Seleccionar página

Fuente: wavebreakmedia / Shutterstock

Danielle * se veía perfectamente bien desde el exterior. Se había graduado de la universidad dos años antes con un título en marketing e inmediatamente encontró trabajo en una agencia de publicidad. Vivía en un hermoso vecindario, tenía muchos amigos y sus colegas la querían mucho. Al principio, nadie sabía lo deprimida que se sentía. Sin embargo, durante casi cuatro meses, había necesitado cada gramo de su energía solo para levantarse de la cama por la mañana. No pasó mucho tiempo para que su trabajo comenzara a sufrir y sus amigos comenzaran a preguntarse qué estaba pasando. Un jueves, después de darse cuenta de que no podía reunir la energía para levantarse de la cama, llamó a su mejor amiga y finalmente admitió lo emocional que estaba sufriendo.

«No eres tú», le dijo su amiga en voz baja. «Necesitas ayuda.»

Danielle se sentó frente a la computadora esa noche, decidida a encontrar un terapeuta. Al principio, estaba encantada de descubrir muchos motores de búsqueda de terapeutas, incluido uno ofrecido por BlogDePsicología. Pero cuando ingresó su código postal, casi 50 terapeutas se materializaron en la pantalla. El sitio web de su aseguradora le dio una lista de 50 más, incluidos algunos con los que podía chatear por video en la computadora. Al leer sus perfiles y visitar sus páginas web, rápidamente se sintió sobrecargada de información sobre su experiencia, educación, habilidades y técnicas preferidas. No pasó mucho tiempo antes, abrumada por todo el proceso, cerró el navegador y volvió a la cama.

Casi la mitad de los estadounidenses sufrirán una enfermedad mental en algún momento de sus vidas. Y, como Danielle, casi 1 de cada 5 personas sufrirá depresión mayor. A pesar de su dolor, la mayoría de estas personas no buscarán psicoterapia. Si bien hay muchas razones por las que las personas no buscan terapia, incluida la falta de fondos y el miedo a ser estigmatizadas, a veces las personas encuentran que todo el proceso de encontrar un terapeuta es simplemente intimidante. Si bien los motores de búsqueda hacen que encontrar un tratamiento sea más fácil que nunca, es fácil sufrir una sobrecarga de información.

Afortunadamente, la mayoría de los terapeutas estarán encantados de hablar contigo por teléfono, lo que te dará una oportunidad más personal para hacer preguntas. Algunos terapeutas pueden incluso estar dispuestos a ofrecer una primera sesión gratuita oa precio reducido. Si bien estas conversaciones pueden ser extremadamente valiosas, a menos que sepa qué buscar, no siempre está claro qué pedir.

Cualesquiera que sean sus razones para buscar tratamiento, merece encontrar un terapeuta que sea adecuado para usted. Aquí hay cinco preguntas que pueden ayudarlo a encontrar la combinación adecuada.

1. ¿Cuál es el enfoque general del terapeuta con los clientes?

Los diferentes terapeutas abordan la relación terapéutica de diferentes maneras. Algunos terapeutas son muy activos en la sesión, mientras que otros juegan un papel más pasivo o no directivo. Por lo tanto, es importante considerar si el enfoque del terapeuta es adecuado para usted y satisface sus necesidades. Los terapeutas que se basan principalmente en la tradición de la terapia cognitivo-conductual (TCC), por ejemplo, tenderán a estar orientados a objetivos, ser activos y colaborativos. Durante las primeras sesiones, le ayudarán a articular sus objetivos personales de tratamiento, con el objetivo de llegar a un conjunto de objetivos en los que trabajarán juntos. Aunque usted mismo hará la mayor parte del trabajo, el terapeuta será un guía energético, sugiriendo técnicas, ejercicios e incluso tareas. Los terapeutas que se inspiran en otras tradiciones pueden adoptar posiciones muy diferentes. Los terapeutas centrados en la persona, por ejemplo, generalmente evitarán ofrecer técnicas, herramientas y asignaciones, en lugar de favorecer un enfoque que lo ayudará a encontrar soluciones a sus propios problemas desde adentro. Ninguno de los enfoques es necesariamente correcto o incorrecto, siempre que sea compatible con lo que está buscando.

2. ¿Considera que el terapeuta es digno de confianza y comprensivo?

En esencia, la terapia es una relación. Es importante que el terapeuta sea alguien en quien confíe, respete e incluso ame. Por necesidad, la terapia no siempre es fácil o placentera; a menudo requiere afrontar dificultades y estilos de vida dolorosos. Por tanto, es fundamental que la persona que te acompañe en tu viaje terapéutico sea alguien a quien respetes y que, en tu opinión, te comprenda de verdad. Dicho esto, también es importante que los terapeutas tengan límites adecuados. La terapia no es lo mismo que la amistad, y ciertamente nunca debe sentirse como una relación romántica. Es una alianza profesional con el objetivo explícito de ayudarte a mejorar tu vida.

Puede ser difícil discernir en un perfil en línea o incluso en una primera sesión si el terapeuta tiene algo especial que le permitirá construir una buena relación de trabajo. Por esta razón, a menudo es útil pensar en las primeras sesiones como una evaluación mutua. Pregúntese si cree que él o ella es una buena opción para usted y sus problemas. No todos los seres humanos van bien juntos, y eso está bien. Lo importante es que encuentre un terapeuta que se adapte a sus necesidades en este momento de su vida.

3. ¿Tiene el terapeuta experiencia en el tratamiento de problemas como el suyo?

Como los médicos, los psicoterapeutas tienen áreas de especialización. Si bien la mayoría de los terapeutas tienen licencia legal para tratar una amplia variedad de clientes y problemas, eso no significa que todos los terapeutas sean igualmente buenos en todo. No es sorprendente que la mayoría de los terapeutas tengan fuertes habilidades para trabajar con problemas que experimentan un gran número de personas, como la depresión, la ansiedad y el estrés. Pero muchos problemas, incluidos el trauma, el duelo, los conflictos matrimoniales y los problemas relacionados con el trabajo, no encajan perfectamente en ninguna de estas categorías. En caso de duda, siempre es apropiado preguntar a los terapeutas potenciales si tienen alguna capacitación y experiencia trabajando con clientes que tienen problemas similares a los suyos.

4. ¿Qué tan disponible está el terapeuta?

Algunos problemas requieren citas de tratamiento más frecuentes que otros, y algunas personas pueden apreciar la mayor disponibilidad de su terapeuta que otras. Sin embargo, los clientes rara vez tienen en cuenta este factor al elegir un proveedor. Algunos terapeutas, por ejemplo, trabajan en pequeños consultorios privados donde su capacidad para recibir llamadas telefónicas espontáneas o concertar reuniones adicionales puede estar muy limitada. Otros pueden trabajar en clínicas grandes que ofrecen líneas directas de emergencia las 24 horas del día, los 7 días de la semana y la disponibilidad de terapia grupal, además de reuniones individuales semanales regulares. Si cree que necesitará una terapia más intensiva de la que puede pagar una sesión semanal, vale la pena hablar con posibles terapeutas antes de comprometerse con el tratamiento.

5. ¿Cree que este terapeuta tiene el potencial de brindarle la ayuda que está buscando?

No existen «soluciones rápidas» para los desafíos que enfrenta la mayoría de las personas. Si bien ciertamente es posible experimentar alivio después de una sola sesión de psicoterapia, es raro. Según la investigación, se necesitan al menos algunos meses de sesiones semanales para avanzar en la mayoría de los problemas. Sin embargo, durante las primeras sesiones es importante preguntarse si cree que existe al menos la posibilidad de que este terapeuta sea de utilidad para usted. Si bien la información que reunió en respuesta a las cuatro preguntas anteriores será una parte importante de cómo tomar esa decisión, también es probable que tenga una fuerte «corazonada». Muchos terapeutas tienen el hábito durante estas primeras sesiones de preguntar con frecuencia a los clientes cómo creen que va la terapia. Sin embargo, ya sea que se le pregunte o no, es perfectamente apropiado que exprese su opinión sobre lo que funciona y lo que no. Nunca existe la obligación de continuar un proceso de terapia que considere innecesario. En última instancia, la terapia se trata de usted, no del terapeuta.

Finalmente, Danielle intentó su búsqueda nuevamente. Ingresó su código postal y, a falta de algo mejor que hacer, se comunicó con los tres primeros terapeutas en la pantalla. Durante los siguientes dos días, logró hablar con cada uno de ellos por teléfono. Una, una mujer de mediana edad especializada en el tratamiento de la depresión, la impresionó particularmente. Encontró a la mujer con la que era fácil hablar, con una voz tranquila y una practicidad con los pies en la tierra. Decidió darle una oportunidad y todavía están trabajando juntos tres meses después.

“Nunca pensé que iría a terapia”, le dijo Danielle más tarde a la amiga que la había animado a buscar ayuda. “Pero fue la mejor decisión que he tomado. Finalmente me siento como yo mismo de nuevo.

* El nombre de Danielle y algunos detalles de la historia han cambiado para mantener su identidad en privado.

Escuche el podcast de David, «Psicología en 10 minutos», en cualquier aplicación de podcast, a través de SoundCloud, iTunes o suscribiéndose al canal RSS del programa.

Crédito de imagen de LinkedIn: wavebreakmedia / Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies