Seleccionar página

Fuente: Imagen de iStock de FatCamera con licencia de Art Markman

Los años de la adolescencia son generalmente reconocidos como una época estresante de la vida. Los últimos años han agravado el estrés de obtener una educación, independizarse y desarrollar habilidades sociales para navegar una pandemia global. Cualquier herramienta que pueda ayudar a los adolescentes a manejar este estrés de manera efectiva sería bienvenida.

Un artículo de 2022 en Nature de David Yeager, Christopher Bryan, James Gross, Jared Murray, Danielle Krettek Cobb, Pedro Santos, Hannah Gravelding, Meghann Johnson y Jeremy Jamieson sugiere una intervención educativa simple que es efectiva.

La intervención se basa en dos tipos de mentalidades. El primero es la mentalidad de crecimiento familiar que desarrollaron Carol Dweck y sus colegas. Una mentalidad de crecimiento refleja que la mayoría de las cosas (incluida la inteligencia) tienen un componente de habilidad significativo que puede mejorar con la práctica. Un elemento clave para promover una mentalidad de crecimiento es el reconocimiento de que las dificultades académicas pueden tratarse como una invitación a esforzarse por desarrollar nuevas capacidades.

La segunda mentalidad se centra en los beneficios del estrés. Si bien las personas a menudo piensan que el estrés es debilitante, una cantidad moderada de estrés puede proporcionar energía para enfrentar los desafíos. Los estudiantes pueden aprender a canalizar esa energía para perseguir sus metas.

Los autores desarrollaron un módulo educativo de 30 minutos que presenta información sobre estos dos tipos de mentalidad. Como control, desarrollaron un segundo módulo que presenta información sobre el cerebro y la fisiología del estrés, pero no habla sobre información relacionada con la mentalidad de crecimiento o los beneficios del estrés.

En una serie de estudios, se utilizaron estudiantes de secundaria y universitarios como participaciones. Se les dio una medida de referencia para determinar si tenían una mentalidad fija sobre lo académico y si pensaban que el estrés era debilitante. Esta medida se utilizó porque estas intervenciones de mentalidad deberían ser más efectivas para las personas que anteriormente tenían una mentalidad fija y sentían que los efectos del estrés eran en gran medida negativos.

Los estudios analizaron varias medidas para determinar la influencia de esta mentalidad en la educación. Dos estudios analizaron cómo los estudiantes pensaban sobre sí mismos después de experimentar un factor estresante como tener que hacer una presentación pública de su trabajo frente a sus compañeros de clase. En comparación con aquellos en la condición de control, los estudiantes que recibieron la educación mental calificaron el factor estresante como menos amenazante. Este efecto se mantuvo incluso varias semanas después de la intervención educativa.

Otros estudios exploraron las reacciones fisiológicas al estrés, como la construcción de la constricción de los vasos sanguíneos en las extremidades. Los participantes se involucraron en una tarea académica estresante y fueron evaluados a lo largo de la experiencia. Aquellos que recibieron la intervención de mentalidad mostraron menos signos fisiológicos de estrés que aquellos en la condición de control.

Otro estudio pidió a los participantes que completaran encuestas diarias sobre si experimentaron eventos estresantes ese día y medidas de sus niveles de estrés unas dos semanas después de recibir la intervención educativa. Los participantes que recibieron intervenciones de mentalidad informaron niveles de estrés más bajos en días estresantes que aquellos en la condición de control. A los participantes en este estudio también les fue mejor en sus cursos de matemáticas y ciencias (a menudo estresantes para los estudiantes) cuando estaban en la condición de intervención mental que en la condición de control.

Hay otros dos hallazgos que vale la pena señalar aquí. En primer lugar, la mayor influencia de las intervenciones sobre la mentalidad se encontró en aquellos estudiantes que anteriormente tenían una mentalidad fija y pensaban que el estrés era perjudicial para su desempeño. Es decir, las intervenciones de mentalidad ayudaron a quienes más necesitaban esa ayuda. En segundo lugar, la combinación de intervenciones de mentalidad es clave. Algunos de los estudios dieron a los estudiantes ninguna, una o ambas intervenciones de mentalidad. Se observaron disminuciones en la respuesta al estrés solo para aquellos estudiantes que recibieron ambas intervenciones, lo que sugiere que ambas son necesarias.

Estos resultados son bastante prometedores. La intervención de mentalidad dura solo 30 minutos, pero influye en el rendimiento mucho después de que se presenta. Una breve intervención como esta podría darse a los estudiantes a gran escala sin interferir con los muchos otros temas que los estudiantes necesitan aprender. Además, no hubo grupos obvios de estudiantes cuyo desempeño se vio perjudicado por la intervención.

Finalmente, los estudios involucraron a estudiantes de diversos orígenes, lo que sugiere que la intervención es ampliamente valiosa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies