Seleccionar página

Buenas ideas/Shutterstock

Fuente: GoodIdeas/Shutterstock

Los últimos dos años han sido especialmente difíciles para muchas personas en todo el mundo. Los efectos directos e indirectos de la pandemia de coronavirus y la respuesta, incluidos los daños colaterales, aún no están claros. Para complicar el proceso de completar una evaluación, la Organización Mundial de la Salud, OMS, ha advertido que este desafío de salud pública mundial aún no ha terminado.1 Además, se desconoce exactamente cuándo terminará.

Lo que está claro es que COVID-19 ha cobrado, y continúa cobrando, un alto precio. Por ejemplo, se ha informado que la pandemia ha exacerbado los factores de riesgo asociados con la ideación y el comportamiento suicida, así como también ha aumentado la prevalencia de trastornos depresivos y de ansiedad.2

Los bloqueos, las interrupciones sociales y económicas y los fuertes aumentos en el desempleo han sido algunos de los contribuyentes que agravaron una amenaza para la salud pública que ya era grave. A su vez, las consecuencias derivadas de ellos se vieron agravadas por un clima social perjudicial marcado por el aumento del aislamiento social, el miedo, los conflictos domésticos, la pérdida financiera o laboral y otros factores de riesgo biopsicosocial graves. También hay evidencia que indica agravamiento de condiciones de salud mental preexistentes, abuso o sobredosis de drogas y enfermedades o muertes por desesperación desde el comienzo de la pandemia.3

Los desafíos experimentados en los últimos años han creado una tormenta perfecta de estrés extremo y trauma colectivo para poblaciones enteras, dejando a muy pocas personas intactas o ilesas de su alcance. Lo más preocupante es el desvanecimiento de la esperanza y la inducción de una sensación de desesperación entre las personas que se han visto afectadas negativamente. Además, la prevalencia de la soledad, que se asocia con la desesperación, probablemente se vio exacerbada por las prácticas de aislamiento y distanciamiento social implementadas. No debería sorprender que la soledad haya sido descrita como una “pandemia” por derecho propio.4

En este contexto, la humanidad necesita encontrar un remedio para hacer frente a los posibles impactos psicológicos inducidos por la pandemia, como la soledad y la desesperación. A pesar de las buenas intenciones, no es aconsejable confiar únicamente en los especialistas médicos y otros profesionales de la salud para enfrentar los impactos psicológicos y emocionales, junto con los efectos físicos, de la pandemia en el bienestar de sus pacientes. Sin duda, la adopción de un protocolo de detección de la soledad por parte de los médicos de atención primaria y los médicos aliados puede identificar a un paciente que necesita una consulta e intervención adicionales. Aún así, hay otras formas de abordar la soledad en una etapa más temprana que pueden involucrar significativamente a la comunidad más amplia de partes interesadas en el proceso de revertir el desvanecimiento de la esperanza frente a lo que parece ser un sufrimiento ineludible.

Ahora es más importante que nunca que los seres humanos practiquen la bondad y se acerquen a los demás en actos de compasión y amistad. Como aconsejaba sabiamente el antiguo narrador griego Esopo en sus fábulas: “Ningún acto de bondad, por pequeño que sea, se desperdicia jamás”. La bondad es un acto cuando se trata de ayudar a los demás; está estrechamente relacionado con otro importante atributo humano, la compasión, que es la capacidad de sentir el sufrimiento de los demás. En conjunto, estas cualidades brindan una plataforma para conectarse y apoyar a otros de maneras que pueden ayudar a contrarrestar el desvanecimiento de la esperanza y, a su vez, elevar el espíritu humano.5

La mayoría de los lectores estarán de acuerdo en que los tiempos difíciles nos muestran quiénes son nuestros verdaderos amigos. La confianza de que alguien estará ahí para nosotros, espiritual y emocionalmente, si no en persona, durante esos momentos es fundamental y nos ayuda a navegar a través de la niebla de los muchos obstáculos de la vida. En este sentido, el antiguo filósofo griego Aristóteles escribió extensamente sobre la noción y la importancia de la verdadera amistad como determinante de una vida “significativa”. Su punto de vista contrasta marcadamente con el papel de la amistad en el mundo de las redes sociales de hoy.

«¿Que es un amigo? Una sola alma que habita en dos cuerpos.”—Aristóteles

En este sentido, ¿qué crees que tendría que decir Aristóteles sobre el significado y el camino hacia la amistad que ha venido a popularizar el nuevo milenio? ¿Quizás hemos ido demasiado lejos en nuestra búsqueda de conexión con los demás en un mundo que se ha vuelto cada vez más desconectado y solitario, incluso antes de que llegara el COVID-19?

La búsqueda de significado es la principal motivación intrínseca del ser humano y es una megatendencia del siglo XXI.6 Desde una perspectiva centrada en el significado, ¿dónde encaja la amistad? ¿Cómo podría ayudar la amistad a reducir la prevalencia de la soledad y la desesperación que ahora están asociadas con la pandemia?

Sin duda, hay más preguntas que respuestas, aunque hay algunas tendencias que vale la pena mencionar. Por ejemplo, recuerdo un artículo en USA Today aproximadamente una década antes de la pandemia que abordaba la influencia de las redes sociales en la amistad. Concluyó: “Así como nuestra vida diaria se vuelve más conectada tecnológicamente, estamos perdiendo otras relaciones más significativas. Sí, estamos perdiendo a nuestros amigos.”7

Lecturas esenciales sobre la soledad

Las alegrías del contacto humano real están siendo reemplazadas por estímulos electrónicos y “conexiones sociales” superficiales en lugar del tipo de verdaderas amistades descritas y propugnadas por Aristóteles. Existe evidencia de que si bien tenemos muchos conocidos, cada vez más de nosotros tenemos pocas personas a las que podamos recurrir y compartir nuestro ser auténtico, nuestras intimidades profundas, y mucho menos tener la confianza de que estarán allí para apoyarnos en nuestro tiempo de necesitar.

En su obra clásica Ética, Aristóteles ofreció la siguiente sabiduría eterna: “El deseo de amistad llega pronto. La amistad no. Se necesita tiempo y esfuerzo para construir amistades verdaderas, relaciones a través de las cuales pueda y esté dispuesto a revelar su ser auténtico: pensamientos más íntimos, sentimientos íntimos, vulnerabilidades sensibles y miedos secretos.

En el mundo actual impulsado por la pandemia, muchas personas parecen haberse alejado de las verdaderas amistades y el sentido de «comunidad» y, ya sea por elección o por necesidad, viven vidas solitarias. Es hora de resucitar el significado y el valor de las relaciones auténticas con los demás a través de actos de bondad, compasión y amistad. Es hora de comenzar el proceso extendiéndonos más allá de nosotros mismos y conectándonos de manera significativa con los demás, especialmente con aquellos que se sienten solos y pueden haber perdido la esperanza en sí mismos y en la humanidad.