Seleccionar página

Los niños enfrentan muchos factores estresantes en sus vidas. Está la presión de la escuela, las tareas del hogar, los amigos, la familia, las redes sociales y muchas otras a las que se enfrentan nuestros hijos todos los días. Si bien podemos luchar con nuestros propios factores estresantes, tenemos una perspectiva adulta que nos da cierto control sobre nuestras elecciones y nuestro entorno. Los niños no tienen esa perspectiva y solo están aprendiendo sobre las prioridades y lo que funciona para ellos en el mundo. Como resultado, es fácil que los niños se sientan abrumados cuando se enfrentan a situaciones emocionalmente difíciles en sus vidas.

Los niños que se portan mal debido a dificultades emocionales son claramente visibles y se reconoce que necesitan apoyo. Sin embargo, muchos niños de alto funcionamiento que no muestran signos de dificultades emocionales y aparentemente están manejando muy bien las cosas en su vida pueden pasar desapercibidos. Sin embargo, los niños que sobresalen en la escuela y parecen tenerlo todo bajo control también pueden tener algunas de las mismas presiones bajo la superficie que aquellos que están luchando visiblemente.

Incluso los niños superdotados pueden sentirse abrumados

Ya sea que se enojen por una mala calificación cuando están acostumbrados a sacar A en la escuela o sientan que no están a la altura de sus amigos, incluso los niños y adolescentes más brillantes y aparentemente más juntos pueden sentirse abrumados. Pueden estar soportando bien esta presión; sin embargo, hay un punto de quiebre en el que pueden sentirse tan abrumados que se cierran y tienen problemas para funcionar de manera efectiva.

Esto puede afectar a cualquiera, sin importar cuán inteligente o popular sea. Los niños y adolescentes pueden sentir que apenas están a la altura de todas las expectativas que se han puesto a sí mismos. Pueden sentir que están en una rueda de responsabilidades y, si dan un paso en falso, podrían caerse. El agotamiento puede resultar de una cantidad abrumadora de estrés y ansiedad.

Es fácil sentirse abrumado

Algunos adolescentes pueden sentir que tienen que ser perfectos para valer la pena. Si no son perfectos, pueden sentirse inútiles. Es esta idea de perfeccionismo la que puede hacer que los adolescentes sean incapaces de apreciar verdaderamente sus logros. Cuando la perfección es el estándar mínimo de aceptabilidad, el estrés puede ser abrumador. Demasiado estrés puede crear una sobrecarga de presión que puede hacer que los adolescentes se cierren emocionalmente y pierdan el deseo de seguir esforzándose. Esto puede resultar en darse por vencido, donde un niño puede dormir la mayor parte del día y no querer hacer cosas que antes disfrutaba. Pueden alejarse de los amigos y perder el impulso para tener éxito.

Este tipo de agotamiento puede ser dañino y puede dañar su autoestima. Pueden comenzar a sentirse menos seguros o incluso perder el deseo de emprender proyectos en casa o en la escuela. No están siendo perezosos. Pueden estar luchando para dejar de lado la presión constante que sienten. Cuando esto sucede, cuanto más comprenda un padre que su hijo puede haber llegado al límite de sus niveles de estrés, más podrá ayudar a su hijo. Ser sensible al estrés que han sentido puede ayudarlos a no sentirse tan solos con las presiones a las que estaban sometidos. Sus sentimientos de estrés pueden haber estado ocurriendo por mucho más tiempo de lo que nadie se dio cuenta. El niño puede haber hecho lo mejor que pudo para hacer malabares con todas sus responsabilidades y en algún momento ya no pudo hacer malabares con ellas.

Los padres pueden ayudar a sus hijos a evitar el agotamiento

Como padres, es vital que les dejemos saber a nuestros hijos que los apoyamos. Hágales saber que no tienen que reprimir su estrés y que pueden compartir sus sentimientos con nosotros. Al permitirles la capacidad de expresarse y compartir sus luchas con nosotros, podemos ayudarlos a liberar la presión que sienten. La esperanza es que al poder compartir sus luchas con alguien, es menos probable que se sientan abrumados.

El agotamiento no es agradable para nadie. Es especialmente discordante si su hijo se ha destacado en su vida y de repente se vuelve incapaz de funcionar de manera efectiva. Es importante darse cuenta de que el hecho de que un niño parezca estar bien no significa que no tenga dificultades de alguna manera. El estrés y la ansiedad pueden acumularse y necesitan encontrar una manera de liberarse para que no se vuelvan abrumadores.

Si su hijo es superdotado y sobresale en su vida, no lo dé por sentado. Hágales saber que está orgulloso de ellos; hágales saber que los ama y aprecia quienes son. El hecho de que un niño parezca tener todo controlado no niega el hecho de que aún necesita su apoyo.

Como adultos, hemos aprendido formas de ayudarnos a nosotros mismos a reducir nuestros niveles de estrés para evitar el agotamiento. Nuestros hijos pueden no tener tan claro qué es lo que reduce los suyos. Hablar con su hijo y ayudarlo con técnicas para reducir su estrés puede ayudar de muchas maneras. Averiguar lo que tienen en mente también puede ayudar a iluminar lo que podrían necesitar para ayudarlos a sentirse menos abrumados. Darles a los niños el espacio para compartir cómo se sienten puede ayudar a normalizar algunas de sus preocupaciones.

La conclusión es que incluso los niños más dotados siguen siendo niños. Están en el proceso de adquirir conciencia del mundo y descubrir su lugar en él. Escuchándolos y haciéndoles saber que no están solos y ayudándolos a normalizar su ansiedad, podemos ayudarlos a lidiar de manera más efectiva con los factores estresantes en sus vidas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies