Seleccionar página

  Copyright Jonathan Wolstenholme.  Todos los derechos reservados 2022/ Imágenes de Bridgeman.  Usado con permiso.

«The Collector», del artista inglés Jonathan Wolstenholme, 2005. Colección privada. El novelista de renombre internacional Vladimir Nabokov desarrolló una pasión por coleccionar mariposas desde niño, que continuó a lo largo de su vida.

Fuente: Crédito de la foto: Copyright Jonathan Wolstenholme. Todos los derechos reservados 2022/ Imágenes de Bridgeman. Usado con permiso.

«Déjame mirar a mi demonio objetivamente. Con la excepción de mis padres, nadie entendió realmente mi obsesión, y pasaron muchos años antes de que conociera a un compañero de sufrimiento», escribió el novelista Vladimir Nabokov en su autobiografía, Speak, Memory (1999). . Continúa Nabokov: «Pocas cosas he conocido en el camino de la emoción o el apetito, la ambición o el logro, que podrían superar en riqueza y fuerza la emoción de la exploración entomológica».

La pasión de Nabokov por coleccionar mariposas comenzó cuando tenía siete años. Alguna tía o primo preguntaba: «¿De verdad tienes que llevar esa red contigo? ¿No puedes divertirte como un niño normal?» Continuó a lo largo de su vida y creó para él una «atemporalidad» y un «éxtasis». Describe una «sensación de unidad con el sol y la piedra» mientras se encontraba en un paisaje entre mariposas raras. Dice Nabokov: «He cazado mariposas en varios climas y disfraces: como un niño bonito con pantalones bombachos y gorra de marinero; como un expatriado cosmopolita larguirucho con bolsas de franela y boina; como un anciano gordo sin sombrero y con pantalones cortos».

Sigmund Freud fue otro ávido coleccionista. Los libros y las antigüedades de la antigua Grecia, Roma y Egipto eran su pasión, y su oficina estaba atestada de adquisiciones. En un ensayo sobre lecturas erróneas y resbalones en su libro sobre la psicopatología de la vida cotidiana, Freud escribe: «Cada vez que caminaba por las calles de un pueblo extraño durante las vacaciones, leía todos los letreros de las tiendas que se parecían a la palabra de alguna manera como ‘ Antigüedades.’ Esto traiciona el espíritu de búsqueda del coleccionista» (1901).

Coleccionar es una “forma de jugar con la clasificación”, es decir, una actividad voluntaria y de ocio “fuera de los límites de las obligaciones del rol” (Danet y Katriel, 2006), aunque a veces puede “eclipsar” la profesión o el negocio de una persona (Baekeland, 2006). .

Coleccionar no tiene por qué implicar objetos concretos. Por ejemplo, los observadores de aves pueden recopilar avistamientos de aves, los Don Juan pueden recopilar conquistas sexuales y algunos pueden recopilar ideas, experiencias, elogios o incluso premios (Danet y Katriel; Belk et al, 1988).

Coleccionar implica un orden o sistema, y ​​una colección se vuelve mayor que la suma de sus partes. Además, el coleccionismo implica una “actividad prolongada que se extiende a través del tiempo” (Pearce, 2006). Muchos coleccionistas, como Nabokov, comenzaron su interés por el coleccionismo desde niños, generalmente antes de la pubertad (Baekeland).

Copyright Museo Freud, Londres/Bridgeman Images.  Usado con permiso.

Fuente: Copyright Museo Freud, Londres/Bridgeman Images. Usado con permiso.

Las colecciones pueden “aparecer sigilosamente en las personas sin darse cuenta” hasta el momento en que se dan cuenta de que en verdad han creado una colección, con implicaciones de “selección, adquisición y eliminación intencionales” (Pearce). “Una colección no es una colección hasta que alguien piensa en ella en esos términos” (Pearce).

A veces, hay una delgada línea entre coleccionar y acumular, según el motivo, que puede cambiar con el tiempo (Pearce). El acumulador “acumula pasiva y acríticamente una variedad variopinta” sin significado simbólico. Al mismo tiempo, el coleccionista “busca activamente solo ciertos tipos de objetos de interés” que tienden a tener un valor simbólico y es más exigente en sus adquisiciones (Baekeland).

Además, el acumulador «a menudo mantiene una racionalización» sobre sus posesiones: «Un día estas cosas serán útiles», ya que «enfatiza el futuro, minimiza el presente e ignora el pasado» (Phillips, 1962). Puede haber cierta vergüenza y disgusto en la acumulación, con intentos de ocultarlo en desvanes, armarios, etc. (Phillips).

El otro tipo de no coleccionista es el acaparador, una condición psiquiátrica patológica (Belk et al; Dozier y DeShong, 2022) y tema para otra discusión.

Puede haber una ambivalencia considerable en el coleccionismo, y algunos coleccionistas se han referido a ello como una ‘enfermedad’ o una ‘locura’ (Danet y Katriel). Nabokov se refiere a él como «mi demonio», él mismo como «sufridor» y su pasión como una «obsesión». Una colección es «una obsesión organizada» y el interés de un coleccionista no está limitado por el valor intrínseco de los objetos; cueste lo que cueste, él o ella debe tenerlos. Pero si los coleccionistas desarrollan «cualquier introspección», en algún momento comienzan a sentido de que su colección los «posee» (Aristides, 1988).

Otros investigadores han reconocido que puede haber una cualidad adictiva y una compulsión por coleccionar (Baekeland). Los coleccionistas hablan de «enamorarse» de un objeto y no poder resistirse a comprarlo (Danet y Katriel). “Es la naturaleza del deseo el no ser satisfecho” (Aristóteles).

Crédito de la foto: Regalo del Dr. y la Sra.  Imágenes de Henry C. Landon III/Bridgeman.  Usado con permiso.

Fuente: Crédito de la foto: Regalo del Dr. y la Sra. Imágenes de Henry C. Landon III/Bridgeman. Usado con permiso.

Puede haber una cualidad agresiva en el coleccionismo cuando se asemeja metafóricamente a una cacería en busca de un objeto de deseo (Aristides): «localizar la presa, planificar el ataque y adquirir la presa» que luego se convierte en una especie de «trofeo» ( Formanek, 2006). El filósofo Walter Benjamin escribió: «Los coleccionistas son personas con instinto táctico» (1931).

Lecturas esenciales de adicción

Hay muchas motivaciones para coleccionar, incluida la restauración o preservación de la historia, ingresar a una comunidad de personas de ideas afines o hacer una inversión financiera (Formanek). El hecho de que otros reconozcan que una colección vale la pena «legitima lo que de otro modo se consideraría una adquisitividad anormal» (Belk et al).

La identidad y la identificación de los coleccionistas con una colección son «complejas», y el coleccionismo puede incluir aspectos de exhibicionismo en sus deseos de que otros vean y aprecien la colección. Cuando lo comparten públicamente, rara vez lo hacen de forma anónima (Baekeland). Además, aunque muchos coleccionistas pueden tener dificultades considerables para desprenderse de su colección de forma permanente, pueden encontrar cierto consuelo en obtener cierta inmortalidad al donar sus colecciones especiales a museos (Belk et al; Baekeland).

Escribe el ganador del Premio Nobel Orhan Pamuk, «siempre que alguien me preguntaba qué iba a hacer con las cosas que estaba acumulando, no podía responder. ‘Construiré un museo…'» (2012).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies