Seleccionar página

La culpa a uno mismo es una de las formas más tóxicas de abuso emocional. Amplifica nuestras deficiencias percibidas, ya sean reales o imaginarias, y nos paraliza incluso antes de que podamos comenzar a avanzar.

Por lo general, escuchamos mucho sobre la benevolencia en las tradiciones religiosas, como el cristianismo, el islam y el judaísmo, así como en las comunidades espirituales y paraespirituales. Aunque comúnmente se nos aconseja que extienda la benevolencia a los demás, a menudo no lo hacemos a nosotros mismos primero; que a menudo se manifiesta en forma de autoculparse.

Tú, tú mismo, tanto como cualquier otra persona en todo el universo, mereces tu amor y afecto. -Buda

Un factor que contribuye significativamente a nuestro sistema de culpabilidad es la incapacidad de reconocer nuestra propia humanidad. Somos, por un lado, seres perfectos. Por otro lado, somos verdaderamente seres humanos: perfectos en espíritu, no tan perfectos en nuestra humanidad. Sin embargo, en lugar de ahorrar espacio o reconocer este aspecto permanente de espada de doble filo de la condición humana, a menudo permanecemos bajo la ilusión de nuestro perfeccionismo o, al menos, de nuestra necesidad de tener razón.

Cuando nosotros mismos o el mundo que creamos a nuestro alrededor no cumple con este ideal ilusorio, a menudo somos propensos a asumir fallas y responsabilidades que no son nuestras. Nuestra incapacidad para reconocer el equilibrio de responsabilidad en una situación determinada nos lleva a la trampa de asignar erróneamente esa responsabilidad, lo que rápidamente puede convertirse en culpa propia.

Esta necesidad de ser correcta, para evitar la culpa o la responsabilidad por cosas que podrían salir mal, puede ser paralizante. Esto puede impedirnos iniciar nuevos proyectos o, por el contrario, mantenernos atrapados en nuestra zona de confort a veces demasiado cómoda, impidiéndonos no solo avanzar, sino, en algunos casos, evolucionar realmente.

En segundo lugar, la culpa conduce a la vergüenza y, en el contexto de la auto-culpa, significa la auto-humillación. Asumir responsabilidades que no son nuestras no solo puede paralizarnos, sino arrastrarnos a la inercia de la autodesvalorización. Si no somos perfectos, debemos ser algo más: algo menos que. La pregunta es, ¿menos que qué? Por qué, menos que perfecto. ¿Esperar lo?

La clave para la autoaceptación, la piedra angular del sistema para convertirnos en un ser humano completo, es reconocer que somos perfectos como somos y que la perfección es sorprendentemente defectuosa. De hecho, es un desastre, un desastre absolutamente magnífico. Es, bueno, humano.

Cuando llegamos a un punto de autorrealización que nos permite empoderarnos, entonces esta gloriosa imperfección ya no es un obstáculo, sino una oportunidad. Es el combustible de un fuego que arde con tanta fuerza que es cegador. Solo tenemos que abrir sus ojos y su corazón.

No somos perfectos. No lo haremos bien todo el tiempo. Si entramos en cada situación, relación y momento con esa perspectiva, en lugar de intentar dar un paso hacia el otro lado, creamos una oportunidad para el aprendizaje, la introspección, el autodescubrimiento y, en última instancia, el crecimiento personal. Si respetamos nuestra necesidad de tener razón, estas oportunidades se nos escapan y nos quedamos atascados gastando toda nuestra energía tratando de solidificar los muros del castillo mientras se derrumban a nuestro alrededor.

El primer paso para liberarse de la culpa es reconocer la responsabilidad. En otras palabras, ¿quién es dueño de qué y dónde se encuentra nuestra propiedad personal? Si hemos hecho la debida diligencia, si hemos entrado en el momento con honestidad y autenticidad, entonces, si las cosas salen mal, estará claro cuánto es nuestro.

El siguiente paso es asumir esta responsabilidad. Asumir la responsabilidad no es lo mismo que asumir la culpa. La idea de la culpa sugiere que se está produciendo un error implícito, un abyecto negativo. Asumir la responsabilidad significa reconocer nuestra parte en lo que está mal. Este mal no es un abyecto negativo, sino una circunstancia que hemos creado en virtud de nuestra acción o inacción.

Asumir la culpa sin quitar la responsabilidad nos hace responsables ante nosotros mismos y el mundo que nos rodea sin exponernos a la vergüenza y la devaluación. En lugar de tener razón, nos equivocamos, pero de la mejor manera posible; con dignidad, autenticidad y sentido de pertenencia lejos del auto-abuso.

© 2013 Michael J. Formica, todos los derechos reservados.

Póngase en contacto con Michael para obtener asesoramiento, coaching ejecutivo o motivacional, o consulta general a nivel local o nacional por teléfono / Internet. Reciba alertas por correo electrónico sobre Enlightened Living y suscríbase al sitio web de Michael para recibir noticias y actualizaciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies