Seleccionar página

Fuente: Tumisu/Pixabay

Si vive o tiene una relación íntima con alguien que lucha contra un trauma, es probable que esté haciendo todo lo posible para ser comprensivo. Pero supongo que algunos días son más difíciles que otros; los días de tu pareja impactan en los tuyos. Si bien no me especializo en trabajar con clientes con trauma, veo muchos socios de tales individuos o parejas que buscan mejores formas de sobrellevar y ayudar. Estos son algunos de los efectos de los que los socios más hablan y con los que luchan.

Sus socios se centran constantemente en los problemas potenciales.

Si creció en un entorno caótico o inseguro cuando era niño o vivió esos entornos como adulto, una de sus principales formas de sobrellevar la situación es estar hiperalerta: mirar constantemente alrededor de las esquinas, anticipando lo que podría suceder para estar preparado: Papá está bebiendo, así que te mantienes fuera de su camino; estás en una zona de guerra y solo puedes dormir si alguien está de guardia. Si bien este comportamiento funciona en esas situaciones, también es difícil desactivarlo una vez que ha pasado el peligro real. Como resultado, existe una ansiedad constante, una tendencia natural a enfocarse constantemente en lo negativo que en lo positivo.

Parecen reaccionar de forma exagerada a las cosas más pequeñas.

Llegas tarde a una película, ordenaste la comida para llevar equivocada, no preguntaste cómo estuvo su día o tuviste un tono sarcástico. Sus sentimientos están heridos, están enojados y hay mucha emoción. La pareja siente que no puede hacer nada bien, que todo es un gran problema, y ​​​​siempre están en la casa del perro, siempre caminando sobre cáscaras de huevo.

Estas fuertes reacciones vienen con hipervigilancia y un sistema físico y psicológico que se activa fácilmente. Las heridas y los desaires son reales y no se alivian fácilmente, persistiendo durante días. La persona con trauma se siente sensible, constantemente agredida y, a menudo, ansiosa y enojada cuando no se cumplen las expectativas o cuando siente negatividad o retraimiento de sus parejas.

Fácilmente se sienten descartados y sus sentimientos minimizados.

A menudo, los socios responden que el problema de la otra persona no debería ser algo por lo que enojarse, creyendo que ofrecer esta perspectiva más realista y racional ayudará a que la otra persona se calme. En cambio, esto suele resultar contraproducente: en lugar de sentirse más tranquila, la otra persona solo siente que su pareja está minimizando sus sentimientos, empeorando la situación. De manera similar, cuando la pareja comete un desliz o no cumple con una solicitud (no usar un tono de voz específico, no llegar tarde), la otra persona siente que sus solicitudes no se toman en serio o se ignoran. El resultado es que la pareja siente que siempre tiene que hacer todo bien, y la lista de cosas que hacer bien no tiene fin.

¿Qué hacer, cómo ayudar? Algunas sugerencias:

Darse cuenta de que la otra persona está haciendo lo mejor que puede

Si bien es fácil sentirse cansado o resentido por la emoción, la microgestión y las críticas en un mal día, es importante darse cuenta de que la otra persona no está tratando de ser maliciosa, manipuladora o vengativa. Se sienten ansiosos y excitados; están haciendo lo mejor que pueden. Se trata más de ellos que de ti.

Cuando estén tranquilos, pregunte cómo puede ayudar mejor cuando se activan.

Por lo general, lo que la otra persona dice es que necesita que la escuches o le des un abrazo. Lo que no quieren que hagas es enojarte o convencerlos de que están exagerando o no están siendo racionales, eso solo agrega combustible al fuego.

Hable sobre cómo se siente y establezca límites

Hágale saber a la otra persona cómo se siente cuando se activa: confundido, ansioso usted mismo. Reprimir tus sentimientos solo te hará retroceder y conducirá a la retirada o explosiones, que desencadenan los peores temores del otro. Dicho esto, también cree algunos límites: sí, está dispuesto a escuchar, pero no está dispuesto a que lo abandonen o lo maltraten emocionalmente. Aquí ambos acuerdan retroceder y luego dar la vuelta cuando ambos estén tranquilos. Una vez más, simplemente alejarse, decir que no vas a hablar más de esto, desencadena el abandono, lo que solo empeora las cosas.

Hágales saber sobre cualquier cambio en los planes.

Una vez más, la otra persona a menudo se pone nerviosa cuando no se cumplen las expectativas. Si llega tarde o se da cuenta después de que ordenó la comida para llevar equivocada, infórmeles de camino a casa, para que no haya sorpresas. No se trata de sentirse como el niño pequeño que informa preventivamente a sus padres, sino de darles tiempo para adaptarse a los cambios.

Enfócate en lo positivo

Al igual que con cualquier relación íntima, siempre es importante centrarse en lo positivo que está haciendo la otra persona, lo que aprecias en lugar de lo que no te gusta. Esto ayuda a cambiar el clima emocional y le da a la otra persona una retroalimentación positiva sobre lo que está funcionando.

Obtenga apoyo para usted mismo

Considere una terapia de apoyo para usted; hacer terapia de pareja para tener un lugar seguro donde aprender lo que más necesita tu pareja; sentarse en una sesión con su terapeuta para obtener algunas pautas. Manejar todo esto solo puede ser agotador y desafiante. Cuidarse a sí mismo le permitirá ayudar mejor a su pareja.

Para encontrar un terapeuta, visite el Directorio de terapias de BlogDePsicología.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies