Seleccionar página

Fuente: Wikimedia Commons

[Article revised on 4 May 2020.]

En El hombre en busca de sentido, el psiquiatra y neurólogo Viktor Frankl (1905-1997) escribió sobre su terrible experiencia como recluso en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Curiosamente, descubrió que los que sobrevivieron más tiempo en los campos de concentración no eran los que eran físicamente fuertes, sino los que conservaban una sensación de control sobre su entorno.

El observó:

«Los que vivíamos en campos de concentración recordamos a los hombres que caminaban por las chozas consolando a otros, dando su último trozo de pan. Puede que hayan sido pocos en número, pero ofrecen pruebas suficientes de que cualquier cosa puede ser arrebatada a un hombre excepto una cosa: la última de las libertades humanas – elegir tu propia actitud bajo cualquier conjunto de circunstancias – elegir tu propio camino «.

El mensaje de Frankl es, en última instancia, un mensaje de esperanza: incluso en las circunstancias más absurdas, dolorosas y desalentadoras, la vida puede ser significativa, al igual que el sufrimiento. La vida en el campo de concentración le enseñó a Frankl que nuestra principal motivación o motivación en la vida no es el placer, como creía Freud, ni el poder, como creía Adler, sino el significado.

Después de su liberación, Frankl fundó la escuela de logoterapia (del griego logos, que significa «razón» o «principio»), que a veces se llama la «tercera escuela vienesa de psicoterapia» por haber sucedido a las de Freud y Adler. El objetivo de la logoterapia es realizar un análisis existencial de la persona y, al hacerlo, ayudarla a descubrir o descubrir un sentido de su vida.

Según Frankl, el significado se puede encontrar a través de:

  • Vivir la realidad interactuando auténticamente con el entorno y con los demás,
  • Devolver algo al mundo a través de la creatividad y la autoexpresión, y
  • Cambiar nuestra actitud ante una situación o circunstancia que no podemos cambiar.

A Frankl se le atribuye haber acuñado el término «neurosis dominical» para referirse al desánimo que muchas personas sienten al final de la semana laboral cuando finalmente tienen tiempo para darse cuenta de lo vacías y sin vida que se han vuelto sus vidas. Este vacío existencial puede abrir la puerta a todo tipo de excesos y compensaciones como ansiedad neurótica, evitación, atracones, consumo de alcohol, exceso de trabajo y gastos excesivos. A corto plazo, estas derivaciones y compensaciones bordean el vacío existencial, pero a largo plazo impiden la acción y encuentran sentido.

Para Frankl, la depresión ocurre cuando la brecha entre lo que es una persona y lo que debería ser, o una vez que desearía ser, se vuelve tan grande que no se puede salvar. Las metas de la persona parecen estar fuera de su alcance y ya no puede imaginar un futuro. Como en el Salmo 41, abyssus abyssum invocat – «el infierno engendra el infierno», o, en una traducción alternativa, «el abismo llama al abismo».

Entonces, la depresión es nuestra forma de decirnos a nosotros mismos que algo está muy mal y necesita ser corregido y cambiado. A menos que se pueda hacer un cambio, seguirá existiendo un desajuste entre nuestra experiencia vivida y nuestra experiencia deseada, entre lo absurdo de la vida cotidiana y la voluntad innata de encontrar significado, de ser realizado, de ser todo lo que podamos ser. . Desde un punto de vista existencial, la experiencia de la depresión nos obliga a darnos cuenta de nuestra mortalidad y nuestra libertad, y nos desafía a ejercitar la segunda en el marco de la primera. Al asumir este desafío definitivo, podemos romper el molde que se nos impone, descubrir quiénes somos realmente y, al hacerlo, comenzar a dar un significado profundo a nuestras vidas.

Las 10 mejores citas de Viktor Frankl

  • «Nuestra mayor libertad es la libertad de elegir nuestra actitud».
  • «Cuando ya no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos».
  • «Pero no había por qué avergonzarse de las lágrimas, porque las lágrimas testificaban que un hombre tenía el mayor valor, el valor para sufrir».
  • “En cierto modo, el sufrimiento deja de ser sufrimiento en el momento en que encuentra un significado, como el significado de un sacrificio.
  • «El sentido de la vida es darle sentido a la vida».
  • «Aquellos que tienen un ‘por qué’ para vivir pueden tomar casi cualquier ‘cómo'».
  • «La vida nunca se vuelve insoportable por las circunstancias, sino sólo por la falta de sentido y propósito».
  • «La felicidad no se puede buscar, debe seguir».
  • «Lo importante no es lo que esperamos de la vida, sino lo que la vida espera de nosotros».
  • «Porque el mundo está en mal estado, pero todo empeorará si cada uno de nosotros no da lo mejor de nosotros».
  • Neel Burton es el autor de Heaven and Hell: The Psychology of the Emotions y otros libros.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies