lo haces tú. Quiero escribir una carta para decirle al gobierno que haga esto», así que esa noche nos sentamos y escribimos cartas juntos. Incluso si los funcionarios electos no cambian las cosas, el acto de escribir puede ser muy sanador. Hacer esto junto con su hijo es una excelente manera de que comience a abogar por el cambio. Si te apasiona una causa en particular, compártela con ellos.

Un ejemplo de jóvenes que marcaron la diferencia fueron los estudiantes afectados por el tiroteo en la escuela de Parkland, FL en 2018. Muchos de los estudiantes tomaron medidas inmediatas, iniciaron peticiones y se manifestaron en torno a leyes de control de armas más estrictas. Recibieron la atención de las noticias nacionales, hablando sobre cómo llegar a sus senadores para hacer posible el cambio.

No se avergüence de abordar temas desafiantes con sus hijos y los jóvenes en su vida. Sea honesto acerca de las cosas, incluso cuando discuta cosas complicadas. Sin embargo, hágalo de manera apropiada para la edad y el desarrollo de su hijo. Sean cuales sean sus creencias, nunca es demasiado pronto para inculcar valores importantes a la próxima generación.

La crianza de los hijos a través de eventos trágicos es una oportunidad para enseñar a los niños y discutir abiertamente con un lenguaje apropiado para el desarrollo para ayudarlos a procesar las emociones asociadas con la experiencia. Puede que no tengamos todas las respuestas, pero podemos compartir nuestras herramientas para regular situaciones que causan ansiedad. Modelar cómo tomar acciones positivas para el cambio puede mostrarles a los niños que su voz importa y que pueden tener un impacto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies